17 abril 2018
Raúl Castro en la presidencia de Cuba

A casi un decenio de estar en la presidencia de la República de Cuba, entre el 18 y 19 de abril de 2018 el presidente Raúl Castro dejará de ocupar dicho cargo. Su llegada el poder presidencial aconteció el 31 de julio de 2006, momento en que Raúl Castro asumió temporalmente la primera magistratura de su país junto con la presidencia de los Consejos de Estado y de Ministros. Más tarde fue electo en el año de 2008 por  parte de la Asamblea Nacional para  continuar en el cargo y fue reelecto nuevamente en 2013. Fueron casi diez años en que el expedicionario del Granma, ex guerrillero y estratega militar del Movimiento 26 de julio (M-26-VII) combatió contra la dictadura de Fulgencio Batista en la Sierra Maestra. El general Raúl Castro también fue el principal responsable del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba y ocupó legítima y éticamente la presidencia de la Cuba revolucionaria, cuando el comandante Fidel Castro dejó el cargo de presidente de la patria de José Martí.

Raúl Castro en la presidencia de Cuba

La trayectoria del presidente Raúl Castro ha sido una de las más comprometidas con el proceso revolucionario cubano y latinoamericano. Desde su juventud luchó en las filas revolucionarias a lado de su hermano Fidel Castro y otros dirigentes y cuadros de la lucha antibatistiana como los comandantes Ernesto Che Guevara, Camilo Cienfuegos, Ramiro Valdés y José Ramón Machado. Conoció el exilio en México después de combatir en el asalto al cuartel Moncada el 26 de julio de 1953 y al salir de la cárcel como prisionero político de la dictadura de Batista en 1955.

Durante su exilio forzado en México, fue uno de los principales dirigentes cubanos que estructuraron el Movimiento 26 de Julio. Sus pasos en el exilio recuerdan las palabras de otro de sus compañeros expedicionarios del Granma también exiliado, Juan Almeida, quien afirmaba:   “Al pueblo mexicano lo conocíamos sólo por su historia, ahora nos hemos sentido parte de él por las emociones, sufrimientos, penas y alegrías que hemos vivido a su lado”. La vida política y familiar del general Raúl Castro se explican en gran medida a lado de su hermano mayor, Fidel Castro Ruz (1926-2016). Fidel sin duda  es uno de los más trascendentales personajes de la vida política latinoamericana y mundial durante la segunda mitad del siglo XX y de los inicios del siglo XXI. Fidel es sin duda una de las personalidades más impactantes de nuestra historia latinoamericana pero su hermano Raúl es su más fiel compañero en sus luchas e ideas.  Raúl Castro ha sido lo que en un momento afirmó el propio Fidel al señalar las características que debe tener un revolucionario y que las expuso en su famoso alegato de defensa en el juicio tras el asalto al Cuartel Moncada, conocido como “La historia me absolverá”. En aquella ocasión Fidel afirmaba: “La primera condición de la sinceridad y de la buena fe en un propósito, es hacer precisamente lo que nadie hace, es decir, hablar con entera claridad y sin miedo. Los demagogos y políticos  de profesión, quieren obrar el milagro de estar bien en todo y con todos, engañando necesariamente a todos en todo. Los revolucionarios han de proclamar sus ideas valientemente, definir sus principios y expresar sus intenciones para que nadie se engañe, ni amigos ni enemigos”. Es eso precisamente lo que ha hecho Raúl Castro hasta nuestros días.

Raúl Castro afirmaba que su lucha no era exclusivamente el derrocamiento del gobierno de Batista. El ha pugnado por aquello que el mismo Raúl ya subrayaba con suficiente claridad ante los jueces que lo interrogaron durante el juicio por las acciones del Moncada. En aquella ocasión el dirigente cubano, quien llegó tiempo después a figurar como Comandante del Segundo Frente Oriental "Frank País" durante la lucha guerrillera en la Sierra Maestra, decía: "Lo que nosotros queremos hacer es algo más: es dar la tierra y hacerla producir... Era preciso abatir el régimen para dar principio a la revolución...". Lo que pensaba Raúl Castro, era también lo que sostenía Fidel en su campaña en los Estados Unidos previamente a la expedición del Granma, al pronunciar las siguientes palabras: “El pueblo cubano desea algo más que un simple cambio de gobierno. Cuba desea ardientemente un cambio radical en todos los terrenos de la vida pública y social. Hay que darle al pueblo algo más que libertad y democracia en términos abstractos”. Sin duda la conciencia inquebrantable de aquellos hombres, fue lo que hizo cambiar el rumbo de la historia. La convicción de esos revolucionarios estaba bien marcada. Poco antes de abandonar México, Fidel Castro reafirmaba aquella convicción: "Y si llegamos -dijo- entramos; y si entramos, hemos vencido". Esto es precisamente lo que hasta nuestros días ha sido la política y la conducción revolucionaria de Raúl Castro.

El dejará el cargo de presidente de su país, pero continuará como Secretario General del Partido Comunista de Cuba. Desde esa estratégica posición seguirá al tanto de la consolidación del socialismo cubano en los años por venir. Sin duda Raúl Castro Ruz es de esos grandes hombres que han consolidado a su nación. En estos años de gobierno, sacó a flote a Cuba de los más duros tiempos del periodo especial.  Logró restablecer las relaciones diplomáticas con el gobierno de Estados Unidos de América e invito al presidente Obama a estrechar las nuevas relaciones cuando visitó La Habana. Acontecimiento inédito que ha mostrado que Cuba sigue siendo con el avance político, social y cultural una de las naciones latinoamericanas  con más dignidad en el mundo. Sin duda la obra de Raúl Castro es un legado para la memoria del pueblo cubano y del mundo, así como un referente político de un modelo de socialismo del siglo XXI.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección


Perfil del Bloguero
Nació en la ciudad de México, es Doctor en Estudios Latinoamericanos e investigador titular del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe (CIALC) de la UNAM. Entre sus libros figuran: El pensamiento de Francisco Morazán (1992, 2000, 2003 y 2007); El narcotráfico en América Latina (2004 y 2008), Minorías sociales en América Latina (1914) . Recibió Mención Premio Casa de las América 2003.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.