• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los grupos paramilitares son una amenaza para el proceso de paz.

Los grupos paramilitares son una amenaza para el proceso de paz. | Foto: HispanTV

Publicado 20 mayo 2016

Periodistas y senadores advierten que en medio del Proceso de Paz las autodefensas han retomado zonas del país. 
 

El paramilitarismo se reorganiza en Colombia mientras el Gobierno y la Fuerza Armada Revolucionaria de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) avanzan en el proceso de paz, advirtió el periodista y escritor colombiano Alfredo Molano Bravo. 

En una de sus columnas señaló que "las denuncias y evidencias sobre la reorganización de los paramilitares son cada vez más sonoras y tangibles".

>> Paramilitarismo en Colombia no garantiza una paz sostenible

Agregó que se mueven uniformados y armados, como lo hacían antes, aunque quizá sin tanta protección de la fuerza pública, en el norte de Urabá, en el sur de Tolima, el sur del Cauca, en Putumayo y en Nariño. 

"El Gobierno no lo ignora y no puede desentenderse de la amenaza que pesa sobre los acuerdos de La Habana”, escribió. 

Por su parte, el senador Iván Cepeda también detalló en declaraciones recientes que el accionar de estos grupos se está dando en Planadas, El Castillo, Granada, San Vicente del Chucurí y Santander. 

>> Colombia: Padre Giraldo advierte que paramilitarismo sigue vivo

Las afirmaciones las hizo después de visitar esas poblaciones y dialogar con alcaldes y líderes sociales. 

Medios locales señalan que las autodefensas, con diferentes nombres, han retomado zonas del país y, por si fuera poco, senadores como Cepeda, Claudia López y el político Gustavo Petro han recibido amenazas del grupo Águilas Negras. 

Ésa organización fue la misma que amenazó con una escalada sangrienta a la población de Sincelejo por no acatar el paro armado decretado por ellos para el 1 de abril. 

>> Denuncian presencia paramilitar al noreste de Colombia

La exsenadora colombiana y defensora de los derechos humanos, Piedad Córdoba, es otra de las personas que viene denunciando la presencia de los paramilitares y los asesinatos de 112 integrantes del movimiento social Marcha Patriótica durante los últimos dos años. 

La presencia paramilitar evidente y el asesinato de líderes sociales, le resta credibilidad a los acuerdos y mina la confianza. Por eso exigimos al Gobierno Nacional garantizar que no se siga el genocidio contra Marcha Patriótica;  que aquí en Colombia se pueda hacer política  sin armas y que no se nos mate y se nos persiga a quienes defendemos el derecho a la vida y el derecho a pensar diferente. Si ya nos están matando sin terminar de firmar los acuerdos, cómo será cuando se firme la paz”, dijo Córdoba. 

En contexto 
El Clan Úsuga, un grupo narcoparamilitar de Colombia autodenominado "autodefensas gaitanistas", ha realizado paros armados en distintos departamentos de la nación este año. El último fue en abril en 6 de los 32 departamentos de la nación, donde el 63 por ciento de los actos delictivos fueron en contra de la población civil que busca proteger sus tierras, 27 por ciento en contra de la fuerza pública y el 10 por ciento en contra de las infraestructuras. 
El llamado "paro armado" sembró el miedo y revivió la sombra del paramilitarismo que el Gobierno insiste en no reconocer con ese nombre. 
Durante los tres primeros años del Gobierno de Álvaro Uribe Vélez, entre 2002 y 2005, más de un millón de campesinos fueron desplazados por los llamados escuadrones de la muerte. 
Entre 2002 y 2010, los ocho años de gobierno de Uribe Vélez, 61 parlamentarios fueron condenados por vínculos con el paramilitarismo, todos de la coalición de Gobierno. En ese período hubo 4 mil casos de falsos positivos y el Departamento de Seguridad (DAS) fue utilizado para perseguir a la oposición y para armar complots contra el sistema judicial. 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.