• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • La venta de armas en Estados Unidos es una de las principales consecuencias de asesinatos en el territorio.
    En Profundidad

    La venta de armas en Estados Unidos es una de las principales consecuencias de asesinatos en el territorio.

Un viejo debate se reabrió tras la matanza de Las Vegas. La portavoz de la Casa Blanca expresó que van a "tener esas conversaciones políticas" acerca de lo ocurrido, pero "hoy no es el día".

La Casa Blanca rechazó este lunes un cambio en las políticas de uso y portes de armas en Estados Unidos, postura que históricamente se ha mantenido en el Congreso. Se negó a un endurecimiento en el control de la masacre en Las Vegas que dejó a más de 500 personas heridas y casi 60 muertes. 

Ante el tiroteo masivo con más víctimas en EE.UU. que se registró el domingo en Las Vegas, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, anunció que "el presidente ha dejado claro que es un defensor de la Segunda Enmienda", y que "sería prematuro discutir medidas políticas en tanto no sepamos cabalmente lo que pasó”.

Destacó, ante las preguntas sobre un posible cambio de política para el resguardo ciudadano, que "habrá un lugar y un momento para un debate político, pero ahora es el momento de unirnos como país" y apoyar a las víctimas y sus familiares.

"Hay una investigación abierta y todavía está por determinar el motivo" expresó Sarah Sanders. EFE (Referencial)

Una periodista le recordó a Sanders, que luego del tiroteo en Orlando en el 2016, Trump sí habló sobre un cambio de política de armas de fuego, ésta expuso que "hay una diferencia entre ser candidato y ser presidente".

En el tiroteo en Las Vegas se reportaron 59 personas asesinadas y 527 heridos, luego de que un francotirador disparó desde los últimos pisos del Mandalay Bay Hotel and Casino hacia una multitud que se encontraba disfrutando un concierto de música country al aire libre.

>>Así logró Stephen Paddock matar a 59 personas en las Vegas

El sospechoso fue identificado como Stephen Paddock de 64 años, un residente local que no tenía vinculaciones con grupos terroristas internacionales, según el FBI. Al investigar la habitación se encontraron 16 rifles de asalto, varios rifles con periscopio y dos trípodes. En la propiedad del sospechoso, se confiscaron 18 armas, explosivos, miles de municiones, entre otras armas. 

Ante este suceso, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró en un tuit:

 “Mis sentidas condolencias y simpatía a las víctimas y familias del terrible tiroteo en Las Vegas. ¡Qué Dios les bendiga!”.

Sin embargo, no expone que tomará medidas necesarias para el control de armas en Estados Unidos, que es uno de los principales motivos de muertes en el país.

La excandidata presidencial Hilary Clinton se expresa a través de un tuit sobre las políticas de armas de Donald Trump, y su apoyo a la Asociación Nacional del Rifle (NRA por su sigla en inglés).

“Nuestro dolor no es suficiente. Podemos y debemos dejar la política a un lado, de pie a la NRA y trabajo conjunto para tratar de detener esto vuelva a suceder”.

A partir de este suceso, se reabrió un debate histórico y polémico en Estados Unidos sobre nuevas normativas más rigurosas sobre el control de armas.  

¿Qué ha impedido establecer un control de armas? ¿Quién se beneficia por esto?

El presidente del centro de estudios Diálogo Interamericano, Michael Shifter, afirmó a EFE que “como muestra la historia, las matanzas provocan fuertes cambios en la opinión pública, pero las peticiones de cambio en momentos puntuales importan menos que la capacidad de presión de la poderosa Asociación Nacional del Rifle”.

Hace un año, en la campaña del presidente republicano Donald Trump, la NRA aportó 30 millones de dólares, convirtiéndose en el principal benefactor que ayudó al republicano a llegar a la Casa Blanca.

>>Asciende a 59 muertos y 527 heridos por tiroteo en Las Vegas

 Además de esto, se sabe que Trump tiene estrechas relaciones con la Asociación Nacional del Rifle (NRA por su sigla en inglés), debido a que es una de las organizaciones que más ha financiado la campaña a los candidatos presidenciales republicanos.

En un acto de la convención anual de la NRA el pasado 29 de abril, Trump expresó a la multitud: “Ustedes me apoyaron, yo los voy a apoyar”, y más adelante anunció que “la libertad no es un regalo del gobierno, la libertad es un regalo de Dios", refiriéndose al libre porte de armas que apoya la NRA.

Proyecto de ley para permitir el porte de armas en universidades de Florida recibió visto bueno parlamentario. EFE

Aunque la Asociación Nacional del Rifle actúa como defensora de la “libertad” constitucional a través de la Segunda Enmienda, también se beneficia económicamente, ya que se trata de una asociación de comercio. El principal objetivo de la NRA es proteger a los fabricantes de armas y aumentar sus ventas.

Donald Trump, con tan solo dos meses en la presidencia, derogó la ley que había decretado Barak Obama, con la que la Administración del Seguro Social (SSA por su sigla en inglés) podía reportar a las personas con discapacidad mental para impedir que compraran armas de fuego. 

Philip Alpers, un investigador sobre violencia armada de la Universidad de Sydney expresa que confiscar las armas en Estados Unidos desataría una guerra civil, y que "sería confiscación de propiedad privada y amenaza de cárcel, y así no se manejan las cosas en Estados Unidos".

Cultura armamentista

El control de armas en Estados Unidos también implicaría un revés para la política de Donald Trump, debido a que el presidente se ha definido como un defensor de la Segunda Enmienda, que es el estatuto que permite a los estadounidenses el uso y porte de armas.

La Carta de los Derechos expresa 10 enmiendas, la Segunda enmienda, incluida en 1791, manifiesta lo siguiente: "Siendo necesaria una milicia bien ordenada para la seguridad de un Estado libre, no se violará el derecho del pueblo a poseer y portar armas".

>>¿Quién era Stephen Paddock, el autor del tiroteo en Las Vegas?

Para poder introducir cambios en estas leyes, hace falta que dos tercios de los miembros de las dos cámaras del Congreso estén a favor, así como también lo apoyen tres cuartas partes de los estados del país. Existe una segunda opción —a la que hasta ahora no se ha recurrido— de que dos tercios de los estados convoquen una convención constitucional.

Se ha debatido más de una vez si esta enmienda traduce el derecho de acceso a armamento solo por parte de la milicia, o si es derecho de todos los civiles estadounidenses poder portar y hacer uso de estas. 

En el 2008, tras el caso Distrito de Columbia contra Heller, el Tribunal Supremo concluyó que la Segunda Enmienda establece el derecho individual de los ciudadanos a poseer armas.

Para los magistrados "la Segunda Enmienda protege el derecho de un individuo a poseer un arma de fuego aunque no esté al servicio de una milicia y a usar ese arma para fines tradicionalmente legales, como la autodefensa en su hogar".

¿A quién afecta el fácil acceso a las armas?

Una investigación realizada en el 2013 por Pew Research Center reveló que en 37 por ciento de los hogares estadounidenses había un adulto que poseía un arma.

Un estudio publicado en 2014 evidencia que se registraron más de 170 tiroteos desde 1960 hasta 2014 en centros escolares y educativos, en los que murieron 392 estudiantes, profesores y otro personal de dichas instalaciones.

El Tribunal Supremo de Estados Unidos dictó que los ciudadanos de este país tienen derecho a tener armas, tanto para defenderse como para cazar. EFE

Según la organización estadounidense Archivo de la Violencia Armada (Gun Violence Archive), las cifras de muertos que registra Estados Unidos en los primeros seis meses de 2017 aumentaron en un 12 por ciento, al igual que en el 2016.

>>Los tiroteos más mortales de Estados Unidos

Según data publicada por el New York Times, desde 1970 la cifra de muertes por armas de fuego es superior a la cantidad de asesinatos hechos en todas las guerras que ha participado el país desde su independencia. 

"EE.UU. cuenta con una de las tasas de homicidios más altas del mundo desarrollado. Es cinco veces más probable que sea asesinado un ciudadano estadounidense que un británico, y es 40 veces más probable que sea asesinado con un arma de fuego", explica el periodista Paul Vale su artículo en The Huffington Post.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.