• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Theresa May ha fijado su postura en contra de que Escocia se separe del Reino Unido; Nicola Sturgeon en cambio sostiene que si el brexit sigue adelante esta es una opción sólida para Escocia.

Theresa May ha fijado su postura en contra de que Escocia se separe del Reino Unido; Nicola Sturgeon en cambio sostiene que si el brexit sigue adelante esta es una opción sólida para Escocia. | Foto: EFE

Publicado 15 julio 2016

Este viernes la primera ministra británica viajó a Escocia para escuchar las inquietudes de esta región sobre el brexit, puesto que se quiere independizar del país por esta futura salida de la Unión Europea.

Theresa May, la primera ministra británica visitó Edimburgo con el objetivo de reunirse con la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, para abordar las consecuencias que tiene para Escocia la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) y con ello “preservar la valiosa unión” de todas las regiones del Reino Unido.

En su primer viaje a Escocia como primera ministra, May mostró un tono conciliador con Escocia al garantizar que el Gobierno autónomo escocés estará totalmente involucrado en las negociaciones con Bruselas para salir de la UE.

>> Theresa May es la nueva primera ministra del Reino Unido

“Quiero conseguir el mejor acuerdo para el Reino Unido en las negociaciones para que el país abandone la UE, pero estoy dispuesta a escuchar todas las opciones”, declaró May.

Tras reunirse con la jefa del Gobierno autónomo escocés en Bute House, la residencia oficial en Escocia, con el fin de hablar sobre los planes para el brexit y escuchar las inquietudes de la región; May subrayó que desea que Escocia esté muy implicado en el proceso negociador del brexit: “Quiero que el Gobierno escocés esté totalmente involucrado en nuestras conversaciones y consideraciones, y escucharé todas las opciones que planteen”, añadió.

Por su parte, Sturgeon se mostró "muy complacida" de que May esté abierta a escuchar sus propuestas y de que el proceso de negociaciones con la UE vaya a ser "abierto y flexible".

>> David Cameron renunció oficialmente al cargo de primer ministro

Primera ministra promete involucrar a Escocia en las negociaciones del brexit.

>> ¿Cómo recordará Reino Unido la gestión de David Cameron?

La separación no es una opción

La dirigente del Partido Conservador descartó la posibilidad de celebrar otro referendo de independencia en Escocia al señalar que los escoceses ya habían votado sobre ese asunto el 18 de septiembre de 2014 y en su momento se acordó que tanto los Gobiernos de Londres como de Edimburgo respetaría el plebiscito.

El carácter "unionista" de su formación ya May lo había resaltado en su primer discurso como jefa de Gobierno. Precisamente por ello destinó su primer viaje como primera ministra a Escocia: "Creo de corazón en el Reino Unido, el querido vínculo entre Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte. Esta visita a Escocia es mi primera como primera ministra y vengo para mostrar mi compromiso a fin de preservar esta unión especial", subrayó este jueves.

>> ¿Quién Theresa May, la nueva primera ministra de Reino Unido?

“Cualquier decisión que tomemos, cada política que saquemos adelante, vamos a estar con vosotros y vuestras familias”, apuntó May.

Para May no se trata solo de la unión de las cuatro naciones, sino también de sus ciudadanos, por lo que destacó la importancia de que todos se beneficien, "ya sea reformando la economía o fortaleciendo nuestra sociedad". Desde la residencia de Downing Street, en Londres, May subrayó que están comprometidos los escocés, pese a que este votara a favor de la permanencia en la UE el pasado 23 de junio, mientras que el resto del país opta por separarse de Bruselas.

>> Boris Johnson, promotor del brexit, nuevo canciller británico

La independentista Nicola Sturgeon, por su parte, ha expresado que espera "establecer una relación de trabajo constructiva" con la sustituta de David Cameron, a pesar de sus diferencias políticas: “El Gobierno escocés está recorriendo todos los caminos posibles para proteger nuestro lugar en Europa, lo que significa, por supuesto, proteger la libertad de intercambios comerciales para nuestras empresas, el derecho a los trabajadores de ser protegidos y la influencia en las decisiones de la UE”, indicó el pasado jueves.

Por eso, este viernes, tras la reunión con May, reiteró que la opción de un segundo referendo de independencia sigue siendo una opción en el caso de que “no sea posible proteger la relación de Escocia con la Unión Europea” a través del proceso negociador británico.

>> Brexit tendría impacto mínimo en economía de América Latina

En contexto
No obstante, aunque con reservas, May también ha defendido la permanencia en la UE. Ha indicado que el Artículo 50 del Tratado de Lisboa, el cual regula la salida de un país miembro del bloque comunitario, no se activará hasta que su Ejecutivo tenga claro “un enfoque y los objetivos”.
Por su parte, David Davis, el ministro británico encargado de las negociaciones para el brexit, ha informado que planea activar el artículo “antes o a principios del próximo año”, y explicó que su prioridad es negociar los tratados comerciales con países como Estados Unidos y China para que no se rompan una vez el Reino Unida salga de la UE.
El ministro de Economía, Philip Hammond, a su vez descartado que Escocia vaya a tener una relación con el bloque europeo diferente de la del resto del país porque la decisión de salir se tomó en “una votación democrática de todo el país”.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.