• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
En la Ciudad de México, la abstención alcanzó casi el 72 por ciento, mientras que a nivel general, fue de más del 55 por ciento.

Los resultados más recientes de las elecciones locales en 12 estados de México muestran que los votantes están insatisfechos no sólo con el partido del presidente Enrique Peña Nieto sino con todos los políticos en general, ya que la abstención fue la que realmente se llevó las elecciones, de acuerdo a las estadísticas que las autoridades dieron a conocer.

Solamente en la Ciudad de México, la abstención fue superior al 71,7 por ciento, mientras que en general el promedio rumba por arriba del 55 por ciento, de acuerdo a datos proporcionados este lunes por el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP).

>> México vive las elecciones más disputadas en 25 años

La misma autoridad electoral dijo que el gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) ganó en sólo cuatro de los 12 estados donde se llevaron a cabo los comicios, mientras que la segunda fuerza política del país, Partido Acción Nacional (PAN), ganó en siete.

Sólo 7% de la población votó por el partido ganador

Pero en realidad ningún partido debe sentirse satisfecho si se considera que, por ejemplo, en la Ciudad de México, donde la población es muy cercana a los 9 millones de personas, sólo votaron 1,9 millones, que representa un 28,3 por ciento del electorado, de acuerdo al más del 99 por ciento de las actas contadas, según reveló el PREP.

Para poner esto en perspectiva, el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena) — el de Manuel Andrés López Obrador, dos veces candidato presidencial y ex jefe del gobierno del extinto Distrito Federal o Ciudad de México — se ha adjudicado cerca de 630 mil votos, lo cual es más o menos 7 por ciento de la gente que vive en la capital mexicana.

Aún así, Morena es a partir de hoy la primera fuerza política de la Ciudad de México y contará con unos 21 curules de los 60 que estaban en concurso para la Asamblea Constituyente, la cual estará conformada por 100 legisladores que de aquí al 5 de febrero crearán la nueva constitución que concluirá la conversión de la capital en en el estado número 32 del país.

De la misma manera, el Partido de la Revolución Democrática (PRD), el cual a través de Miguel Ángel Mancera gobierna actualmente a la Ciudad México, fue descendido a segunda fuerza política capitalina con unos 549 mil votos o 6 por ciento de la población.

Las denuncias electorales

Otro tema es el de las denuncias electorales. La Fiscalía Especial de Atención a Delitos Electorales (Fepade), dependiente de la Procuraduría General de la República (PGR) había recibido más de 2 mil denuncias de delitos relacionadas a la jornada del 5 de junio hacia las 8 de la noche del domingo.

Un golpe al partido gobernante de Peña Nieto

Para el partido de Peña Nieto, las elecciones significaron un golpe fuerte si es que se fueran a tomar la jornada como un termómetro de la aceptación que tiene el PRI entre los votantes, quienes se han expresado inconformes con los escándalos de corrupción que afecta al gobierno federal, la incapacidad e ineficiencia para combatir la violencia, la cual va en ascenso, y la masiva cantidad de abusos a derechos humanos y el elevado número de desapariciones forzadas.

Para empezar, el PRI perdió varios de 12 estados que controló por casi 80 años, aunque en particular en dos de sus bastiones tradicionales que son Tamaulipas y Veracruz, síntoma del descontento por la situación económica, pero también por la inseguridad.

>> Cierran mesas electorales en México tras algunos incidentes

Y aunque expertos y analistas por igual comenten que López Obrador emergerá como el mejor posicionado para las elecciones presidenciales de 2018, el líder de Morena, quien ha transitado desde partidos de la derecha como el PRI hasta partidos que se autocalifican de izquierda, como el PRD y ahora Morena, tendrá que pensar en cómo combatir el abstencionismo, ya que éste podrá resultar su peor enemigo.

El PAN vuelve a hacer historia

Los resultados revelan que el PAN, el cual rompió con casi 70 años de hegemonía política nacional del PRI en el 2000 cuando le arrebató la presidencia al partido centroderechista, ganó en siete estados, otro resultado que deberá evaluar Morena.

A nadie debe sorprender que Martí Batres, presidente de Morena, exprese su preocupación sobre irregularidades electorales en la Ciudad de México, ya que tanto su partido y al cual él pertenecía antes, el PRD, casi por hábito o por costumbre, siempre se quejan de irregularidades, las cuales cometen todos los partidos por igual, aunque unos más que otros.

Los independientes fracasaron

Después del sonado e histórico triunfo el año pasado de un candidato independiente a gobernador, como fue el de Jaime “El Bronco” Rodríguez Calderón en el estado norteño de Nuevo León, uno de los más ricos de México, los candidatos sin afiliación política fracasaron por completo porque no ganaron ni en la Ciudad de México ni en los estados donde se realizaron votaciones.

De cualquier manera, en México, eso de ser independiente como que es cosa más de oportunismo al igual que lo es el cambiarse de partidos para ser candidateado. Por ejemplo, El Bronco militó décadas con el PRI. En Sinaloa, Mario López Valdéz ganó la gubernatura por el PAN siendo miembro activo del PRI, por mencionar a algunos.

Finalmente, ya es casi un hecho que el PAN hará historia nuevamente, debido a que por primera vez gobernarán 10 entidades de México.

"Somos los ganadores de esta elección y ganamos, a pesar de una bola de gobernadores corruptos, tramposos y autoritarios. Ganamos esta elección a pesar de un Gobierno federal omiso que dejó hacer y dejó pasar", dijo ayer el dirigente nacional de Acción Nacional, Ricardo Anaya, como si su partido estuviera libre de pecados.

Todos son culpables

Sin ir más lejos, durante la presidencia del panista Vicente Fox el infame y peligroso narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán se fugó de un penal de alta seguridad y a partir de allí se convirtió en el criminal de drogas más poderoso del mundo. Durante la presidencia panista de Felipe Calderón, el cártel de Sinaloa de El Chapo se benefició enormemente de la guerra que Calderón declaró contra el crimen organizado. También fue un sexenio en que fueron asesinadas violentamente entre 65 mil a 100 mil personas, mientras que unas 30 mil fueron desaparecidas por el Estado.

De cualquier manera, el mensaje triunfalista de Anaya fue más allá al decir que "estamos de regreso. Ganamos esta elección y hemos dado un paso firme y contundente. En 2018, se los aseguro, con este resultado, vamos a recuperar la Presidencia de la República".

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.