• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Los temas dialogados están relacionados con justicia, protección individual, derechos humanos, medio ambiente y relación del campo con la ciudad.
    En Profundidad

    Los temas dialogados están relacionados con justicia, protección individual, derechos humanos, medio ambiente y relación del campo con la ciudad.

Tras intensas jornadas de protestas los mingueros lograron sentarse a dialogar con el Gobierno colombiano, y luego de dos semanas de paro, alcanzaron un acuerdo definitivo para la instalación de una mesa de negociaciones.

El paro agrario que se realizaba en Colombia desde el pasado 30 de mayo, llegó a su fin este domingo 12 de junio luego de que los manifestantes alcanzaran un acuerdo definitivo con los ministerios de Interior y Agricultura.

El pacto entre los participantes de la Minga Nacional Agraria, Campesina, Étnica y el Gobierno colombiano establece la instalación de una mesa de negociaciones entre las partes para el próximo 17 de junio, en la que estarán presentes los ministros y viceministros de Agricultura, Interior, Ambiente y Vivienda, así como el Departamento Nacional de Planeación.

El vocero nacional del Congreso de los Pueblos, Alberto Benavides, destacó la gran organización del pueblo y aseguró que "la minga y el paro han servido como un proceso de pedagogía, porque se está viviendo en Colombia un proceso de alistamiento para la firma de los acuerdos en La Habana".

¿Por qué inició el paro?


Los campesinos e indígenas colombianos organizaron una gran jornada de paro nacional para manifestar en contra de la falta de cumplimiento de los compromisos adquiridos por el presidente Juan Manuel Santos en 2014, durante la Cumbre Agraria de entonces.

Miles de ciudadanos se vieron involucradas en esta actividad con la que además se rechazaron las políticas gubernamentales que responden a los Tratados de Libre Comercio, expresadas en el Plan Nacional de Desarrollo (PND) y que pone en venta los recursos estratégicos de la nación.

Los campesinos e indígenas mostraron su rotundo rechazo a  la Ley de Zonas de Interés de Desarrollo Rural, Económico y Social (Zidres), instrumento a través del cual se legalizaría la acumulación irregular de predios (con antecedentes de baldíos) por parte de empresas nacionales y extranjeras, causando efectos negativos en términos de concentración y expropiación de tierra.

"Con este paro queremos hacerle un llamado al presidente de Colombia para que cumpla con los acuerdos a los que se comprometió (...)  en los temas de tierra, territorio y soberanía, que hablan básicamente de una nueva visión integral del territorio, de una manera integrada hacia la defensa de la madre", dijo el ambientalista y líder comunal en Bucaramanga, Jimmy Moreno.

Asimismo, el activista destacó que actualmente las acciones del Gobierno han estado dirigidas por una política de despojo, de negarle al campesino su derecho al territorio.

 

>>Protestas de la Minga Agraria y el acuerdo de paz de las FARC

Lo que se logró


Según informó el Gobierno colombiano, los temas dialogados y acordados están relacionados con justicia, protección individual, paz, participación, garantías, derechos humanos, víctimas, pueblos indígenas, campesinos, comunidades afrodescendientes, medio ambiente y relación del campo con la ciudad.

De acuerdo a lo pactado, las partes revisarán cada una de las licencias para explotación minera que se han  dado hasta ahora en ese país y además se harán más controles para que el Gobierno colombiano no siga entregando grandes extensiones de terrenos para la explotación minero-energética.

Asimismo, en el diálogo entre los mingueros y la representación gubernamental se acordó la instalación de una mesa temática de negociación, que iniciará el próximo viernes 17 de junio en la sede del Ministerio de Interior en la ciudad de Bogotá.

Se prevé que en este primer encuentro  se establezcan las bases para la discusión de las grandes temáticas: ordenamiento territorial, sistema de participación ciudadana, políticas de seguridad y justicia, políticas minero-energéticas y políticas agrarias.

El ministro del Interior colombiano, Juan Fernando Cristo, aseguró que “el trabajo que se pueda hacer con las comunidades indígenas y campesinas nos permitirán garantizar una paz estable y duradera acabando con la desigualdad. Falta aún mucho por hacer. Queremos avanzar de manera decidida pero a la vez seria y responsable con acuerdos que se puedan cumplir".

>>Medios de comunicación colombianos satanizan la Minga Agraria

Lo que se espera


La Minga Nacional Agraria, Campesina, Étnica y Popular es una ventana que deja ver la nueva Colombia que se configura con los avances del proceso de paz entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) en La Habana - Cuba.

Esta gran protesta representa otra experiencia histórica que enriquece la lucha popular y democrática de Colombia.

Benavides, destaca que están satisfechos con lo pactado este domingo y que así como se logró este acuerdo, velarán por su fiel cumplimiento.

"El lograr una serie de acuerdos que generaron una ruta de diálogo demuestra la capacidad de la cumbre agraria y de los sectores populares de construir una dinámica de participación directa de la sociedad para construir la paz digna y con justicia social en Colombia", añadió.

Asimismo, Benavides señaló que a pesar de que muchos de los acuerdos están relacionados con lo que se acordó en 2014 (incumplido por el Gobierno), en esta oportunidad se han establecido una serie de garantías de cumplimiento, hecho que se refuerza con la discusión directa con altos funcionarios gubernamentales.

"Los mínimos de cumplimiento están directamente establecidos, pero también, quienes dialogaron fueron directamente las dependencias que tienen que ver con los acuerdos, porque de no ser así hubiésemos terminado trabajando con equipos técnicos o delegados sin capacidad de decisión", resaltó.

 

Por su parte, el corresponsal de teleSUR en Colombia, Vladimir Carrillo, señaló que los manifestantes han dejado claro que hasta que no se solucionen los problemas de tierra Colombia no tendrá una paz estable y duradera.

En relación a esto, destacó que los mingueros afirmaron enfáticamente que en caso de que no se dé el cumplimiento de los acuerdos logrados, "estarán las calles y las movilizaciones para exigir que el Estado por fin le cumpla a los campesinos, a las comunidades indígenas y afrodescendientes".

Cifras fatales


Estas dos semanas de paro y protestas, en las que más de 100 mil personas se manifestaron en siete puntos de Colombia, estuvieron marcadas por acciones violentas y represivas por parte de las autoridades y grupos paramilitares de Colombia.

Los escuadrones de "seguridad" ejercieron la más brutal represión contra los manifestantes, lo que ocasionó la muerte de tres personas, lesiones en 181 ciudadanos y otros tres quedaron privados de libertad.

Según el analista Horacio Duque, estas brutales represiones pusieron al desnudo el carácter reaccionario del Estado y sus instituciones.

 

Ataque a los derechos humanos


Aun cuando se firmó el acuerdo, el Congreso de los Pueblos destaca la marca que deja esta minga en cuanto a la violación de los derechos humanos.  

"La presencia y actuación del Ejército Nacional en cada punto de la Minga, además de violentar la constitución y la ley, jamás fue explicada por el Gobierno, dejando no solo preocupación por las implicaciones que tiene el hecho mismo de militarizar la protesta social, sino también por el destino y uso futuro, de la información que permanentemente recolectó el personal militar que intervino", indica la organización en un boletín. 

"Quedan también grandes desafíos frente al balance que en materia de derechos humanos ha presentado la Minga; entre ellos, evitar que pasen al olvido y a incrementar las cifras de impunidad, el asesinato de tres compañeros y la brutal represión y persecución contra las comunidades que exigieron del gobierno el cumplimiento de viejos compromisos. Y por otro lado, garantizar la libertad de quienes han sido criminalizados y encarcelados o pueden serlo, por ejercer el derecho a protestar".


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.