• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Rafael Correa acompañado del pueblo cuando inscribió su candidatura en los comicios presidenciales de 2009.

Rafael Correa acompañado del pueblo cuando inscribió su candidatura en los comicios presidenciales de 2009. | Foto: EFE

Publicado 19 junio 2015

El presidente ecuatoriano propuso una salida pacífica de diálogo y debate, pero ante la insistencia de las manifestaciones de la derecha opositora, los exhortó a abrirse un camino electoral. 

Ante la continuidad de las manifestaciones de la oposición ecuatoriana, después del retiro de la Ley de Herencia de la Asamblea Legislativa, el presidente Rafael Correa retó a sus adversarios a apegarse a la Constitución para buscar una salida al conflicto, por la vía electoral, mediante una consulta revocatoria, en lugar de continuar desestabilizando la nación suramericana. 

Aquí Rafael Correa retira temporalmente ley de Redistribución de la Riqueza.

Así lo informó el enviado especial de teleSUR a Ecuador, Rolando Segura, quien agregó que la propuesta del diálogo y debate para discutir las normativas sobre Impuesto a la Herencia y Plusvalía aún sigue abierto, “pero habría que ver cuál será el primer político de la oposición en sumarse al diálogo y bajo qué argumentos”, expresó. 

Vea-→ Rafael Correa: "Este es el gobierno de los trabajadores".

Segura insistió en que Correa hace lo posible por dirimir las diatribas políticas de una manera pacífica y legal, que permita recuperar la calma del país, ante la llegada del Papa Francisco en julio próximo. 

El corresponsal apreció que el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Ecuador ha actuado como un árbitro, cuya parcialidad ha sido incuestionable durante los últimos 21 procesos de votación realizados en los últimos años en la nación. 

Conozca beneficios de la Ley de Herencia en Ecuador

Añadió que la Constitución de 2008 perfeccionó el sistema electoral y garantiza el pleno ejercicio de la democracia en el país, por lo que la oposición manifestante pudiera aceptar el reto del presidente Correa, siempre y cuando alcancen a recolectar unas 1.8 millones de firmas ante el CNE, lo que representaría el 15 por ciento de la población votante, situación dudosa ya que sólo un dos por ciento de la población es el que se vería inclinado a firmar porque serían los afectados por el proyecto de Redistribución de la Riqueza. 

Segura también dijo en su reporte que no se trata sólo de la recolección de firmas ante el CNE, sino que la derecha deberá mostrar ante el órgano electoral (compuesto por 148 organizaciones políticas con plena participación de indígenas, afroecuatorianos, mestizos y movimientos populares) las supuestas fallas de la gestión de Correa y argumentos viables de los errores que pudieran provocar un referendo revocatorio de su mandato. 

En otro orden de ideas, el periodista comentó que el alcalde de Guayaquil, el opositor Jaime Nebot, sigue convocando marchas para este fin de semana, con el propósito de seguir creando un clima de tensión en Ecuador, sensacionalizado por los grandes medios de comunicación ante el mundo, en desprestigio y búsqueda del derrocamiento de su jefe de Estado, Rafael Correa, por sus políticas populares en beneficio de los más humildes. 

Vea esto Correa revela motivos de alcalde para rechazar Ley de Herencia.

 

Contexto:

El pasado 15 de junio, el mandatario suramericano anunció el retiro temporal de la Ley de Redistribución de la Riqueza y Plusvalías, en el marco de la víspera de la visita del Papa Francisco, para evitar más actos de violencia de la derecha de Ecuador.

“Debemos unirnos como hermanos en tiempo de paz donde lo que se busca es el bienestar de todos los ecuatorianos”, expresó el mandatario al tiempo que pidió la mayor colaboración por la visita del papa Francisco el próximo mes de julio.

La Ley de Herencia fue la principal excusa de la derecha para asediar la sede del partido gobernante Alianza País, la cual establece un impuesto de 2,5 por ciento para herencias entre 35 mil 400 a 70 mil 800 dólares, que se aplicaría sólo al 2 por ciento de la población de Ecuador.
 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.