• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La derecha internacional pretende crear una cercanía hacia la Alianza del Pacífico y que esto sirva como puente entre la Asia Oriental, con fines neoliberales.

La derecha internacional pretende crear una cercanía hacia la Alianza del Pacífico y que esto sirva como puente entre la Asia Oriental, con fines neoliberales. | Foto: AVN

Publicado 8 diciembre 2016

Frente a los ataques de Paraguay, Brasil, Argentina y Uruguay en el Mercosur, Venezuela responde con la negociación por medio del Protocolo de Olivos.

Los movimientos sociales de América Latina, junto al presidente Nicolás Maduro, han denunciado un golpe institucional contra Venezuela en el Mercado Común del Sur (Mercosur).

Con la llegada al poder de Mauricio Macri en Argentina y de Michel Temer en Brasil, la derecha internacional trata de ganar espacios estratégicos para la política comercial de la región orientados hacia espacios neoliberales. Acuden para sus planes el presidente paraguayo Horacio Cartes, en un momento que consideran oportuno para lograr una cercanía hacia la Alianza del Pacífico y que esto sirva como puente entre la Asia Oriental.

Así lo recomienda un informe de Atlantic Council, denominado "Alianza Pacífico 2.0", financiado por grandes compañías transnacionales, con relaciones comprobadas con miembros del gabinete de Macri y de Temer.

>> Nuevas amenazas de Brasil y Argentina contra el Mercosur

Todo este entramado termina en el complejo financiero de Wall Street que potencia los Tratados del Transpacífico y el Atlántico, que se vieron obstaculizados con la llegada al poder de Hugo Chávez a la presidencia de Venezuela y su conocido grito de ¡al Carajo! al Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

“La decisión de estos cuatro gobiernos, uno de ellos de muy dudosa legitimidad democrática, significa una herida mortal a este proyecto, a la vez que un verdadero suicidio para los cuatro países”, enfatizó el político, escritor y periodista Julio Fernández Baraibar en su artículo "Una puñalada trapera al Mercosur".

Fernández Baraibar además, aseguró que el Gobierno de Venezuela, que ostenta la presidencia pro tempore del bloque regional, “ha decidido resistir la caprichosa decisión”, porque le corresponde y “está en su pleno derecho”.

"Venezuela está consciente de que al defender su derecho en el Mercosur, defiende la vocación integracionista, unionista de América Latina; el pluralismo de avanzar sobre la base de la unidad en la diversidad", enfatizó recientemente el representante permanente venezolano en el bloque José Félix Rivas.

Y la estrategia trazada para esta defensa se basa en la negociación por medio del Protocolo de Olivos, el mecanismo del Mercosur para la resolución de controversias, según explicó.

"Es un esfuerzo nuestro por llamar a la negociación aunque sabemos que la estrategia de estos cuatro países (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay) ha sido la de promover una sanción que no tiene sustento legal válido, carece de procedimiento jurídico, y en el fondo expresa una decisión política que no respeta la normativa del bloque y tiene un sesgo unilateral, autoritario y antidemocrático", destacó.

“Pero es también evidente que todo este tironeo que han provocado los cuatro países del sur y las declaraciones en uno y otro sentido que sobrevendrán, van a limar la construcción del proyecto más trascendente de integración de todos los tiempos”, advirtió el periodista.

Ante estas amenazas sobrevenidas, la posición de Venezuela será, de acuerdo a Rivas, actuar "con el ejemplo de que nosotros nos regimos por un principio de respeto a los acuerdos y a toda la institucionalidad que se ha construido en estos 25 años de Mercosur”.

En contexto

Al conocer el comunicado de los gobiernos de Argentina, Brasil y Paraguay en el que indicaban que Venezuela tendría hasta el 31 de diciembre de 2016 para entregar la presidencia del organismo, la canciller venezolana, Delcy Rodríguez denunció que la acción constituye un nuevo atentado de la derecha latinoamericana contra el Gobierno venezolano.

Rodríguez ha denunciado los constantes ataques dirigidos y organizados desde Washington que buscan derrocar al presidente Nicolás Maduro e instaurar un gobierno de facto y neoliberal.

A pesar de las agresiones recibidas, el Gobierno del presidente Nicolás Maduro ha impulsado una diplomacia de paz basada en el respeto a la soberanía de los pueblos y naciones del mundo, la agenda diplomática de Venezuela ha recibido el reconocimiento internacional.

Venezuela ingresó a Mercosur en agosto de 2012 y a partir de entonces ha trabajado en darle un viraje social al bloque al incorporar la voz de los trabajadores, los afrodescendientes y los indígenas. Desde entonces ha asumido la presidencia pro tempore en dos ocasiones. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.