• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La decisión gubernamental fue rechazada por la oposición y los familiares de las víctimas.

La decisión gubernamental fue rechazada por la oposición y los familiares de las víctimas. | Foto: vocfm.co.za

Publicado 25 junio 2015

El descargo del Vicepresidente de Sudáfrica y el jefe de la Policía de ese entonces, fue leído por el presidente sudafricano Jacob Zuma.

El vicepresidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, fue absuelto por una comisión especial de la responsabilidad por la masacre policial de 34 mineros en huelga en la mina Marikana.

Ocurrido el 16 de agosto en Lonmin, provincia al noroeste de Sudáfrica, el hecho dejó a otras 250 personas heridas y significó la agresión más feroz desde el fin del apartheid racial (17 de junio de 1991).

El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, leyó un resumen del informe de 600 páginas en la televisión, diciendo que “el incidente Marikana fue una tragedia terrible que no tiene cabida en una democracia."

Ramaphosa fue miembro de la junta Lonmin en ese momento y ha sido acusado de alentar la acción violenta de la policía.

"La comisión ha encontrado que no se puede decir que el Sr. Ramaphosa fue la causa de la masacre, y las acusaciones contra él son infundadas."

Por otra parte, también se descargó al ministro de la Policía de ese entonces, Nathi Mthethwa, medida que ha decepcionado a los familiares de las víctimas.

Vea → Sudáfrica: Al menos 100 hombres quedan atrapados en mina de oro

"La comisión encontró que el ejecutivo (Mthetwa) no jugó ningún papel en la decisión de la policía para poner en práctica la operación táctica, el 16 de agosto de 2012."

Por su parte, los Luchadores por la Libertad Económica (EFF, por su sigla en inglés) rechazaron el informe y expresaron su "profunda tristeza, decepción y sorpresa".

"En esencia, 34 mineros fueron masacrados a la vista del mundo y no hay ninguna recomendación de la acción penal y alguien a rendir cuentas”, agregó el grupo.

En Contexto

Las protestas iniciaron el 10 de agosto de 2012, en reclamo de mejoras salariales y laborales. Durante los próximos seis días, los mineros fueron reprimidos por la Policía con municiones, dejando un saldo de 34 muertos y 250 heridos.

Los mineros trabajaban para la empresa minera Lonmin Platinum.

Lea también → Tribunal sudafricano impide a mandatario sudanés salir del país


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.