• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Un papel de trabajo del actual jefe del Comando Sur revela las intenciones que persiguen acabar con el mandato del jefe de Estado venezolano.

Un papel de trabajo del actual jefe del Comando Sur revela las intenciones que persiguen acabar con el mandato del jefe de Estado venezolano. | Foto: Misión Verdad

Publicado 19 abril 2016

En un papel de trabajo de esa organización titulado "Operación Venezuela Freedom-2" se revela que para cumplir con los planes de la derecha de adelantar la culminación del mandato del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se está apuntando a una salida violenta.

Arreciar las acciones en contra del Gobierno legítimo de Venezuela hasta lograr interrumpir el mandato del presidente Nicolás Maduro es el plan que maneja el Comando Sur para los días venideros. 

Para lograr su objetivo estos trabajarán, como lo han venido haciendo, de la mano de la derecha venezolana, cuyos partidos están agrupados en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que en la actualidad tiene una mayoría circunstancial en la Asamblea Nacional (AN).

La agenda, como ha ocurrido con los intentos de desestabilización anteriores, plantea un “escenario abrupto que puede combinar acciones callejeras y el empleo dosificado de la violencia armada". 

Así lo revela el papel de trabajo del Comando titulado "Operación Venezuela Freddom-2", firmado por el almirante y actual jefe de esa organización, Kurt Tidd, al que tuvo acceso la organización venezolana Misión Verdad.

Las 12 recomendaciones presentadas por Tidd en el texto plantean una operación de “amplio espectro, conjunta y combinada dentro del área de responsabilidad, priorizando los conceptos estratégicos: fuerza decisiva, proyección de poder, presencia en ultramar y agilidad estratégica".

Dichos conceptos son parte de la matriz doctrinaria de todos los manuales y proyectos de Guerra No Convencional desarrollados hasta la actualidad y para llevarla a cabo se emplearán "recursos diplomáticos, de información, militares, económicos, financieros, de inteligencia y jurídicos".

>> EE.UU. planifica guerra para acabar con el bolivarianismo 

Las acciones serán ejecutadas por los Componentes Operacionales del Comando: el Comando de Operaciones Especiales, la Fuerza Conjunta Bravo y la Fuerza de Tarea Conjunta Interagencial Sur. 

Esto es lo que planea hacer el Comando Sur de EE.UU. en Venezuela:

1.- Con los factores políticos de la MUD han venido acordando una agenda común que incluye un escenario abrupto que puede combinar acciones callejeras y el empleo dosificado de la violencia armada. Mientras que "el referendo o la enmienda" se impulsan en tanto "cobertura".

"Es indispensable destacar que la responsabilidad en la elaboración, planeación y ejecución parcial de la Operación Venezuela Freedom-2 en los actuales momentos descansa en nuestro comando, pero el impulso de los conflictos y la generación de los diferentes escenarios es tarea de las fuerzas aliadas de la MUD involucradas en el Plan, por eso nosotros no asumiremos el costo de una intervención armada en Venezuela, sino que emplearemos los diversos recursos y medios para que la oposición pueda llevar adelante las políticas para salir de Maduro”, sostiene Tidd.

2.- La utilización de la Asamblea Nacional como tenaza para obstruir las acciones de Gobierno bajo un enfoque de “cerco y asfixia” acordado con los “socios” más cercanos de la MUD. En este punto mencionan convocar a eventos y movilizaciones, interpelar a los funcionarios del Gobierno, negar créditos y derogar leyes, cosa que ha venido haciendo la derecha desde que llegó al Parlamento.

3.- Insistir en un gobierno de transición y las medidas que se tomarán después de la caída de lo que ellos denominan “régimen”, entre las que se incluye un gabinete de emergencia.

4.- Aplicarán las "tenazas" para asfixiar, paralizar e impedir que las fuerzas revolucionarias se puedan recomponer de manera que esto les permita arribar a “esta fase terminal” impulsando “un plan de acción de corto plazo (6 meses con un cierre de la segunda fase hacia julio-agosto de 2016)”.

>> Maduro reafirma derecho de Venezuela a la independencia 

En este punto se incluye el ataque a la imagen del presidente Maduro y la estrategia de responsabilizar al Estado y sus políticas del “estancamiento económico, la inflación y la escasez”.

5.- Mantendrán la campaña ofensiva en el terreno propagandístico, “fomentando un clima de desconfianza, incitando temores, haciendo ingobernable la situación”, para lo que dicen contar con los jóvenes del país suramericano que demuestran “una creciente identidad con nuestra forma de vida e ideales”.

6.- En su campaña explotarán "temas como la escasez de agua, de alimentos y de electricidad, teniendo este último aspecto un carácter grave para el gobierno”. En este sentido, reforzarán la idea de que el jefe de Estado es responsable exclusivo de éste último punto.

7.- Señalan que tiene especial interés posicionar en las actuales circunstancias “la matriz de que Venezuela entra en una etapa de crisis humanitaria por falta de alimentos, agua y medicamentos". Continuarán con el manejo del escenario que han venido planteando sectores de la derecha nacional e internacional donde muestran que Venezuela está "cerca del colapso y de implosionar' demandando de la comunidad internacional una intervención humanitaria para mantener la paz y salvar vidas". 

>> Del Pino: Falta de acuerdo en Doha se debe a presiones de EE.UU. 

8.- Insistirán en la aplicación de la Carta Democrática “tal y como lo hemos convenido con Luis Almagro Lemes”. Usarán para ello a ex presidentes, a gobiernos afines y a la Alianza Parlamentaria Democrática de América, junto a la coordinadicón "entre organismos de la Comunidad de Inteligencia y otras agencias como las organizaciones no gubernamentales (ONGs), corporaciones privadas de comunicación como la SIP y diversos medios privados”.

9.- Afianzarán la imagen que desde hace años intentan mantener de vinculación del Gobierno de Venezuela con la corrupción y el lavado de dinero, como plantean en la Orden Ejecutiva que emitió Barack Obama en contra del país el 9 de marzo de 2015.

10.- Mencionan al sector militar y señalan que han “ganado adeptos en sectores institucionalistas” gracias a su “exitosa campaña”. Sin embargo, manifiestan su preocupación porque "existe una alta probabilidad de que los mandos identificados con el chavismo duro ofrezcan resistencia, sobre todo en unidades élites que históricamente se han alineado con el régimen. Por eso, hay que sostener el trabajo de debilitar ese liderazgo y anular su capacidad de mando".

11.- También se refieren a los colectivos, los catalogan como obstáculos para las movilizaciones y demandan “su neutralización operativa en esta fase decisiva”.

>> Venezuela rechaza otra intromisión de John Kerry 

12.- "Si bien en la situación militar no podemos actuar ahora abiertamente, con las fuerzas especiales aquí presentes hay que concretar lo ya anteriormente planificado para la fase 2 de la operación. Los entrenamientos y aprestos operacionales de los últimos meses, con la Fuerza de Tarea Conjunta Bravo en la base de Palmerola, en Comayagua –Honduras, la Fuerza de Tarea Conjunta Interagencial Sur–, permite colocar tales componentes en condiciones de actuar rápidamente en un arco geoestratégico apoyado en las bases militares de 'control y monitoreo' en las islas antillanas de Aruba (Reina Beatriz) y Curazao (Hato Rey); en Arauca, Larandia, Tres Esquinas, Puerto Leguízamo, Florencia y Leticia en Colombia; todo ello como Lugar de Operaciones de Avanzada (FOL), con proyecciones sobre la región central de Venezuela donde se concentra el poderío político-militar", para luego enumerar los activos militares dispuestos para la operación", explican en el plan de trabajo. 

En contexto: 

Este plan de trabajo se basa en la intervención de John Kelly, anterior jefe del Comando Sur de EE.UU., ante el Comité Senatorial de los Servicios Armados del Congreso de los Estados Unidos, el 12 de marzo de 2015, en la que desde ya se implementaba el plan de alertar al mundo sobre la "crisis humanitaria" en Venezuela. 

Ése mismo pronóstico fue el que usó la derecha y los candidatos de la MUD durante la campaña para las elecciones parlamentarias. "La derrota en las elecciones y la descomposición interna del régimen populista y anti-norteamericano recoge el impacto exitoso de nuestras políticas impulsadas con fuerzas aliadas en la región en la fase 1 de esta operación". 

Entre las acciones usadas en la primera fase del plan contra el país suramericano estuvo la Orden Ejecutiva emitida por Barack Obama "como parte de una estrategia que puede justificar el desarrollo de nuestra política". Así como la generación de un clima propicio para la aplicación de la Carta Democrática de la OEA.

teleSUR
Boletines
Recibe nuestros boletines de noticias directamente en tu bandeja de entrada

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.