• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
EL hallazgo permitirá entender el origen de la complejidad química en una incubadora de planetas alrededor de una estrella similar al Sol joven.

EL hallazgo permitirá entender el origen de la complejidad química en una incubadora de planetas alrededor de una estrella similar al Sol joven. | Foto: RT

Publicado 19 junio 2016

El hallazgo fue posible gracias al alto alcance del telescopio ALMA, ubicado en el desierto de Atacama, en Chile.

Un grupo de astrónomos, encabezado por la holandesa Catherine Walsh, ha detectado moléculas de alcohol metílico o metanol en las proximidades de la estrella TW Hydrae, la cual se encuentra a una distancia de 170 años de luz de nuestro planeta. Estas moléculas son indispensable para la formación de la vida.

>> Lo que deben hacer los científicos si hallan extraterrestres

El hallazgo de estas partículas en un disco planetario compuesto por gases y polvo que rodea la joven estrella fue posible gracias al potente telescopio ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), ubicado en el desierto de Atacama, en Chile.

"Encontrar metanol en un disco protoplanetario demuestra la capacidad única de ALMA para estudiar los depósitos de hielo orgánico complejo presentes en discos y, por primera vez, nos permite echar una mirada hacia atrás en el tiempo, al origen de la complejidad química en una incubadora de planetas alrededor de una estrella similar al Sol joven", afirmó Walsh.

Ryan A. Loomis, coautor del estudio, apuntó que encontrar el compuesto en estado gaseoso es un indicador inequívoco de los procesos químicos-orgánicos que se presentan en la primera etapa de formación de estrellas y planetas. Así pues, para este científico, el hallazgo tendrá un alto impacto sobre la comprensión de cómo se supone que se acumula materia orgánica en sistemas planetarios muy jóvenes.

Telescopio ALMA hizo posible el descubrimiento. tugentelatina.com

>> Pequeño cuasi-satélite acompaña nuestro planeta Tierra

EL DATO
La cosa más rápida que el ser humano conoce es la luz. Esta es capaz de viajar a una velocidad de 186 mil millas o 300 mil kilómetros por segundo en un espacio vacío. En sentido práctico, la luz puede viajar siete veces alrededor de la Tierra en un solo segundo.
Los astrónomos usan la medida un año-luz, la distancia que la luz puede viajar en un año, para medir qué tan lejos están los objetos en el espacio. En un año la luz viaja aproximadamente 5 billones 880 mil millas o 9 billones 460 mil kilómetros.
La estrella más cercana a nosotros está aproximadamente a 4,3 años-luz de distancia. Nuestra galaxia, la Vía Láctea, tiene en cambio un aproximado de 150 mil años luz de diámetro y la galaxia grande más cercana a ella, Andrómeda, está a 2,3 millones de años luz de distancia.

>> Descubren más de 100 planetas parecidos a la Tierra

>> Fotografía de la NASA revela que Marte no es completamente rojo

En contexto
Gracias al telescopio ALMA un equipo de astrofísicos, compuesto por profesionales de Japón, Suecia, Reino Unido y Alemania, ha encontrado oxígeno a una de las distancias más lejanas jamás encontrada: en la galaxia SXDF-NB1006-2, la cual está situada a 13 mil 100 millones de años luz de la Tierra.
Al parecer ese elemento químico parece estar ionizado por unas estrellas gigantes jóvenes, y el hallazgo puede permitir entender a los científicos sobre la "enigmática reionización cósmica" en la historia temprana del universo, lo que a su vez puede permitir entender qué desencadenó la formación de los primeros cuerpos celestes. 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.