• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los habitantes de Vista Hermosa denuncian que el muro es discriminatorio.

Los habitantes de Vista Hermosa denuncian que el muro es discriminatorio. | Foto: @minutoaminuto

Publicado 22 octubre 2015

Un muro de concreto y púas separa desde hace cuatro años la pobreza del suburbio de Vista Hermosa y la opulencia del barrio de Las Casuarinas.

El "muro de la vergüenza", como lo llaman algunos peruanos, está construido con concreto y púas. Este separa desde hace cuatro años la pobreza del suburbio de Vista Hermosa y la opulencia del barrio de Las Casuarinas, en Lima, Perú.

Lea aquí: Estudio revela aumento de la desigualdad en México

Para algunos locales es simplemente una respuesta a la inseguridad. El muro de 10 kilómetros de largo construido en Lima separa a una de las urbanizaciones más ricas de la ciudad de una de las zonas más pobres, que paradójicamente comparten dos lados de un mismo cerro.

Uno de los residentes, Elke McDonald, que vive del lado más acomodado desde 1958, al ser cuestionado sobre si el muro es discriminatorio, dijo que "todo el mundo tiene derecho a cercar su propiedad privada para protegerla. Además, siempre ha habido una relación de vecinos con los del otro lado. Mi empleada y mi jardinero son de allá".

Lo contrario a esta respuesta es que el suburbio de Vista Hermosa muestra la pobreza que existe en el país. Para sus habitantes, la Lima adinerada que se abría ante sus ojos y les invitaba a soñar con un futuro mejor, dio la espalda a unas 80 familias cuando construyó un muro de más de tres metros de alto.

"La vista desde acá era bonita, se podía ver toda la ciudad, hasta que los de Las Casuarinas se enteraron que llegamos y construyeron el muro; nos quitaron la vista para que no miremos a su lado, para alejarnos de ellos porque no teníamos su nivel", narró Amadeo Alarcón, residente de las Villas a un medio local.

Por un lado del muro queda la exclusiva urbanización Las Casuarinas, creada en los años 50 en una propiedad privada del cerro San Francisco, en el distrito de Surco. Una casa puede costar más de 5 millones de dólares en esta zona y cuenta con una vista privilegiada de toda la capital del Perú.

Mientras que por el otro lado, crecen los pueblos jóvenes (villa miserias, "invasiones" -barrios que surgen espontáneamente sin permiso ni planificación-) de Pamplona Alta, en el distrito de San Juan de Miraflores, que no tienen ni luz ni agua. Una casa armada con plásticos y madera puede costar menos de 300 dólares.

¿Existe desigualdad en Perú?

La región de América Latina y el Caribe es, según Oxfam, la más desigual en ingresos en el mundo, ya que en 2014 el 1 por ciento poseía el 41 por ciento de la riqueza regional, mientras que el 99 por ciento restante debía repartirse el otro 60 por ciento.

Flor Quinteros, pobladora de una de las villas marginadas, niega que ellos vayan a robar al otro lado.

Los argumentos de los residentes de Las Casuarinas para construir el muro fueron aplicado en los años 80, en los que según ellos "en la época del terrorismo y del avance de invasiones en el Perú", decidieron hacer la infraestructura por “protección”. 

Leer más: Desigualdad en España alcanza nivel récord por la crisis

A esto Alicia Yupanqui respondió que el muro es una forma de "discriminarlos" porque sus casas son "de mal aspecto, de esteras y plástico".

Según el portal  Minuto a Minuto, la pobreza del cerro limeño se ha convertido en un ejemplo de la desigualdad en Latinoamérica, que vivió un auge económico entre 2001 y 2012 pero que no llegó por igual a todos.

No deje de leer: Gobierno ecuatoriano plantea debate sobre desigualdad

Otra de las abismales diferencias entre Las Casuarinas y Vista Hermosa es la deficiencia en el acceso a servicios públicos básicos de agua, luz y saneamiento.

 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.