• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 17 junio 2015

Un analista político árabe considera que el encuentro en Ginebra sólo calmará la situación de manera disimulada, porque EE.UU. seguirá detrás de Arabia Saudita tratando de someter la resistencia yemení. 

Las negociaciones que se realizan en Ginebra, Suiza, para tratar de pactar una tregua humanitaria entre la resistencia yemení y las tropas leales al expresidente de esta nación árabe refugiado en Arabia Saudita, Abd Rabo Mansur Hadi, no ofrecerán una salida al conflicto, puesto que el gran responsable de todos los ataques que han sumido a Yemen en una profunda crisis humanitaria, es Estados Unidos (EE.UU.)

Aquí-→ Delegación yemení llegan a Ginebra para diálogo de paz.

Así lo informó el analista político Basem Tajaldine durante una entrevista en el programa Agenda Abierta de teleSUR, en Venezuela, donde informó que mientras EE.UU. no logre hegemonizar el 40 por ciento del crudo y el comercio que circula en Yemen, y no consiga controlar a la resistencia yemení mediante los ataques constantes de Arabia Saudita, no habrá una solución inmediata y definitiva al conflicto.

“A EE.UU. le interesa a través de sus lacayos (Arabia Saudita) llevar adelante sus intereses geopolíticos, tratando de volver a controlar naciones que se han sublevado, siguiendo la corriente de un grupo de naciones antiimperialistas que han mermado su alcance como potencia, por ejemplo China y Rusia”, dijo Tajaldine.

 

Traición de Mansur Hadi a su propio pueblo

De acuerdo a la intervención de Tajaldine, el supuesto gobierno yemení que se encuentra en exilio en Arabia Saudita, no fue desplazado por la resistencia, sino que “el propio Mansur Hadi fue el que renunció a la presidencia, y no sólo eso, sino que pidió a la coalición internacional que bombardeara a su propio pueblo, gracias a ello, más del 80 por ciento de los yemeníes viven una profunda crisis humanitaria.

Vea→ Arabia Saudita lanza 130 ataques sobre Yemen en 24 horas.

Para el analista, los ataques saudíes contra el pueblo yemení no son para defender al expresidente exiliado, sino que responden a intereses directos de EE.UU. e Israel, que apoyan a la coalición mediante financiamiento y dotaciones de armas prohibidas como bombas de racimo, fósforo blanco y bombas de neutrones, las cuales provocan severas complicaciones en la salud del pueblo yemení, sobre todo en los niños, a quienes los químicos destructores les causan daños neurológicos y mentales.

Tajaldine destacó que los hutíes (delegación de resistencia yemení) siempre han estado dispuestos a pactar con la ONU, mientras que los refugiados en Riad no querían desde un principio ir a pactar en Ginebra.

Explicó que los hutíes han logrado conquistar territorios de la misma Arabia Saudita, sobre todo en las zonas fronterizas, donde la mayor parte de los civiles se oponen a los ataques contra Yemen.

Vea esto- Tribus saudíes se unen a lucha de los yemeníes. 

Agregó que la resistencia en Yemen está unida al Ejército oficial y a líderes del movimiento popular Aransolá, en defensa de los intereses de toda la República.

 

El analista apuntó que la población total de Yemen, más de 20 millones de personas, no cuenta con los servicios básicos, viviendo en constante hostigamiento a causa de los bombardeos aéreos y la crueldad de las fuerzas saudíes, que destruyen todo a su paso.

Consideró que la intervención de la ONU en el conflicto hará que EE.UU. trate de calmar a la coalición internacional de Arabia Saudita de manera disimulada, en víspera del mes de Ramadán que comenzará este jueves, pero más inmediato que tarde, auspiciará nuevamente el conflicto.

Pulse aquí-→ Yemen: bombardeo en centro histórico de Saná dejó cinco muertos.

Tajaldine aplaudió la proeza de los hutíes por su ímpetu al no sometimiento extranjero, pues han logrado expulsar de las fronteras arábigas a líderes de Al Qaeda, también financiados y apoyados por Estados Unidos.

Por último, enalteció la lucha de la resistencia yemení al oponerse no sólo a la injerencia, sino a la misma traición del expresidente Mansur Hadi y sus consecuencias, que “no lograrán sublevar su lucha”, señaló.

Contexto:

El pasado 26 de marzo, Arabia Saudita comenzó una ofensiva aérea contra Yemen sin el respaldo de las Naciones Unidas, pero con el apoyo financiero de EE.UU., en un intento por restaurar en el poder al expresidente fugitivo Abdu Rabu Mansur Hadi, un fiel aliado de Riad.

El conflicto en Yemen, estalló a mediados de marzo, agravando la crisis humanitaria. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló recientemente que casi 20 millones de yemeníes no tienen acceso a atención médica: 53 centros de salud están cerrados y la desnutrición va en aumento. Aproximadamente un 80 por ciento de la población necesita asistencia humanitaria urgente.


 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.