• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El sospechoso de la masacre al momento de su arresto en el vecino estado de Carolina del Norte.

El sospechoso de la masacre al momento de su arresto en el vecino estado de Carolina del Norte. | Foto: Reuters/Jason Miczek

Publicado 20 junio 2015

El arresto del perpetrador de la matanza de nueve afrodescendientes en Charleston, ha traído de vuelta el debate entre el trato que dispensa la Policía estadounidense hacia los sospechosos de crímenes de origen afrodescendiente, y aquellas personas de tez blanca. 

El pasado 17 de junio en la localidad de Charleston en el estado Carolina del Sur, (al sur de EE.UU.) un joven blanco de 21 años sospechoso de asesinar a nueve personas en una iglesia, y el cómodo arresto del victimario supone un contraste en la manera como son detenidos las personas blancas con aquellas afrodescendientes.

Es así como Dylann Roof, al momento de su arresto camina casi sonriendo acompañado por policías, mientras el afrodescendiente Eric Garner fue asesinado por asfixia de un agente policial en Nueva York (noreste de EE.UU.) sin poseer alguna arma o haber cometido una masacre como el joven Roof.

Una imagen colgada en la red social Twitter se volvió viral por la comparación entre los dos arrestos.

"Así es como se detiene a un hombre blanco que mató a 9 personas, y así es como se detiene a un hombre negro que vendía cigarrillos", dice el tuit publicado por el usuario Luke Tipoki, que ha despertado la indignación del evidente trato preferencial que reciben los sospechosos de crímenes que son de tez blanca.

 

El tuit es una foto de la detención del autor de la matanza de los nueve afrodesdencientes en Charleston, Dylann Roof, que camina provisto de chaleco antibalas, con las manos esposadas a la espalda, y escoltado por polícias que no parecen acompañar al sospechoso de un asesinato múltiple.

 

La foto de Roof contrasta con la imagen de la detención violenta del afrodesdenciente Eric Garner, quien murió asfixiado por un policía por vender cigarrillos.  

Racismo en EE.UU. golpea comunidad afrodescendiente

En Estados Unidos la violencia policial contra afrodescendientes se repite cada vez con más frecuencia.

El pasado jueves, el Departamento de Policía de la ciudad de Anniston, en Alabama (sur de EE.UU.), suspendió a dos tenientes después de revelar que ambos pertenecen a un grupo de supremacía blanca.

Por otro lado, un acto de brutalidad policial se registró también ese miércoles en el estado de Ohio. Un vídeo muestra el momento en el que un policía toma violentamente a una niña de 12 años de edad por el cuello y la empuja contra el vehículo patrulla.

Un día antes, un joven de 13 años de edad fue atacado por un policía con una pistola eléctrica en la ciudad de San Diego, estado de California, al oeste de EE.UU., tras supuestamente intentar escapar de su casa.
 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.