• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Miles de personas convocadas por organizaciones del movimiento por los derechos de la población afrodescendiente se congregaron frente al supermercado y demandaron justicia.

Miles de personas convocadas por organizaciones del movimiento por los derechos de la población afrodescendiente se congregaron frente al supermercado y demandaron justicia. | Foto: Midia Ninja

Publicado 20 noviembre 2020


Blogs



La Policía de Homicidios y Protección Personal detuvo a los atacantes, quienes son investigados por homicidio calificado.

Líderes políticos, personalidades y ciudadanos brasileños en general condenaron este viernes la muerte a golpes de un hombre negro, en la noche del jueves, en un supermercado de la cadena Carrefour en Porto Alegre, estado Río Grande do Sul (sureste).

LEA TAMBIÉN: 

Afrodescendientes: ardua senda hacia la igualdad en la diversidad

João Alberto Silveira Freitas, obrero soldador de 40 años, fue atacado por un policía militar y un guardia de seguridad de la tienda, tras un desacuerdo con un empleado al que, según informes, el cliente amenazó.

Videos filmados en las afueras del supermercado y difundidos a través de las redes sociales muestran cómo conducen hasta allí a Silveira Freitas y le propinan una golpiza. Con posterioridad, lo dejan abandonado e inconsciente, hasta su rescate por un equipo del Servicio Móvil de Emergencias, que trató de reanimarlo sin éxito.

 

La Policía de Homicidios y Protección Personal en Porto Alegre detuvo en el acto a los dos violentos, quienes son investigados por homicidio calificado.

No se hicieron esperar las reacciones al grave incidente, ocurrido en vísperas del Día Nacional de la Conciencia Negra que celebra Brasil desde el año 2003.

En mensaje difundido a través de la red social Twitter, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva comentó: "Nos despertamos molestos por las brutales escenas de agresión contra João Alberto Freitas, un negro, muerto a golpes en Carrefour. El racismo es el origen de todos los abismos de ese país. Es urgente que interrumpamos este ciclo".

A través de la misma red social, el teólogo y profesor Leonardo Boff declaró que en un día de reflexión contra el racismo y a favor del reconocimiento de la dignidad de la población negra en Brasil (más de la mitad de la población), fue cobardemente asesinado, golpeado y asfixiado (…) el negro João Alberto Freitas (...) Las escenas muestran una brutalidad y una cobardía indescriptibles y revelan todo el racismo presente en sectores de la sociedad...".

El presidente del Senado y del Congreso Nacional, Davi Alcolumbre, se refirió al hecho como asesinato, que "aterroriza y abre la necesidad de luchar contra el terrible racismo estructural que erosiona nuestra sociedad".

El senador por el estado de Amazonas, Plínio Valério, dio a conocer su indignación ante "el brutal asesinato de João Alberto Freitas en Porto Alegre".

El también periodista expresó su deseo de que "la loca violencia de los agresores (…) sea castigada y rigurosamente", y llamó a actuar siempre con conciencia, y a volcar respeto y humanismo en el trato con todas las personas, ya sean negras, morenas o blancas.

Este viernes, la bancada negra electa para el Ayuntamiento de Porto Alegre en los recientes comicios municipales, organizó una conferencia de prensa frente al supermercado de Carrefour, repudiaron el crimen y se solidarizaron con la familia de la víctima.

Una de las concejalas electas, Bruna Rodrigues, del Partido Comunista de Brasil, comentó que no se trata de un caso aislado, sino que es expresión del racismo estructural, y exigió al Estado y a Carrefour asumir sus responsabilidades.

Lamentó además que durante esta jornada lloren a João Alberto Freitas en lugar de celebrar que, por primera vez, los residentes en esa urbe hayan seleccionado a varias personas negras para trabajar como servidores públicos.

Al finalizar la tarde, miles de personas convocadas por organizaciones del movimiento por los derechos de la población afrodescendiente se congregaron frente al supermercado y demandaron justicia.

Por su parte, el vicepresidente brasileño Hamilton Mourão declaró este viernes que "en Brasil no hay racismo". Ante la insistencia de periodistas que quisieron conocer su opinión sobre la muerte de João Alberto Freitas, el funcionario insistió en que lo ocurrido no tuvo motivaciones raciales.

Agregó que esa es una realidad ajena al país y que desean importar a Brasil, aunque no mencionó quién o quiénes están interesados en hacerlo. Eso ocurre en Estados Unidos, pero no en Brasil, afirmó.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.