• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El presidente de EE.UU., Donald Trump participará los días 7 y 8 de julio en su primera Cumbre del G20.

El presidente de EE.UU., Donald Trump participará los días 7 y 8 de julio en su primera Cumbre del G20. | Foto: EFE

Publicado 5 julio 2017

Las políticas del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump podrían cambiar las históricas relaciones entre el bloque europeo y la nación estadounidense.

El presidente de Estados Unidos ha ido cumpliendo cada una de sus propuestas políticas planteadas en campaña, dejando claro su "nacionalismo y proteccionismo económico" para EE.UU..

Como parte de sus acciones Trump comenzó por exigir a la mesa de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), el aporte del 2 por ciento de su PIB al gasto militar de la organización.

En segundo lugar, el planteamiento de iniciar negociaciones para acuerdos de libre comercio con la UE, lo que se traduce en sustituir los grandes pactos transnacionales por pactos bilaterales y para rematar la salida de la nación norteamericana del acuerdo climático de París, como acto demostrativo de alejamiento de cualquier colaboración multinacional.

Estas políticas afectan a la Unión Europea (UE), cuyas relaciones se encuentran en uno de sus peores momentos, debido a la política aislacionista del nuevo Gobierno estadounidense, afirmó en conversación con teleSUR el periodista y analista internacional, Roberto García Hernández.

García Hernández recordó que la UE aboga por impulsar el libre comercio, el Acuerdo de París sobre el clima y la lucha contra el terrorismo y así lo reiterará en la cumbre de jefes de Estado y Gobierno de líderes del G20 que se celebra el próximo 7 y 8 de julio en Hamburgo, Alemania.

El dato: Una de las primeras decisiones de Trump fue la salida de EE.UU. del acuerdo transpacífico de libre comercio y ha dado por muerto el TTIP que negociaba la administración de Barack Obama con la UE.

La reacción de la Unión Europea


Durante años el bloque europeo, además de ser el principal socio de EE.UU., ha sido responsable del 15 por ciento del comercio global de mercancías y del 25 por ciento del de servicios. También es la sede de numerosas empresas multinacionales con actividades en el país norteamericano.

La posición antieuropea de Donald Trump, supone un cambio de direcciones de la UE, que se ha planeado no condicionar sus políticas económica a las del Gobierno de los Estados Unidos.

>> La UE sugiere a EE.UU. coordinar sanciones contra Rusia

En ese sentido, los líderes de la UE planean la próxima semana, vísperas de la celebración de la Cumbre del G20, un principio de acuerdo con Japón que pretende acelerar las negociaciones comerciales y defender la política del libre comercio.

Aunque los detalles del pacto no se han cerrado y la firma tendrá que aguardar hasta el finales de 2017, tanto los líderes europeos como el mandatario japonés Sinzu Abe han querido escenificar este compromiso en un contexto de retroceso estadounidense respecto al libre comercio.

>> Alemania apoya lazos transatlánticos y pide unidad a la UE

La posición europea en contradicción con EE.UU., también se manifestó con la ratificación de la Eurocámara del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación entre la UE y Cuba, firmado a fines de 2016, que impulsa las relaciones diplomáticas y económicas entre el bloque comunitario y la nación caribeña.

Para el analista de temas internacionales, aunque el tema Cuba no es un aspecto central en la relación de EE.UU. con la UE, este pacto se opone a la actual política estadounidense contra la isla enunciada el 16 de junio por Trump que intenta revertir los discretos avances que hubo durante la Administración Obama.

>> UE no permitirá que medidas de Trump afecten a los europeos

Ante este panorama político, Trump llega a Europa en un momento decisivo para las relaciones trasatlánticas, precisó García Hernández, quien acotó que además de las cuestiones económicas, los temas de seguridad y terrorismo son los que más preocupan a ambos lados, puesto que es una área donde la cooperación puede resultar más beneficiosa dado el incremento de la amenaza en los últimos meses con Europa pero que no deja de poner en riesgo a EE.UU..


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.