• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El pueblo colombiano espera un cambio del sistema electoral.

El pueblo colombiano espera un cambio del sistema electoral. | Foto: Archivo teleSUR

Publicado 16 octubre 2015

El actual sistema político colombiano es la herencia de la época del bipartidismo. A pesar de las luchas y de algunas reformas impulsadas desde el Congreso por sectores progresistas, las élites políticas se niegan a dar una mayor participación al pueblo que reclama cambios profundos y estructurales.

El próximo 25 de octubre se llevarán a cabo en Colombia las elecciones regionales donde se elegirán los gobernadores de los 32 departamentos del país, sin duda estos comicios estarán marcados por los avances en la mesa de diálogos de La Habana que podrían llevar al fin del conflicto colombiano.

El sistema política colombiano ha estado dominado por gobiernos de derecha que responden a la oligarquía del país, al clientelismo político, las mafias electorales, la corrupción, la desigualdad de clases y el abandono de los campesinos y los más desposeídos.

El Bipartidismo

Desde principios del siglo veinte los partido Conservador y Liberal se disputaron el poder político. Durante la hegemonía conservadora entre 1900 y 1930 se impulsó y promovió el latifundismo despojando a los indígenas y a la población rural de su legítimo derecho a las tierra. Los conservadores incitaron al abandono de las tierras y a la migración rural hacia las ciudades.

En 1930 el partido conservador pierde las elecciones, en un principio el gobierno del partido Liberal inicia la llamada Revolución en Marcha con el fin de romper las viejas formas de jerarquización social impuestas por la oligarquía conservadora e iniciar las transformaciones sociales dentro de la sociedad colombiana.

El pacto tácito entre el gobierno liberal con las masas trabajadoras no duró. Los dirigentes del partido liberal, se contagiaron del miedo de los conservadores ante los movimientos de masas incitados por la Revolución en Marcha, con lo que uno y otro partido trataron de revertir el proceso de transformación social.

En 1946 Jorge Eliécer Gaitán llama al rescate de las reivindicaciones liberales y su promesa de colocar decididamente el Estado del lado de los pobres, llevó a que los dirigentes del país, los burgueses y los terratenientes, los ideólogos del conservatismo y del liberalismo no se mostraron dispuestos a permitir la llegada de Gaitán. 

 Lee → Gaitán: Asesinato de un líder y el quiebre de la historia en Colombia
 

Los conservadores ganan las elecciones de 1946 con Mariano Ospina Pérez, quien se dio a la tarea de descalificar aJorge Eliécer Gaitán y al partido liberal. Tras el asesinato de Gaitán en abril de 1948 que desemboco en el conocido Bogotazo, se inició el periodo conocido como La Violencia.

El gobierno de Ospina Pérez culpó a los liberales del desorden social y anarquía que vivía el país y dio inicio al cierre de sus derechos electorales y políticos e inició una campaña sistemática de exterminio de liberales, promovida desde los más altos niveles oficiales.

El disgusto social promovido por la situación política y social de los años 40 y 50  entre otras causas  llevo a los posteriores levantamientos armados principalmente en las zonas rurales contra las política de represión y persecución iniciando el conflicto armado en Colombia.

El Conflicto Armado 

 

A mediados de la década de los 60 con la aparición de los grupos armados EPL, ELN, FARC – EP y demás grupos insurgentes, organizados para llevar el reclamo social de los mas desfavorecidos ante las élites, aunado al desarrollo de las ideas comunistas y socialistas que demandaban un país más justo, el gobierno promulgó un decreto para armar y entrenar a civiles para hacer frente a los nuevos grupos alzados en armas.

En  su campaña de guerra, las fuerzas del Estado y los civiles armados atacaron al pueblo, asesinando, secuestrando y desapareciendo a miles de personas. La lucha entre el Gobierno y las fuerzas insurgentes llevó a que comunidades campesinas abandonaran sus tierras huyendo de la violencia

Con la necesidad de trasladar la lucha por parte de los grupos armados al terreno político legal  nace en 1985 el partido Unión Patriotica. La  UP instó al gobierno a negociar una paz democrática y duradera.

 Dos candidatos presidenciales, los abogados Jaime Pardo Leal y Bernardo Jaramillo Ossa, 8 congresistas, 13 diputados, 70 concejales, 11 alcaldes y alrededor de 5.000 de sus militantes fueron sometidos a exterminio físico y sistemático por agentes del Estado y grupos paramilitares.

Enterate → Piedad Córdoba: Colombianos huyen del paramilitarismo y la pobreza

En el período presidencial de 1982-1986 se llevan a cabo las primeras negociaciones de paz con los grupos insurgentes pero se rompen en 1985. Se retoman a finales de la década y dan como resultado la desmovilización del M-19, el EPL, PRT y Movimiento Armado Indígena “Quintín Lame” durante las administraciones de Virgilio Barco (1986-1990) y César Gaviria (1990-1994). Los nuevos movimientos políticos, ya en la legalidad participan en el proceso de elaboración de una nueva Carta Magna en la Asamblea Constituyente de 1991.

Durante los años del conflicto en Colombia, los distintos gobiernos han incumplido  los diversos acuerdos de paz que podrían haber llevado al final de la guerra y a la reinserción de los combatientes en la vida política social y económica del país.

También → Timochenko insta a convertir a Bogotá en la capital de la paz

Llegada de Álvaro Uribe Veléz al poder

Con la llegada al poder de Álvaro Uribe Veléz en 2002 se producen cambios políticos dentro del congreso colombiano  y se intensifica la lucha contra los grupos insurgentes por parte de los Paramilitares quienes contaban con la aprobación del gobierno.

Las acciones paramilitares se trasladan a las ciudades donde se persiguieron a líderes políticos y sociales que demandaban un cambio social y se oponían abiertamente al gobierno de Uribe Veléz. Es durante los 8 años del gobierno uribista que sale a la luz los casos de los falsos positivos (ejecuciones extrajudiciales cometidas por el Ejército) y otras matanzas  propiciadas por los fuerzas paramilitares.

Aquí -→ 10 audios vinculan a Álvaro Uribe con grupos paramilitares

En la actualidad Álvaro Uribe es senador del congreso colombiano y la fiscalía del país solicitó a la Corte Suprema una investigación por su vinculación a grupos paramilitares.

Nuevos partidos políticos

Los partidos políticos de Colombia están basados en el derecho a asociarse, estipulado en la Constitución de Colombia de 1991.

La realidad es  que las principales agrupaciones políticas actuales provienen de los viejos partidos Conservador y Liberal, el cambio se dio de nombre pero siguen la ideología heredada del antiguo bipartidismo​.

Aquí → 64% de colombianos desaprueba gestión del presidente Santos

De ahí que los movimientos políticos como el Partido de la U, Centro Demócratico, Partido Cambio Radical surgieron como alas independientes de los viejos partidos y no promuevan un cambio del actual sistema electoral colombiano.

 

El sistema electoral fomenta el caciquismo de los partidos en sus zonas de poder y estimulan el centralismo, la desigualdad social, la violencia y la corrupción por lo que implica que la democracia no permita una mayor participación del pueblo en las decisiones que le afectan.

 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.