• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El presidente se mostró convencido de que los franceses esperan algo nuevo.

El presidente se mostró convencido de que los franceses esperan algo nuevo. | Foto: Reuters

Publicado 18 agosto 2016

El mandatario reconoció que los atentados, la lucha contra el terrorismo y las dificultades para conseguir un descenso creíble del desempleo son los principales problemas enfrentados durante su mandato.

El presidente de Francia, François Hollande, indicó que solo se presentará a la reelección en los comicios de 2017 si ve posibilidades de un nuevo triunfo. De hacerlo contempla un nuevo enfrentamiento con el expresidente Nicolas Sarkozy.

El jefe de Estado francés en un libro titulado Conversaciones privadas con el presidente reveló: "No optaré por la candidatura si, evidentemente, ello no puede traducirse en una posibilidad de victoria".

>> Hollande: El Daesh nos declaró la guerra

Fragmentos del texto de los periodistas Antonin André et Karim Rissouli, quienes entrevistaron al mandatario en numerosas ocasiones para confeccionar el material señalan que Hollande se mostró convencido de que los franceses esperan algo nuevo, lo que no quiere decir que él no pueda encabezar ese cambio.

Entre la publicación el actual mandatario evoca la dificultad de ejercer la presidencia: "Es duro, por supuesto que es duro. Es mucho más duro de lo que jamás había imaginado", comentó.

Asimismo, el presidente francés señala que en el caso de concurrir a las presidenciales previstas en abril y mayo del próximo año, a quien tendrá que enfrentarse "si no le ocurre nada" es a Sarkozy, su predecesor y líder de los republicanos.

"¿Es el mejor escenario para mí? Tiene más cualidades que los demás, pero también más defectos", comenta Hollande.

El jefe de Estado hace referencia a algunos de los principales problemas enfrentados durante el mandato (iniciado en 2012), como los atentados, la lucha contra el terrorismo y las dificultades para conseguir un descenso creíble del desempleo, que fue una de sus promesas.

>> Manuel Valls: No habrá un Guantánamo a la francesa

En el texto también hace comentarios sobre algunos miembros del Gobierno como el primer ministro, Manuel Valls, y el ministro de Economía, Emmanuel Macron, entre quienes se rumorea que existe cierta rivalidad.

El mandatario califica a Valls de "social-republicano" y a Macron de "social-liberal", y asegura que "al contrario de lo que algunos pueden pensar, no son rivales".

Hollande añade que fue en la semana de los atentados terroristas de enero de 2015 en París, que empezó con el ataque a la revista Charlie Hebdo, cuando se convirtió en presidente para mucha gente que no le había votado.

"Entonces -afirma- mostré que el país estaba dirigido. Dirigido por mí. El país estaba controlado. Hubo un momento en que todo podría haber basculado en el rencor y el odio. No ocurrió. Francia se descubrió a sí misma que tenía confianza en ella, sobre todo por el reconocimiento internacional de lo que ella y su presidente representan".

>> Francia apuesta por patrullas dinámicas contra el terrorismo


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.