• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El presunto autor de los crímenes fue detenido por las autoridades en Bogotá, capital de Colombia, donde permanece actualemente.

El presunto autor de los crímenes fue detenido por las autoridades en Bogotá, capital de Colombia, donde permanece actualemente. | Foto: Prensa Latina

Publicado 4 mayo 2018

Ambos hechos serían cometidos en departamentos estratégicos del país suramericano durante sus respectivas campañas presidenciales.

El ciudadano Raúl Gutiérrez afirmó este viernes que fue contratado por un grupo de ultraderecha colombiano para asesinar al candidato presidencial Gustavo Petro y al líder de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC), Rodrigo Londoño, conocido como Timocheko.

Gutiérrez permanecía residenciado en Estados Unidos (EE.UU.) y fue detenido en marzo pasado en Bogotá (capital colombiana), quien confesó a las autoridades que fue contactado para realizar el doble atentado en departamentos estratégicos del país suramericano.

"Venía a cometer atentados en Colombia contra la Embajada de Cuba en Bogotá, el líder Timochenko y Gustavo Petro", dijo Gutiérrez durante una entrevista a un medio local. 

Además, reveló que pertenecía a la coalición Movimiento Justiciero 51, grupo delictivo integrado por exresidentes cubanos que operan desde La Florida (EE.UU.).

Según detalles ofrecidos por Gutiérrez, primero realizaría un atentado contra el candidato del Movimiento Colombia Humana, Gustavo Petro, quien perfila como uno de los favoritos para los comicios presidenciales del próximo 27 de mayo.

Asimismo, la segunda orden era asesinar al miembro de la FARC, Londoño, lo haría en el departamento de Quindío, donde asistiría como parte de su gira por la campaña presidencial.

Desde el 12 de marzo, Gutiérrez se encuentra detenido en la cárcel de La Picota, tras confesar que ingresó al país por la frontera y creó un perfil falso de Internet, identificándose como integrante del grupo del autodenominado Estado Islámico (Daesh, en árabe) para despistar a las autoridades.

Finalmente, el mercenario afirmó que no revelará los nombres de las personas que presuntamente lo contrataron. "Si tengo que pagar por eso, lo acepto, pero no iba a atacar a los norteamericanos", concluyó.

>> FARC denuncia que CNE congela recursos para campaña electoral


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.