• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Una de las miles de familias refugiadas en el Valle de Bacá, en el Líbano.

Una de las miles de familias refugiadas en el Valle de Bacá, en el Líbano. | Foto: AP | Referencial

Publicado 19 junio 2015

El Líbano acoge alrededor de 1,5 millones de refugiados sirios, país que sufre su propia crisis económica y todavía espera que los donantes internacionales cumplan su promesa de enviar más ayuda.

El Ramadán -que empezó este jueves y hasta el 17 de julio, es la celebración más importante de los musulmanes, y para los refugiados que se encuentran en el campo de la ciudad sureña de Anjar, conocido como el Valle de Becá, esta fecha les provoca tristeza.

Una refugiada de nombre Zeinab, que vino al Líbano desde la provincia de Idlib con su marido Bassam, dijo que solía dar la bienvenida al mes sagrado con alegría en los días en que la familia podía permitirse el lujo de preparar una buena comida.

"El año pasado, cuando llegó el Ramadán, no lo sentimos (en términos monetarios). Este año la familia siente el aumento de los costos asociados con la fiesta", dijo.

Bassam por su parte indicó que debido a la situación en Siria hay presión por los costos y señaló el estado de ánimo de su familia.

"No hay alegría para nosotros en este Ramadán, porque no existen condiciones para celebrar."

A medida que la guerra en Siria se prolonga por más de cuatro años, los refugiados se sienten cada día con menos esperanza. Con cada saludo de "Ramadán Kareem" (bendiciones que se intercambian durante el mes) son rápidos en responder: "Esperemos que el próximo será en Siria."

Otra historia, la de Umm Rahaf, quien huyó de Siria con su esposa e hija, es aún más impactante.

Rahaf, de 42 años, apareció demacrada y agobiada por la situación de su familia y el segundo día de Ramadán fue desolador. "¿Cómo voy a vivir, no lo sé", dijo. "Si no hay ingresos, no podemos celebrar el Ramadán. ¿Lo pasaremos con hambre? "

"No vamos a sentir ninguna alegría, este Ramadán es diferente de los anteriores", dijo.

En el primer día, Rafah preparó un plato de lentejas con arroz y ensalada. Este no fue el iftar que ella esperaba, y menos después de todo un día de ayuno. Ella quería una comida para invitar a sus vecinos para disfrutar con ella la celebración religiosa.

"Mañana, cuando llegue el Eid y alguien nos visite, ¿qué voy a ofrecerles?", Preguntó, en referencia a Eid al-Fitr. que marca el final del mes de ayuno. ¿"Un vaso de agua?", se preguntó.

En Contexto

Siria es escenario de un conflicto armado desde mediados de marzo de 2011 -respaldado por Estados Unidos y sus aliados occidentales- en el que han perdido la vida más de 230 mil personas, según el Observatorio Siria de Derechos Humanos (OSDH).

¿Sabías que?: El Iftar se refiere a la comida nocturna con la que se rompe el ayuno diario durante el mes del Ramadán, y se hace de manera comunitaria

El Ramadán es el noveno mes del año lunar de los mahometanos, quienes durante sus 30 días observan riguroso ayuno. Además del inicio, el Ramadán tiene otras dos fechas importantes: La Noche del decreto (Lailat el Qadr) y el Aid el Fitr, que es el día en que finaliza el ayuno y que este año coincide con el 17 de julio. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.