• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
En 2016 Alemania deportó a 25.000 refugiados.

En 2016 Alemania deportó a 25.000 refugiados. | Foto: Europa Press

Publicado 22 febrero 2017

El Consejo de Ministros de Alemania aprobó un proyecto de ley para agilizar las deportaciones de los solicitantes de asilo rechazados.

El Consejo de Ministros de Alemania aprobó este miércoles un proyecto de ley para agilizar la expulsión de refugiados rechazados, que permite el acceso a los dispositivos móviles de los demandantes y endurece las medidas contra los que suponen un peligro para la seguridad del país.

De acuerdo al proyecto de ley, la Oficina Federal para la Migración y los Refugiados (BAMF, por su sigla en alemán) tendrá la potestad de acceder a los dispositivos móviles para determinar la identidad de los ciudadanos demandantes de asilo, en concreto su nombre y su país de origen, en caso de no contar con los documentos identificativos pertinentes.

>> Unas 160.000 personas marchan en Barcelona por los refugiados

Un portavoz del Ministerio de Interior  de Alemania indicó que la medida no se aplicará "de manera generalizada" a los dispositivos de todo refugiado, como parte del proceso de evaluación de su solicitud, sino sobre casos "muy específicos".

Por su parte el ministro de Interior alemán Thomas de Maizière indicó en rueda de prensa al momento de presentar el proyecto  que se trata de una medida "inteligente y razonable" para determinar la identidad de los refugiados.

Maizière agregó que "no es mucho pedir" que el Estado tome medidas para cerciorarse de la identidad de una persona que está demandando protección.

Muchos de aquellos con pocas probabilidades de permanecer en Alemania no disponen de un pasaporte válido, "pero sí de un teléfono móvil", lo que permite presuponer que "quieren prolongar su estancia en el país obstaculizando su identificación", agregó.

>> Más de 500 personas saltan valla de Ceuta para entrar a España

De aprobarse la nueva medida la BAMF podrá compartir datos sobre la identidad de los peticionarios con las autoridades de seguridad sin que ello suponga una violación de la privacidad de estas personas.

El proyecto de ley facilitaría la detención para su expulsión de los refugiados rechazados que representan una amenaza a la integridad física o a la seguridad nacional y contempla la introducción de tobilleras electrónicas para una mejor vigilancia de sospechosos.

Según el proyecto de ley, el tiempo máximo de internamiento previo a la fecha de la deportación se ampliará de cuatro a diez días para ofrecer un margen a la organización, por ejemplo, de expulsiones en grupo.

>> 1,5 millones de refugiados en Sudán del Sur, la mayor crisis de África

De aprobarse y entrar en vigencia el proyecto, aumentaría el  número de refugiados deportados por la nación europea, según cifras del Ministerio del Interior de Alemania, en 2016 se marcharon del país 80.000 demandantes de asilo de los que 25.000 fueron deportados por las autoridades.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.