• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
En el espacio hacían vida personas que organizaban actividades como talleres de danza, artes plásticas, teatro, música y literatura, así como exposiciones.

En el espacio hacían vida personas que organizaban actividades como talleres de danza, artes plásticas, teatro, música y literatura, así como exposiciones. | Foto: @plazarte.independiente

Publicado 27 diciembre 2017

Efectivos de seguridad de Colombia desalojaron de manera violenta a un grupo de artistas y activistas culturales en Medellín, Colombia. 

El Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) junto a la Policía colombiana desalojaron este martes el Centro Plazarte, la casa que durante nueve años fue el espacio de todos los artistas, músicos y nuevos creadores de Medellín y Colombia.

Desde tempranas horas de la mañana, los efectivos de seguridad hicieron uso excesivo de la fuerza al arrojar gases lacrimógenos, bombas de aturdimiento y balines de pintura a más de 80 personas que buscaban defender el lugar. 

 

Juan David Lasso, perteneciente a una organización social de la localidad, afirmó que la Policía llegó desde temprano en compañía del Esmad y ante la negativa de los ocupantes de desalojar la casa, usaron bombas de aturdimiento y agredieron a dos de sus compañeros.

"La casa está acordonada, no se puede entrar ni salir, tenemos todas las cosas tiradas en la calle. Nosotros queremos cumplir la normas pero sin atropellos", expresó Lasso.

La acción se realizó después de que un juzgado municipal ordenara el desalojo de la propiedad para restituírsela a su propietaria. 

>> Niños son víctimas en 80 % de casos de abuso sexual en Colombia

La representante legal de la organización cultural, María Clara Fonnegra, explicó que el inmueble sí pertenecía a una señora que también era artista y que hizo en el pasado una asociación con la corporación y con varios colectivos de la ciudad: 

"Pusimos unos aportes y ella puso la casa. Después de que nosotros la habíamos restaurado, pues el lugar llevaba siete años de abandono, (...) la señora por mala fe hizo la venta de la casa (después de que ya la había aportado a la corporación) a la Fundación Obra de Jesús Pobre", declaró.

>> FDIM: Mujeres colombianas deben ser escuchadas en proceso de paz

Explicó que en 2016 el colectivo complementó cinco años de posesión con justo título y, en el presente año, inició un proceso de pertenencia, hecho que los motivó a interponer una tutela el pasado 20 de noviembre como medida de amparo para la defensa de sus derechos fundamentales, lo que, a su vez, hacía improcedente el desalojo.

"La tutela no se ha resuelto y no nos quisieron dar las garantías. Tenemos proceso de pertenencia que está en curso y estamos inscritos como poseedores (...) Tenemos acción popular con 9.000 firmas que la respaldan y no quisieron escuchar tampoco a la ciudadanía",  aseveró Fonnegra.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.