• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha señalado a España como el país con más desigualdad de ingresos entre ricos y pobres.
    En Profundidad

    La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha señalado a España como el país con más desigualdad de ingresos entre ricos y pobres.

Cada 17 de octubre se rememora el compromiso con la lucha por la erradicación de la pobreza, condición que azota, según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, a más de 800 millones de personas que aún viven con menos de 2 dólares diarios.

La Asamblea General de las Naciones Unidas decretó en 1993 la conmemoración del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, con la intención de unir los esfuerzos de todos los gobiernos, organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales para luchar por su erradicación.

Según el órgano, la pobreza no es reflejo solo de un asunto económico. La pobreza es una condición social que restringe el acceso de los más vulnerables a las mínimas condiciones materiales de subsistencia, como la salud, educación, alimentación y vivienda, y limita las posibilidades sociales y culturales de desarrollo.


Pobreza y capitalismo

Según un informe publicado por la organización no gubernamental Oxfam, solo ocho personas poseen la misma riqueza que la mitad más pobre de la población mundial. 

La organización denuncia que entre 1988 y 2011, los ingresos del 10 por ciento más pobre de la población mundial aumentaron en solo 65 dólares al año, mientras que los del 1 por ciento más rico crecieron 182 veces más, a un ritmo de 11.800 dólares al año. Los miles de millones de pobres en el mundo son consecuencia de un sistema capitalista que impera. 

La Coordinadora de la organización de Euskadi, organización española que tiene por labor la lucha por la transformación social y la superación de las desigualdades en el mundo, considera que son cuatro las causas que mantienen el ciclo de producción de pobreza y desigualdad. 

1.    Deuda externa, empresas transnacionales, relaciones comerciales injustas y sobreconsumo.

2.    Guerras y conflictos, gasto militar y privatización de derechos humanos.

3.    Inequidad de género. Dominación, explotación, opresión y/o la discriminación de las mujeres frente a los hombres. (El capitalismo empobrece de manera desigual a mujeres y hombres).

4.    Crisis ecológica, calentamiento global, destrucción del medio ambiente y desigual acceso a alimentos 

Datos suministrados por la ONU afirman que la reducción de la pobreza en el mundo ha sido de manera dispareja y territorializada. Señala que el 80 por ciento de los pobres del mundo se concentra principalmente en zonas rurales y que estos índices tienen relación directa con el deterioro de los ecosistemas, la explotación no regulada de los recursos naturales y el cambio climático. 


Sobre América Latina 

Si bien América Latina no es la región más pobre del mundo, sí es una de las más desiguales, solo superada por África.  
Información de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) refleja que los cuatro primeros países en la lista de desigualdad social en latinoamérica son Colombia, Brasil, Panamá y Chile.

En la región, los ingresos per cápita del 10 por ciento son 14 veces más que los del 40 por ciento de la población más pobre.

Según refiere el medio Cubadebate, el economista Germán Herrera Bartis señala que es necesario distinguir entre pobreza y desigualdad en este grupo heterogéneo.

“La pobreza se vincula con el ingreso medio de una sociedad. La desigualdad con la distribución. No hay una relación lineal entre ambos. (…) Se puede tener países pobres muy desiguales, pero también países de ingresos medianos o de altos ingresos, como Brasil o Estados Unidos, con altos niveles de desigualdad”, explica.  

Según datos, en Colombia, por ejemplo, 15 millones de personas viven en condiciones de pobreza, el 13 por ciento de los menores de edad se encuentran en desnutrición crónica y solo el 0,4 por ciento de la población tiene en su poder el 40 por ciento de todas las tierras, denunciaron este año organizaciones sociales ante el Comité del Pacto de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (DESC), de las Naciones Unidas.

En Colombia el 10 por ciento de la población más rica del país gana cuatro veces más que el 40 por ciento más pobre.

>> Colombia: Indígenas Wayúu a más de 300 días de lucha pacífica

En un país como Chile, regido bajo la economía del libre mercado, la cifra de pobreza asciende a casi el 27 por ciento de la población, un 15 por ciento más que las cifras oficiales ofrecidas en 2015 por el gobierno de Michelle Bachelet. 

Según el estudio de la Fundación Sol, "Pobreza y fragilidad del modelo chileno", los números reflejados “ponen en jaque la premisa de que el modelo de mercado ha sacado al país de la pobreza extrema”. 

Consideran que el modelo chileno no ha sido tan exitoso como hacen creer,  “porque hay muchos hogares en Chile que están bajo una pobreza profunda” y que en un modelo como el chileno, si se le retirara la ayuda estatal (a los ciudadanos más desfavorecidos), “el mercado no podría sacar a los chilenos de manera masiva de la pobreza”.

Panamá, con un crecimiento de su Producto Interno Bruto (PIB) en 2015, no ha superado la brecha que divide a ricos y pobres. Un 25 por ciento de la población panameña no tiene servicios sanitarios, un cinco por ciento no tiene agua potable, un 11 por ciento sufre de desnutrición y otro 11 por ciento vive en casas con pisos de tierra.

En el índice de desarrollo humano de la ONU Panamá pierde 20 puntos cuando se incluye el impacto de la desigualdad en la medición.


Buscando alternativas

A diferencia de estos países, otros gobiernos de América Latina apuestan a una equitativa distribución de los recursos del Estado. A pesar del permanente asedio económico y financiero al que son sometidos, países como Venezuela, Cuba o Bolivia han demostrado que sí es posible una administración y distribución justa de las riquezas.  

Según la FAO, en Venezuela, menos del cinco por ciento de la población se encuentra por debajo de la franja de subnutrición.

Cuba en 2014 recibió un reconocimiento especial de la FAO por haber erradicado en un 100 por ciento el hambre, convirtiéndose la isla en un referente para la institución para “seguir hasta la meta regional y global de lograr hambre cero”. 

Por su parte, Bolivia ha logrado reducir la pobreza extrema bajó de 38,3 por ciento a 17, 8 por ciento entre 2005 y 2014 y, según datos respaldados por organismos internacionales, la clase media aumentó de un millón de ciudadanos a 2,6 millones de ciudadanos. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.