• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Luego de 54 años, la bandera estadounidense volvió a ondear en suelo cubano.

Luego de 54 años, la bandera estadounidense volvió a ondear en suelo cubano. | Foto: Archivo

Publicado 20 julio 2016

Pese a que Cuba reconoce los avance en la normalización de las relaciones bilaterales, recalca que temas tan sustanciales para el país como la anulación del bloqueo aún no se ha tocado.

Estados Unidos rompió formalmente sus relaciones diplomáticas con Cuba en enero de 1961 a fin de derrocar la Revolución cubana. Más de medio siglo después, el 17 de diciembre de 2014, el presidente estadounidense Barack Obama reconoció el fracaso del bloqueo económico y comercial contra la nación antillana. Ese mismo día, él y su par cubano, Raúl Castro, anunciaron la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas.

>> Estados Unidos reabre oficialmente hoy su embajada en Cuba

El primero de julio de 2015, la Cancillería cubana confirmó la reapertura de las misiones diplomáticas en los dos países y el completo restablecimiento de las relaciones diplomáticas el día 20 de ese mes, momento en el que se inauguró al embajada de Cuba en EE.UU. y también se iniciaron las operaciones de ambas misiones.

“No se necesita un localizador satelital para darse cuenta que el aislamiento mutuo y la separación de Estados Unidos y Cuba no era el camino correcto y que ha llegado el momento de ir emprendiendo una dirección más prometedora”, reconoció Kerry durante la ceremonia.

El 14 de agosto de 2015, por primera vez en 54 años después de que las relaciones diplomáticas entre ambas naciones se enfriaran, la bandera estadounidense empezó a ondear en la embajada de la mayor de las Antillas. En esa ocasión, en una ceremonia oficial de apertura de la sede diplomática en La Habana, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, destacó la importancia de que Cuba y Estados Unidos avanzaran en la normalización de sus relaciones.

Tras asegurar que el próximo mandatario estadounidense -sea demócrata o republicano- no echaría por la borda los alcances logrados en esta materia y daría continuidad al proceso iniciado; Kery valoró que la reapertura de las embajadas haría más fácil la labor de los funcionarios de ambos países para avanzar en sus relaciones.

>> Acercamiento entre EE.UU. y Cuba no borra el dolor

A un año después de la reapertura de la embajada estadounidense en Cuba y en el contexto de la normalización de las relaciones bilaterales, ambas naciones han emprendido acciones como la cooperación para la conservación y el manejo de áreas marinas protegidas, protección del medio ambiente, el restablecimiento del correo postal, el establecimiento de un proceso para restablecer los vuelos regulares, y toda estrategia que juzguen conveniente para seguir promoviendo un mayor acercamiento.

Incluso, el pasado 20 de marzo, Obama visitó Cuba y se convirtió en el primer presidente norteamericano en visitar la mayor de las Antillas luego de casi 90 años, desde que en 1928 el presidente de la República de Cuba para la época, Gerardo Machado, recibiera al entonces presidente de EE.UU., Calvin Coolidge.

>> Cuba y EE.UU. definirán nuevos pasos para los próximos meses

Pero resulta que para el Gobierno cubano hay una serie de puntos en los que Washington debe ceder para lograr relaciones “normales”.

Estas medidas son:
-Que se dé por terminado el bloqueo que impide cualquier intercambio diplomático equitativo y respetuoso de la soberanía de ambas naciones.
-Que se devuelva el territorio ilegalmente ocupado por la base naval de Guantánamo.
-Que se derogue la Ley de Ajuste Cubano, que permite que cualquier habitante de la nación antillana que pise suelo estadounidense automáticamente sea considerado refugiado y se le brinde la ciudadanía local.

>> Cuba y EE.UU. crearán comisión para definir agenda bilateral

Si bien es cierto que Cuba reconoce los avances logrados, tal como lo sostuvo el canciller cubano Bruno Rodríguez, hasta ahora las medidas "flexibilizadas" por EE.UU. solo se tratan de la eliminación de políticas que afectaban a los propios estadounidenses, para quienes estaba prohibido viajar a la isla y hacer negocios bilaterales, por ejemplo.

El presidente Obama, su esposa Michelle y sus hijas Malia y Sasha fueron recibidas con flores en su llegada al aeropuerto.
El canciller cubano indicó que era necesario que evaluar si las medidas financieras y bancarias realmente habían cambiado para Cuba.

Pero en lo demás todo sigue aparentemente intacto, porque aunque aunque el presidente norteamericano aún conserva amplias facultades ejecutivas para cambiar la aplicación del bloqueo, es el Congreso de Estados Unidos el único capaz de derogarlo por completo, puesto que desde 1996 esto está codificado en la Ley Helms-Burton.

De allí que Rodríguez indicara que en lo próximo, Cuba trataría de comprobar qué tanto las medidas en el orden financiero y bancario habían realmente cambiado.

>> Analistas: queda mucho por hacer entre Cuba y EE.UU.

"Había que tener valor para reconocer esa verdad, que es una política de aislamiento (bloqueo) que solo afectaba al pueblo cubano, y no al Gobierno y pensamos en la necesidad de no tener temor al cambio, sino a buscar el cambio", declaró Obama en su visita a Cuba.

En la misma ocasión que Obama pisó suelo cubano y reconoció el fracaso del bloqueo, el ministro cubano de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex), Rodrigo Malmierca, reiteró que “el bloqueo es el principal obstáculo al desarrollo de Cuba, como lo demuestran los perjuicios que ha provocado a nuestro país, los cuales superan los 121 mil millones de dólares”.

Malmierca reconoció que algunas medidas emitidas relajan las restricciones de esa política y que en el último paquete de medidas se introdujo cambios importantes en algunos de los temas planteados por Cuba en los dos primeros diálogos regulatorios, como el levantamiento de la prohibición del uso del dólar en algunas transacciones internacionales.

Sin embargo, no olvidó recordar que no se puede “alcanzar una real normalización de las relaciones” porque el bloqueo sigue vigente y la efectividad real de esta del uso del dólar debía ser comprobada, “pues las instituciones financieras han sido sometidas a una férrea persecución y se les han aplicado sanciones que superan los 14 mil millones de dólares en los últimos años”.

>> Red de solidaridad recomienda a Obama escuchar a los cubanos

Se estima el bloqueo de Estados Unidos, impuesto por John F. Kennedy en 1962, ha generado grandes pérdidas para el pueblo cubano las cuales rondan por los 883 mil 755 millones de dólares. La salud, alimentación y su desarrollo social, económico, cultural y político son las áreas más afectadas. En un año se pierden 592 millones de dólares por la necesidad de triangular fletes, entre otros rubros.

 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.