• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Especialistas aseguran que gane la opción que gane, las cosas no serán fáciles para el país heleno.

Especialistas aseguran que gane la opción que gane, las cosas no serán fáciles para el país heleno. | Foto: EFE

Publicado 5 julio 2015

Par el Gobierno griego, se trata de decir “no” a las medidas de recorte social que proponen sus acreedores, mientras que para la UE, se trata de un voto a favor o en contra del euro.

Los dirigentes de la Unión Europea (UE) esperan con expectación los resultados del referendo que se lleva a cabo este domingo en Grecia, el cual podría tener importantes consecuencias para el futuro del bloque regional.

Lea aquí→ Grecia: proceso electoral se desarrolla con total normalidad

A través de este proceso, los griegos deciden si aceptan o no el acuerdo propuesto por los acreedores internacionales (rechazado por el primer ministro Alexis Tsipras), que exige más recortes sociales a cambio de dar “ayuda” a Grecia.

En relación a esto, el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, asegura que lo que se juega en este referendo no es la última propuesta de los acreedores sobre el rescate de Grecia, sino el futuro de ese país en la UE, algo desmentido en reiteradas ocasiones por Tsipras. 

Asimismo, exhortó al pueblo heleno a votar por el “sí”, porque al hacerlo, “lanzarán un mensaje de que quieren seguir con la eurozona y la familia de la Unión Europea”, al tiempo que señaló que votar por el “no”, significaría que “Grecia dice no a Europa”.

Juncker añadió que gane la opción que gane, las cosas no serán fáciles para el país heleno, “incluso si hay un 'sí', tendríamos que afrontar una negociación difícil".

Vea también→ Medios de comunicación griegos manipulan y crean pánico

En torno al ambiente, el investigador del Instituto Alemán de Política Exterior (DGAP), Julian Rappold, asegura que aunque los dirigentes europeos que negocian con Atenas intentan mostrarse tranquilos, realmente están preocupados, en especial la jefa de Gobierno de Alemania, Ángela Merkel, porque la posible salida de Grecia de la zona euro, representaría un fracaso de la política impulsada por la canciller alemana desde hace años.

Merkel "no va a querer que se diga que echó a los griegos del euro", debilitando así a toda la Unión, agregó Rappold.

Vea aquí→ Gobiernos europeos apoyan campaña de miedo en Grecia

En contexto
Desde su llegada al poder, Tsipras se ha opuesto a las presiones del Fondo Monetario Internacional, el Banco Central Europeo y la Comisión Europea que implican recortes presupuestarios a la inversión social, especialmente relacionados con los servicios públicos del país (reducción de pensiones, salarios, presupuesto de educación, salud, entre otros).
En 2010 cuando Grecia era gobernada por partidos conservadores, la UE y el FMI concedieron al país un paquete de “rescate” de más de 240 mil millones de euros para solventar su economía, lo que significó la aplicación de recortes sociales que ahogaron a los griegos.
Este plan de “rescate” lejos de beneficiar al pueblo heleno, sólo rescató a los bancos franceses y alemanes, tal y como lo demostró el informe preliminar del comité de la verdad sobre la deuda pública en Grecia presentado por el Parlamento de ese país, que la calificó como ilegal, ilegítima, abominable e insostenible. 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.