• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La nueva información confirma que el espionaje de la NSA resultó más amplio de lo que se pensaba y pudiera tensar las relaciones entre Brasilia y Washington.

La nueva información confirma que el espionaje de la NSA resultó más amplio de lo que se pensaba y pudiera tensar las relaciones entre Brasilia y Washington. | Foto: Cuba Debate

Publicado 4 julio 2015

Las revelaciones de WikiLeaks se dan a pocos días del encuentro de la mandataria brasileña y el presidente estadounidense, Barack Obama en la Casa Blanca. 

Este sábado el portal WikiLeaks y el diario The Intercept publicaron nuevas evidencias del espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadounidense contra 29 miembros del Gobierno de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, incluyendo el teléfono del avión presidencial.

Se conoció que además de Rousseff, la nueva lista de objetivos de la NSA incluye al secretario ejecutivo Nelson Barbosa, del Ministerio de Hacienda; Luiz Awazu Pereira da Silva, un alto funcionario del Banco Central de Brasil y Luiz Eduardo Melin de Carvalho e Silva, exJefe de Gabinete del Ministerio de Finanzas.

En la lista también figuran el jefe de economía y finanzas del Ministerio de Relaciones Exteriores, Luis Antonio Balduino Carneiro; el exministro de Asuntos Exteriores y embajador en Estados Unidos, Luiz Alberto Figueiredo Machado; y Antonio Palocci, quien anteriormente se desempeñó como Jefe de Gabinete y ministro de Hacienda, tanto de Dilma, como durante el Gobierno del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Lea también → Brasil y Europa tenderán cable submarino para evitar espionaje de EE.UU.

El Dato: Destaca que la mayoría de los funcionarios presentes en la lista son altos responsables políticos y de asuntos financieros y económicos de Brasil. 

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, afirmó en la página que las revelaciones de este sábado demuestran que Estados Unidos "tiene un largo camino por recorrer para demostrar que la vigilancia a los gobiernos ‘amigos’ ha terminado".

Si la presidenta Rousseff quiere ver más inversión estadounidense en Brasil como resultado de su reciente viaje, ¿cómo puede asegurar a las empresas brasileñas que sus homólogos estadounidenses no tendrán la ventaja proporcionada por esta vigilancia?", cuestionó Assange.

Contexto 
El Congreso de Brasil advirtió el pasado 4 de abril que el país aún sigue vulnerable al espionaje de Estados Unidos, dado que "no está preparado" para 
interceptar intromisiones telefónicas extranjeras, por lo que propuso una nueva legislación para contrarrestar el problema. 
En un informe, el Senado detalla la investigación hecha a la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA) que revela la intervención telefónica y de correos electrónicos de brasileños, incluyendo el de la presidenta Dilma Rousseff. 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.