• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La Acnud manifestó su preocupación por el "uso letal intencionado de armas de fuego" contra los manifestantes.

La Acnud manifestó su preocupación por el "uso letal intencionado de armas de fuego" contra los manifestantes. | Foto: Hispan TV

Publicado 12 marzo 2018

Al menos siete personas fallecieron por disparos en la cabeza durante las protestas por el fraude electoral en Honduras.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas de Derechos Humanos (Acnud) denunció este lunes que las fuerzas de seguridad de Honduras, en especial la policía militar, utilizó fuerza excesiva y letal para reprimir las protestas contra el fraude electoral del 26 de noviembre del año pasado que llevó al presidente Juan Orlando Hernández a la reelección.

“Análisis del tipo de heridas sufridas por las víctimas indican que las fuerzas de seguridad hicieron un uso letal intencionado de armas de fuego, incluso más allá de propósitos disuasivos o de autodefensa, como cuando los manifestantes estaban huyendo”, señaló el organismo mediante un comunicado.

De acuerdo al documento del Alto Comisionado, 31 personas fueron asesinadas entre el día de los comicios y la polémica toma de posesión de Hernández, el pasado 27 de enero.

"Al menos 16 de estas víctimas, entre ellas dos mujeres y dos niños, murieron violentamente a causa de disparos efectuados por las fuerzas de seguridad", reveló la Acnud, al tiempo que precisó que siete personas murieron por disparos en la cabeza.

"Estos casos despiertan preocupaciones graves y podrían ser considerados asesinatos extrajudiciales", acotó.

Antes de las elecciones generales, también se registraron otras 15 personas muertas, entre las que figuran candidatos políticos, consejeros municipales y activistas, cita el informe.

 

 

 

 

Violaciones de derechos humanos

Al menos 1.351 personas fueron detenidas entre el 1 y el 5 de diciembre de 2017, acusadas de violar el toque de queda impuesto en el marco del estado de excepción que se declaró el primer día de ese mes.

Las acciones derivadas del estado de excepción resultaron "en arrestos masivos e indiscriminados y tuvieron el efecto de limitar el derecho a la reunión pacífica y de asociación", indicó el informe.

Además de las detenciones, hubo "allanamientos ilegales de viviendas y un aumento de las amenazas y el hostigamiento contra periodistas y otros trabajadores de los medios de comunicación, así como contra activistas sociales y políticos", lamentó el organismo.

Ante esto, la Acnud instó al Gobierno de Honduras a entablar un diálogo nacional participativo sobre las reformas que promuevan el desarrollo, los derechos humanos y la reconciliación.

En contexto

La madrugada del 27 de noviembre del año pasado, cuando el Tribunal Supremo Electoral (TSE) dio el primer escrutinio de las elecciones generales la ventaja por 57 punto la llevaba el opositor Salvador Nasralla

Sin embargo, el sistema de conteo de votos se cayó y se dejaron de transmitir el conteo de cinco mil actas electorales, lo que despertó sospechas entre los observadores internacionales y dirigentes de oposición hondureña. 

Días después, cuando se terminaron de dar los resultados, se proclama como ganador a Juan Orlando Hernández, por 1,6 punto. Ante el descontento, miles de hondureños protestaron contra lo que calificaron como un fraude. 

 

 
Asimismo, se prestaron múltiples denuncias de irregularidades en los comicios y en el escrutinio, anotadas por la misión de observadores de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y otros organismos que asistieron como observadores.
 

>> Nasralla apuesta por repetir comicios generales en Honduras


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.