• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Militares disidentes sostienen que Erdogan atenta en contra del Estado de Derecho, los derechos humanos y el Estado secular, pero una fracción de la población aún confía en su líder Ejecutivo.

Militares disidentes sostienen que Erdogan atenta en contra del Estado de Derecho, los derechos humanos y el Estado secular, pero una fracción de la población aún confía en su líder Ejecutivo. | Foto: EFE

Publicado 17 julio 2016

En un país altamente militarizado, una minoría intentó ejecutar un golpe de Estado sin contar con el apoyo del resto de las Fuerzas Armadas.

No se conoce a ciencia cierta cuántos militares participaron en la tentativa de golpe de Estado que inició en la noche del 15 de julio en Turquía. Lo que supuestamente se conoce es que los golpistas fueron dirigidos por varios militares de alto rango descontentos con el curso político actual del país y que intentaron tomar el poder con el fin de restablecer el orden constitucional y el Estado de Derecho de la nación.

>> En directo: Golpe de Estado militar en Turquía

Los militares que participaron en el maremágnum de los acontecimientos indicaron que actuaban por su deseo de preservar la democracia y aseguraron que entre sus prioridades estaban: garantizar el Estado de Derecho y mantener el curso de las relaciones internacionales. Los consideran que con Erdogan en el poder, reina el autoritarismo, los derechos humanos son pisoteados con regularidad y el Estado se vuelve cada vez menos secular.

Desde principios del siglo XX, el Ejército turco, el segundo más importante de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), lleva décadas atribuyéndose la responsabilidad de ser el guardián del orden secular impuesto en el país euroasiático desde su fundación como República en 1923. Bajo esta premisa, Turquía ha sido testigo de cuatro golpes de Estado más la actual intentona que no prosperó.

>> Militares de base Incirlik de la OTAN involucrados en golpe en Turquía

“El mandatario y su partido AK se han convertido en expertos en ganar elecciones, pero han cosechado dudas sobre su compromiso a largo plazo con la democracia”, sostiene Bowen.

Jeremy Bowen, editor de la BBC para el Medio Oriente, explicó al respecto que el golpe sucedió porque Turquía está “profundamente dividido en torno al proyecto del presidente Erdogan de 'transformar al país y por la contagiosa violencia de la guerra que sufre la vecina Siria”.

Según lo detallado por Bowen, el presidente Recep Tayyip Erdogan es un político islamista que ha rechazado la herencia secular de la República de Turquía, se ha vuelto autoritario y está intentando convertirse en un presidente ejecutivo fuerte al tratar de impulsar que el país migre de un Estado parlamentario a un Estado más presidencialista.

Bowen reconoce que Erdogan cuenta con el apoyo de la mayoría del pueblo, pero otros tantos ya empiezan a dudar de su compromiso con la democracia. 

>> Extraditarán a militares turcos golpista que huyeron a Grecia

A esto se le suma el hecho de que desde sus inicios, el Gobierno de Erdogan ha estado envuelto en la guerra en Siria, al respaldar a la oposición islamista que se enfrenta al presidente de Bashar al Assad. Con ello la violencia se ha extendido a través de la frontera. El gubernamental Partido Justicia y Desarrollo (AKP), islamista moderado, ha reavivado el enfrentamiento con el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) y Turquía se ha convertido en un blanco del autodenominado Estado Islámico, Daesh por sus siglas en árabe.

Para Bowen toda esta situación ha causado mucha intranquilidad y Turquía se enfrenta a una creciente agitación que no culminará con este fallido intento de derrocar a Erdogan, lo que se traduce a una “demostración de esa convulsión” que vive la nación.

>> Cronología del intento de golpe de Estado en Turquía

¿Por qué falló el golpe?

Durante las primeras horas del levantamiento, los sublevados lograron con éxito el control de los edificios estatales, cortaron la señal de televisión y de radio, bloquearon parcialmente Internet y cerraron el aeropuerto principal. Pero lo cierto es que las acciones tan decisivas y resolutivas tomadas por los golpistas no aseguraron su triunfo.

>> Autoridades advierten que subsiste el peligro en Turquía tras golpe

"Los rebeldes, sencillamente, no eran suficientes", explicó Evgueni Krútikov, un periodista de medio ruso 'Vzgliad'. Por Estambul, la ciudad más grande de Turquía, se movían de forma errática unos tanques y algunos fueron capturados por civiles. Los grupos que lograron controlar las instalaciones oficiales importantes solo contaban con un máximo de 10 militares, en su mayoría bajo el mando de coroneles.

Los golpistas "hicieron lo que pudieron, intentaron tomar el poder en un país altamente militarizado con un solo batallón de tanques y un par de unidades de helicópteros", explicó el periodista ruso.

Según varias fuentes, entre los líderes golpistas no había nadie de rango mayor al de coronel. Esto podría explicar el fracaso de la intentona, puesto que si eso es cierto, entonces se entiende que ninguno de ellos fuera capaz de dar ninguna orden a los militares que estaban por encima de ellos.

>> Erdogan solicita a EE.UU. extraditar a Fetulá Gulen

Sin embargo, otras fuentes de información señalan el exjefe de las Fuerzas Armadas del país, Akin Ozturk, como líder de este operativo. El presidente Erdogan, incluso, declaró que la “minoría” de militares opuestos a la unidad nacional seguían órdenes del clérigo Fetulá Gulen, exiliado en EE.UU. Sin embargo, desde Pensilvania, Gulen ha negado su participación en los hechos.

Entre tanto, el primer ministro turco, Binali Yildirim, afirmó que todos los sublevados, incluidos los miembros de las Fuerzas Armadas de Turquía, se encuentran en manos de la Fiscalía y que serán castigados por sus acciones. El ministro de Justicia de Turquía, Bekir Bozdag, ya informó en la mañana de este domingo que llevan detenido a más de 6 mil personas y “las operaciones de limpieza continúan”.

Guillermo Pulido, politólogo, sostuvo que Erdogan está haciendo una purga “bastante radical” poco habitual en estos casos, porque en lugar de detener a los cabecillas de esta tentativa, actualmente en el país se está arrestando a miles de militares. “Parece que es la excusa para hacer una purga a fondo de los opositores de Erdogan”, concluyó.

 >> Más de 6 mil detenidos tras fallido golpe de Estado en Turquía

Civiles tomaron algunos de los tanques que circulaban por Estambul.

>> Más de 2 mil jueces turcos destituidos tras intento de golpe de Estado

Lo cierto es que durante el desarrollo del golpe de Estado, había pocas señales del presidente Recep Tayyip Erdogan, quien se encontraba de vacaciones en el balneario Marmaris, cerca de la ciudad turca de Bodrum, mientras los insurgentes tomaban edificios y medios de comunicación. 

Y aunque Yildirim, apareció como el líder que se resistía al golpe desde el primer momento, lo cierto es que el presidente Erdogan es quien ejerce el poder y quien tiene deseos de extenderlo. Si el golpe tenía como objetivo el éxito, lo primero que debían hacer los conspiradores era apartar a Erdogan y no pudieron.

A esto se le agrega la necesidad de que el grupo minoritario de militares que participó en esta cruzada debía asegurar el apoyo de la ciudadanía y en especial de la mayoría de los militares, algo que por lo visto tampoco pudieron hacer.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.