• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La medalla de plata del clavadista mexicano Germán Sánchez en Río 2016 se ha deteriorado.

La medalla de plata del clavadista mexicano Germán Sánchez en Río 2016 se ha deteriorado. | Foto: Germán Sánchez / Mexsport

Publicado 24 mayo 2017

Medallas entregadas durante los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro se están deteriorando. El COI y los organizadores de las justas planean reemplazarlas con nuevas preseas.

Más de 100 atletas de todas partes del mundo aseguran que las medallas que ganaron en los Juegos Olímpicos de Río se han deteriorado.

Entre los deportistas con medallas defectuosas se encuentra Kyle Snyder, quien se convirtió en el luchador estadounidense más joven de la historia en subir a lo más alto del podio.

>> Marcha de 50 km sigue en programa de atletismo de JJ.OO.

Figuran también en el grupo Helen Maroulis, otra estadounidense que se proclamó campeona olímpica en lucha. Kerri Walsh Jennings, estrella estadounidense del vóleibol de playa, dijo que su medalla de bronce se ha oxidado y se están rompiendo.

Algunos atletas devolvieron sus medallas y deberán esperar entre tres y cuatro semanas para que sean restauradas por la Casa da Moeda -organismo brasileño encargado de elaborar las medallas-.

Las medallas se han deteriorado, muchas de ellas se hacen pedazos, literalmente. Tal es el caso, de los ganadores del distintivo de plata.

Esta medalla tenía una pureza de 92 por ciento, el resto se completo con sobrantes y residuos. 

El Comité Organizador de los Juegos planeó hacer unas “medallas ecológicas” hechas con materiales reciclados; sin embargo, es evidente que algo no tomaron en cuenta.

El portavoz de Río 2016, Mario Andrada, expresó que las autoridades han confirmado problemas que cubren entre el 6 y 7 por ciento de las medallas.

>> Atleta subasta su medalla para salvar la vida de un niño

Walsh Jennings, quien obtuvo tres preseas doradas en Juegos Olímpicos anteriores, indicó que sus preseas presentaban varios golpes porque no dudaba en permitir que la gente las tocara o se las colgara al cuello. Sin embargo, la voleibolista no contempla la posibilidad de dejar guardadas las medallas, pues consideran que éstas inspiran a la gente.

“Me han ofrecido reemplazarlas, no estoy segura de que quiera hacerlo”, manifestó Jennings a la AP. En cuanto al motivo, reveló que era “100 por ciento de índole sentimental”.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.