• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El hacinamiento es otro de los males que aquejan a los recintos penitenciarios.

El hacinamiento es otro de los males que aquejan a los recintos penitenciarios. | Foto: El Tiempo

Publicado 22 febrero 2016



Consideran que para lograr la paz definitiva que se negocia en La Habana, el Gobierno colombiano debe investigar hasta las últimas consecuencias los crímenes atroces ocurridos en la cárcel La Modelo. 

La Fiscalía General de Colombia comenzó a investigar el descuartizamiento de al menos 100 personas en la cárcel La Modelo de Bogotá, situación que oscurece el panorama de paz que buscan alcanzar en la nación suramericana. 

De acuerdo con el corresponsal de teleSUR en Colombia, Vladimir Carrillo, organizaciones y activistas de los Derechos Humanos (DD.HH.), exigen al Estado colombiano tomar medidas correctivas y urgente en los crímenes acaecidos en el recinto penintenciario. 

>> Gobierno colombiano sabía sobre desapariciones en cárcel La Modelo

Las desapariciones que se dieron entre 1998 y 2001 en La Modelo, son el resultado del olvido al que el Estado sometió a las cárceles, pues el respeto a los DD.HH. de los reclusos se venía exigiendo desde hace años, expresó el periodista Carrillo. 

Carrillo, informó que se habla de hechos similares en otras dos cárceles: una ubicada en la ciudad de Barranquilla, y otra al sur del país, en la ciudad de Popayán. 

Agregó que las organizaciones de Derechos Humanos y las asociaciones de familiares de víctimas y detenidos exigen al Estado que ponga los correctivos y que se investigue hasta las últimas consecuencias estos hechos, para que los responsables, entre ellos el director del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) en el momento de las atrocidades, se sometan a la justicia. 

>>Escándalo por 100 descuartizamientos en cárcel colombiana 

Asimismo, Carrillo indicó que las organizaciones sociales también señalaron que desde el año 2000 se comenzó a advertir las desapariciones en las cárceles, pero la justicia no avanzó en las investigaciones.

En ello, coinciden con la periodista Jineth Bedoya, quien en el año 2000, cuando estaba en pleno recrudecimiento el conflicto armado y se dedicaba a investigar para el diario 'El Espectador' una historia de tráfico de armas que involucraba tanto a la Policía como a los paramilitares de las AUC (Autodefensas Unidas de Colombia), fue secuestrada, torturada, violada y amenazada de muerte por un paramilitares.

Los crímenes atroces son además la consecuencia directa de cómo el paramilitarismo invadió todas las instituciones del Estado y de cómo el Gobierno entregó cárceles completas al control de esos grupos, según analistas. 

Familiares de las víctimas exhortaron al Estado a garantizar los derechos humanos al interior de los centros y consideran que con la extradición de los paramilitares se extraditó la verdad. 

En contexto: 

La investigación que recién inicia la Fiscalía General de Colombia estremece al país suramericano, pese a que las desapariciones y torturas se dieron hace más de 15 años. 

El hecho es conocido por la investigación que efectúa la Fiscalía en el caso de la periodista Jineth Bedoya, quien fue secuestrada, violada y torturada en el penal de Bogotá en el año 2000. 

De acuerdo con el testimonio de un paramilitar desmovilizado, postulado de Justicia y Paz, el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) de Colombia conocía sobre las desapariciones y torturas en la cárcel La Modelo de Bogotá. 


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.