• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El abogado Enrique Tineo explicó que la AN no puede destituir magistrados si no se consulta a los demás poderes del Estado.

El abogado Enrique Tineo explicó que la AN no puede destituir magistrados si no se consulta a los demás poderes del Estado. | Foto: teleSUR

Publicado 2 marzo 2016



El experto constitucionalista aseguró que el Poder Judicial de ese país no actuó ilegalmente al declarar nulo el pedido del Parlamento, con mayoría opositora circunstancial, para revisar la designación de magistrados.

El abogado constitucionalista Enrique Tineo Suquet aseguró en una entrevista para teleSUR que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela no incurre en una ilegalidad al declarar nulo el recurso de revisión de designación de magistrados presentado por la derecha de la Asamblea Nacional (AN), porque la Sala Constitucional desarrolló desde el 2000 su doctrina institucional y jurisprudencial enmarcada en la división de poderes, característica de los Estados democráticos.

Sobre la ahora llamada sentencia número siete explicó que un poder no se puede inmiscuir en las funciones de otro poder del Estado.

“Tenemos un problema como sociedad (cuando) nuestro sector de la oposición política del país carece de valores democráticos. Es renuente, rechaza la división de poderes”.

Recordó que esta postura no es actual sino desde hace 17 años, por lo que la Sala se ha visto obligada a emitir una serie de jurisprudencias en las que ratifican mediante la interpretación que en los Estados democráticos de derecho hay división de poderes.

Se trata de un valor expresado por la democracia y soberanía del pueblo de ese país suramericano, reflexionó el fundador del Grupo Comité de Defensores de la Constitución de Venezuela.

>> AN venezolana desafía al TSJ por fallo de revisión de magistrados

“No puede la Asamblea destituir a los magistrados si no se recetan los demás poderes, es decir, para destituir a un magistrado hace falta que otro de los poderes intervenga. En este caso (sería) el Poder Ciudadano por medio del Consejo Moral Republicano, instancia que califica que un magistrado o magistrada haya cometido una falta grave”.

Como ese Poder Ciudadano no está facultado para inmiscuirse en las competencias del Poder Legislativo, una vez que el Poder Moral determina que el magistrado o magistrada incurre en una falta grave, remite las actuaciones a la AN para que como cuerpo político tome la decisión de acordar o no la destitución.

Ratificó que la democracia en Venezuela funciona con contrapeso, pero la oposición venezolana “no ha querido entender y eso obliga a la Sala a que prácticamente cada año emita jurisprudencias interpretando los valores de nuestra Constitución”.

Tineo calificó de aberración política y desviación jurídica a la comisión que nombró la AN la cual, según ellos, está facultada para dejar sin efecto la designación de los magistrados, dado que la AN hace una revisión previa sobre las cualidades morales e intelectuales de los candidatos a la magistratura. Eso es lo que se conoce como intervención interorgánica previa. “No es que después el mismo Parlamento dirá nosotros la hicimos, yo la dejo sin efecto”, reflexionó.

Los magistrados forman parte de otro poder, el Judicial. Y el mecanismo constitucional, institucional y democrático para la destitución de un magistrado pasa por la calificación de la falta grave del Poder Moral y llevar posteriormente esa decisión a la AN.

La designación de un magistrado por parte de la AN es un acto político no administrativo “que se pueda echar para atrás” o se puede anular por sí mismo, al contrario, es un evento propio de la soberanía.

Determinó que los diputados de la oposición incurren en un error cuando hablan de "un efecto de la democracia", al contrario, es un reflejo de la soberanía, dijo Enrique Tineo.

>> Héctor Rodríguez: oposición venezolana no le interesa solucionar la coyuntura

“Lo que sucede es que la Constitución, como las del resto del mundo, se fundamenta en valores y uno de los valores fundamentales de la Carta Magna de Venezuela es considerar a esta como la norma suprema, porque en ella están condensados los valores de nuestra sociedad: complemento de la ley y el respeto a la división de poderes, lo que se conoce como los contrapesos democráticos”, indicó.

Lamentó que la oposición incurra en estos errores porque esto se ejerce desde el siglo XVII.

“Esos valores democráticos a los que me he referido están instaurados en el mundo occidental con las ideas de Montesquieu, que posteriormente se terminaron de materializar con la Revolución Francesa y es el fundamento jurídico y filosófico del liberalismo, corriente política donde navega la oposición venezolana”.

Analizó que esta conducta supera la capacidad de los abogados y los juristas, por lo que vislumbró que esta situación será un tema que tendrá que ser abordado por los psiquiatras, psicólogos, sociólogos, e incluso antropólogos.

“Estamos en presencia de unas bases de rechazo a los valores constitucionales de la oposición. Ha transcurrido el tiempo suficiente para que los políticos profesionales de la oposición se impregnen e internalicen los valores del texto fundamental, mientras eso no sea así estamos viviendo con problemas sociales de angustia, indeterminación de la justicia... le hacen un daño terrible al pueblo venezolano y la historia los juzgará por eso”, concluyó el abogado.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.