• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Soldados de la ONU, encargados de la distribución de alimentos en cinco de los 21 puntos que la organización, están implicados.

Soldados de la ONU, encargados de la distribución de alimentos en cinco de los 21 puntos que la organización, están implicados. | Foto: El País

Publicado 25 mayo 2016

Tanto la Fuerza Interina de la ONU para el Líbano (Unifil) como el Ministerio de Economía libanés investigan el fraude que ha reportado más de cuatro millones de euros de ganancia.

En la sede de la Fuerza Interina de la Organización de las Naciones Unidas para el Líbano (Unifil) se lleva a cabo una investigación interna por un supuesto fraude a causa de la reventa de raciones de comida destinadas para el uso exclusivo de las tropas.

>> La ONU investiga a cascos azules implicados en abusos sexuales

El Ministerio de Economía libanés, que inició una investigación para esclarecer la situación, fue informado por los ciudadanos que encontraron los productos en las estanterías de los supermecados de ese país.

Tanto Andrea Tenenti, portavoz de Unifil, como Alia Abbas, directora general del Ministerio de Economía, confirmaron el desarrollo de las investigaciones pero no aportaron mayores detalles.

“Unifil ha tomado las medidas apropiadas, que son internas a la misión y ello en estrecha coordinación con el Cuartel General de la ONU”, declaró mediante correo electrónico Tenenti.

>> ONU envía 60 camiones con provisiones a pueblos sirios

De 2006 a 2015, la empresa italiana Es-Ko ha logrado contratos multimillonarios que la habilitan para hacerse cargo de la compra y distribución de alimentos para abastecer a las tropas de Unifil.

Para operar en el Líbano esta empresa subcontrató a una empresa local que gestiona al personal que trabaja en la red de transporte de alimentos, que va desde el almacén central, situado en la localidad de Kasmiyeh y dentro de la zona de operaciones, hasta los 21 puntos de distribución que abastecen a unos 10 mil soldados que operan la misión de paz en Líbano.

Un empleado subcontratado por Es-Ko fue implicado en el fraude y sostuvo que la red fraudulenta estuvo activa desde 2010 hasta 2015. Los testimonios de seis trabajadores internacionales y locales de Unifil confirmaron las declaraciones del empleado de Es-Ko, las cuales inculpan a soldados internacionales a cargo de la recepción de comida en cinco puntos, de los 21, de distribución bajo el mando de los batallones de Italia, Ghana, Nepal, Malasia e Indonesia.

>> Refugiados sirios ocupan trabajos informales en el Líbano

De acuerdo a esos testimonios también se estima que la reventa ilegal deja una ganancia para los defraudadores de un mínimo de 13 mil euros por punto (14 mil 500 dólares), por lo que entre los cinco puntos descubiertos se calcula que los beneficios obtenidos en los últimos cinco años supera los 4 millones de euros (4,46 millones de dólares). 

Esto representa el 5,7 por ciento del presupuesto anual, de 14 millones de euros (15,62 millones de dólares) destinados a alimentar a los uniformados de Unifil. Este es el cálculo de solo un período de cinco años y que los productos se vienen vendiendo desde hace décadas, según Munir G, vecino de Tiro, al sur del Líbano.

>> ONU registra 44 casos de abusos sexuales de cascos azules

En contexto

Los seis trabajadores que brindaron testimonio indicaron que este fraude se trata de un sistema enraizado, puesto que los soldados a cargo de la recepción de alimentos en cada punto de distribución son relevados cada cuatro o seis meses. Esta rotación implica a un mínimo de 50 cascos azules en el período de 2010 al 2015.

Informes confidenciales de la ONU filtrados por WikiLeaks denunciaron casos de fraude en años anteriores a este período en la misión. “La investigación valora en 1,5 millones de dólares [1,35 millones de euros] las pérdidas estimadas”, se lee en el documento interno de 2007 filtrado y que contiene información relativa a la reventa ilegal de suministros para las tropas a comerciantes locales libaneses. Según este informe, el patrón del fraude ya había sido detectado en 2006 y luego en 2009 por la auditoría que se realizó ese año.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.