• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
El asesinato de Joao Silveira Freitas ha originado movilizaciones de rechazo en varias ciudades de Brasil, y también en otras urbes del mundo.

El asesinato de Joao Silveira Freitas ha originado movilizaciones de rechazo en varias ciudades de Brasil, y también en otras urbes del mundo. | Foto: EFE

Publicado 24 noviembre 2020


Blogs



Activistas afirman que el asesinato de un afrobrasileño el pasado jueves no es un hecho aislado para Carrefour o Vector.

La Coalición Negra por los Derechos presentó hoy ante la Fiscalía de Brasil una solicitud de investigación contra la red francesa de supermercados Carrefour por el homicidio de un hombre negro en una de sus unidades.

LEA TAMBIÉN

Condenan asesinato de afrodescendiente en Porto Alegre, Brasil

La alianza, que reúne 150 organizaciones, pidió indagar también sobre la responsabilidad de la empresa de seguridad Vector a la que pertenecía uno de los dos agentes blancos que el pasado jueves golpearon hasta la muerte al soldador Joao Silveira Freitas en el centro comercial en Porto Alegre, capital del estado Rio Grande do Sul.

Según la abogada de la coalición, Sheila de Carvalho, la compañía de vigilancia cumple además misiones en el supermercado Extra y allí tiene un historial de violencia.

Carvalho precisó que “nuestra representación busca responsabilizar a Carrefour de otro episodio de violencia étnica. Este no es aislado, hay varias violaciones de los derechos humanos, algunas de ellas con connotaciones raciales”.

Por otra parte, cientos de personas retomaron las calles este lunes en Porto Alegre para protestar por la muerte del afrobrasileño Silveira Freitas, en una jornada que acabó con choques entre un grupo de manifestantes y la Policía.

"Las vidas negras importan, paren de matarnos", se leía en carteles y camisetas contra el racismo de quienes protestaron. Por cuarto día consecutivo marcharon en dicha ciudad para repudiar el hecho acaecido la pasada semana.

Una marcha pacífica llegó a ocupar una avenida, interrumpiendo el tránsito, frente a una sucursal de Carrefour en la zona este de Porto Alegre, adonde se desplegaron varias decenas de uniformados para proteger el supermercado.

"Carrefour es un asesino, Carrefour es un asesino", gritaron las personas participantes contra la filial brasileña del grupo francés, en tanto otros pedían en una pancarta "Justicia por Beto", como era conocida la víctima.

Tras tres horas de movilización, un pequeño número de manifestantes trató de causar destrozos en las inmediaciones del supermercado, lanzó piedras y fuegos artificiales contra la Policía que los dispersó con gases lacrimógenos y balas de goma.

Silveira Fleitas fue golpeado y asfixiado por dos guardias de seguridad, uno de ellos además policía fuera de servicio, durante más de cinco minutos, hasta perder la vida, en un supermercado de Carrefour en la noche del pasado jueves. El brutal crimen fue filmado y las escenas circulan en redes sociales. Los dos agresores están bajo arresto.

Carrefour, cuyas acciones perdieron en la jornada un 5,35 por ciento en el índice Ibovespa, anunció un fondo de unos 25 millones de reales (4,8 millones USD) para promover acciones que contra el racismo. "Sabemos que no podemos reparar la pérdida de la vida del señor João Alberto. Este movimiento es el primer paso de nuestra empresa para combatir los prejuicios y el racismo estructural, que es urgente en Brasil, para que gane más fuerza aún y apoyo de la sociedad", indicó la empresa en un comunicado.

Carrefour, cuyas acciones perdieron en la jornada un 5,35 por ciento en el índice Ibovespa, anunció un fondo de unos 4,8 millones de dólares para promover acciones que contra el racismo. Además, rescindió de inmediato el contrato con la agencia que le provee servicios de seguridad en la instalación.

El director general de Carrefour, Alexandre Bompard, expresó el viernes en Twitter sus condolencias tras ese "acto horrible" y estimó que las imágenes eran "insoportables".

El hecho generó también protestas en Río de Janeiro y Sao Paulo. Los manifestantes denuncian que es una expresión más del racismo sistémico que afecta al país desde hace siglos.

Para la presidenta del Instituto de la Mujer Negra, Maria Silva de Oliveira, la sociedad no puede permitir este modelo de organización racista.

“La población negra está experimentando un proceso histórico de exclusión, marginación y deshumanización. El crimen tuvo lugar dentro de la tienda y no hay ningún intento de detener la paliza. Es hora de que la sociedad reflexione sobre el modelo de civilización imperante”, remarcó.

El obrero que resultó muerto fue enterrado el pasado sábado en una breve ceremonia y sobre su ataúd se extendió una bandera azul de su club de fútbol favorito, el Sao José.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.