• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Publicado 29 marzo 2016





El Ejército sirio avanza en el proceso de desminado en la ciudad de Palmira gracias a la tecnología de última generación suministrada por Rusia.

Expertos del departamento de antigüedades y museos de Siria confirmaron este martes que el 80 por ciento de los monumentos atacados por el autodenominado Estado Islámico (Daesh en árabe) en la histórica ciudad de Palmira (centro) están en buen estado.

El corresponsal de teleSUR en Siria, Hisham Wannous, detalló que el proceso de recuperación de esa ciudad y las antigüedades atacadas por los terroristas del Daesh, requieren de cinco años de trabajo ininterrumpido en cooperación con organismos internacionales.

Wannous destacó el trabajo que adelanta el Ejército sirio con la ayuda de Rusia para la limpieza y desminado de la ciudad de Palmira, localidad al norte de Siria que estuvo bajo el control de los terroristas del Daesh desde mayo de 2015. 

El periodista añadió que gran parte de las minas y artefactos terroristas ubicados en Palmira han sido retirados gracias al esfuerzo de los soldados sirios y los equipos especializados del Gobierno ruso. La iniciativa ha sido valorada por los habitantes de la histórica ciudad como un hecho sin precedente en la lucha contra el terrorismo. 

Alta tecnología militar 

El Gobierno de Rusia utiliza en el proceso de limpieza de la ciudad de Palmira el sistema robótico multifuncional de desminado Urán-6, que se controla a través de un mando a distancia y abre pasillos de 1,75 metros de ancho en los campos minados.

Este aparato de 1,4 metros de altura puede pesar entre seis y siete toneladas y superar paredes de hasta 1,2 metros.

El sistema robótico multifuncional de desminado Urán-14 también forma parte de la armadura rusa para garantizar un desminado seguro y definitivo en Palmira. Está diseñado para extinguir incendios en instalaciones militares de alto riesgo, incluidos almacenes de armas y municiones.

Tiene un peso de 14 toneladas y puede repostar dos toneladas de agua y 600 litros de espuma, lo suficiente para evitar pérdidas de vidas durante el trabajo que se realiza al norte de Siria. 

El cañón del Urán-14 dispara un chorro de agua hasta, al menos, 50 metros de distancia, mientras que puede lanzar espuma hasta alrededor de 35 metros.

Rusia también envió a Siria el UR-77 "Dragón eslavo", un lanzador de cohetes autopropulsados capaz de abrir brechas de seis metros de ancho y entre 80 y 90 metros de longitud.

El vehículo emplea dos cargas de unos 700 kilogramos de explosivos a una distancia de 500 metros que, una vez en el aire, se despliegan y caen en la superficie establecida. La detonación provoca que se activen las minas colocadas a su alrededor.

Las tropas de ingeniería rusa también cuentan con un detector de minas IMPS-2, que permite localizar artefactos explosivos que se encuentran bajo tierra o nieve a una profundidad de hasta 1,5 metros.

Además, cuentan con trajes de protección OVR-2 "Falco", que solo pesan 8,5 kilogramos, y tienen un blindaje del traje protector capaz de soportar el impacto de cartuchos de 9 mm disparados desde apenas 25 metros.

Finalmente, el buscador de explosivos sin contacto "Korshun" puede detectar artefactos que se encuentren alejados hasta 30 metros: detrás de paredes o cercas y bajo el asfalto e, incluso, el pavimento de hormigón.

El trabajo de Rusia para ayudar a erradicar el terrorismo en Siria se ha convertido en un ejemplo a seguir por todos los países del mundo, incluso para Estados Unidos que bajo la excusa de luchar contra los grupos rebeldes se ha dedicado a invadir naciones libres y soberanas como Irak, Libia y  Afganistán.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin y el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, aplaudieron la recuperación de la ciudad de Palmira por parte del Ejército sirio y calificaron la acción como un gran avance para la erradicación del terrorismo en Medio Oriente.

Palmira es uno de los seis lugares de Siria declarados Patrimonio de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por su sigla en inglés) y había caído en manos del Daesh a mediados de mayo de 2015.
 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.