• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los policías destruyeron ataúdes y cruces que llevaban manifestantes como signos de las personas asesinadas durante y después de las protestas.

Los policías destruyeron ataúdes y cruces que llevaban manifestantes como signos de las personas asesinadas durante y después de las protestas. | Foto: Xinhua

Publicado 28 febrero 2018

Al menos seis personas fueron heridas tras el suceso, repudiado por Nasralla: “Si aquí lo hacen frente a las Naciones Unidas (...) qué podemos esperar en otros lugares".

La Policía de Honduras reprimió al pueblo que se presentó el martes por la noche en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Tegucigalpa, para allí protestar contra la reelección del presidente de esa nación, Juan Orlando Hernández.

En la manifestación —que fue encabezada por el excandidato presidencial de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, Salvador Nasralla, y su coordinador general, Manuel Zelaya— resultaron heridas un mínimo de seis personas.

Los manifestantes llevaron tres ataúdes y varias cruces que simbolizaban las 40 personas que al menos, según Nasralla, han muerto en las protestas que se efectúan desde el 29 de noviembre contra la reelección de Hernández. Todos estos objetos fueron destrozados por los policías.

>> Represión de manifestantes deja otro muerto en Honduras

“Si aquí lo hacen frente a las Naciones Unidas que representan al mundo entero, qué podemos esperar en otros lugares, es prácticamente destaparse la cara y decir: 'somos represores y estamos en contra del pueblo hondureño que viene a reclamar por un derecho legítimo'”, subrayó Nasralla.

Por su parte, el representante permanente de la ONU, Igor Garafulic, lamentó que las autoridades hayan reprimido a las decenas de seguidores de la Alianza con gases lacrimógenos y demás materiales, a pesar de que había solicitado no enviaran fuerzas de seguridad al sitio.

>> Hondureños llevarán su protesta frente a la ONU

Nasralla y Zelaya pensaban entregar una comunicación a la embajadora de Estados Unidos (EE.UU.). ante la ONU, Nikki Haley, sin embargo optaron por salirse del recinto situado en Tegucigalpa para expresar su apoyo a los reprimidos.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.