• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Investigaciones rinden fruto y detienen a cuatro implicados en la masacre de Tumeremo.

Investigaciones rinden fruto y detienen a cuatro implicados en la masacre de Tumeremo. | Foto: Archivo

Publicado 19 marzo 2016





El ministro para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz detalló que la masacre sucedió a causa de rencillas entre bandas paramilitares, que se peleaban por el control político y económico de la zona minera.

El ministro de Interior y Justicia de Venezuela, Gustavo González López, informó que fue capturado un sujeto vinculado a la masacre de los mineros en Tumeremo (sur), Francisco Carache, “Goliat”, dedicado a reclutar a personas para trabajar en las minas donde delinquen bandas delincuenciales.

“Goliat” fue aprehendido en el Zulia (noroccidente) luego de trasladarse vía aérea desde Bolívar (sur). En las próximas horas, La Fiscalía lo imputará ante el Tribunal 5º de Control de Puerto Ordaz. 

Asimismo, anunció la detención de 3 de los 4 colaboradores del “Topo”, identificados como Luis Rueda (sobrino de Rosa Gil, operadora “logística” y ya detenida), Carlos y Manuel Balaguera, dueños de retro excavadora, adyacente a la mina Nuevo Callao. 

Masacre de Tumeremo fue ocasionada por rencillas entre bandas paramilitares.

Luego de recalcar que dichas bandas tienen conexiones  políticas con personajes de la entidad, el ministro detalló que producto de las diferencias entre las organizaciones delictivas, por el cobro de vacunas y las extorsiones aplicadas a los compradores de oro en el estado Bolívar, sucedieron los lamentables hechos.  

>> Venezuela: descartan que víctimas en Tumeremo sean más de 17 

González López, además señaló que estas organizaciones, lideradas por Jamilton Andrés Ulloa Suárez, alias "El Topo", y por Alexandro Lisandro González Montilla, alias "El Gordo Lisandro", respectivamente, han heredado estas sórdidas prácticas de otras partes, y no dentro del espacio común que comparte la población venezolana.  

En este sentido, apuntó que debido a que dichas bandas ejecutaban algunos de sus encargos con fines políticos, tendían a operar en las minas Hoja de Lata, El Limón, Vuelvan Caras, Botanamo y El Cafetal. 

La banda de "El Topo" contaba con 18 sicarios y estaba encabezada por Edwin Toribio Díaz, alias "El Toribio"; mientras que la organización de "El Gordo Lisandro" era operada por Alexandro González Montilla y Josué Enrique Zurita Arevalo, alias "El Potro", en este caso, ambos cabecillas son requeridos por los delitos de extracción minera ilegal, extorsión y secuestro.

Un lugarteniente conocido como "El Coporo", también es solicitado por la justicia, debido a su apoyo en crímenes a los delicuentes. 

Otros sujetos indentificados como miembros de las bandas son José Ángel Ruíz Montilla, alias "Tita"; Johangel Granados, alias "Marihuana"; Linsangel Alexander Guerrero Montilla, alias "El Gato"; José Armando Ruíz, alias "Cu". Todos ellos, están siendo solicitados por las autoridades.

>> Concluye búsqueda de desaparecidos en estado Bolívar, Venezuela 

¿Por qué se dio la masacre?

El ministro para las Relaciones Interiores precisó que por las peleas continuas entre ambas bandas por el control político y económico de la zona minera, generó enfrentamientos y tensiones familiares.

Por esta razón, "El Topo" organizó una operación de asalto la madrugada del 4 de marzo, junto a unos 30 ó 40 integrantes de su banda, todos armados con armas largas.

En el operativo emboscaron a las víctimas en una mina que conduce a la mina Atenas, ubicada a hora y media de la población de Tumeremo. 

"En este espacio, los paramilitares ejecutaron planificadamente un perfil de selección de las víctimas, que incluía artesanos mineros y comerciantes de oro como un primer grupo, y el otro grupo, para mantener una cuota de rehenes exigida a quienes organizaron la masacre", agregó.

De este grupo de rehenes, dos fueron liberados por la presión que ejercieron las fuerzas de investigación. De estos dos rehenes, uno es de nacionalidad colombiana y responde al nombre de Jairo Rojas Vaca, y se encuentra protegido por el Sebin en calidad de testigo. La identidad del otro se encuentra bajo código clave de la investigación. 

En más detalles, González López explico que luego, algunos miembros del segundo grupo fueron ajusticiados y a los que quedaron vivos se les obligó a trasladar los cadáveres hasta un vehículo de carga tipo camión, que luego los movilizó hasta el sector Barro Largo, adyacente a la mina Nuevo Callao, donde fueron enterrados los cuerpos con apoyo de una máquina retroexcavadora. 

 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.