• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El pasado 8 de marzo la Casa Blanca anunció que el presidente estadounidense, Donald Trump, aceptó la propuesta de una reunión con el líder norcoreano, Kim Jong-un.

El pasado 8 de marzo la Casa Blanca anunció que el presidente estadounidense, Donald Trump, aceptó la propuesta de una reunión con el líder norcoreano, Kim Jong-un. | Foto: EFE

Publicado 19 abril 2018

Estados Unidos continuará con la presión a Corea del Norte, aseguró el embajador de los Estados Unidos para el Desarme.

El embajador de los Estados Unidos para el Desarme, Robert Wood, aseveró ante la Conferencia de Desarme en Ginebra, que su país seguirá implementando sanciones en contra de Corea del Norte.

Wood señaló que las penalizaciones contra el país de Asia Oriental seguirán como medida de presión para obligar a la desnuclearización.

Dijo que se esperan resultados óptimos de la próxima reunión que realizarán el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un.

"La próxima cumbre hace pensar sobre cierto éxito, el presidente participará en la reunión con los ojos bien abiertos, EE.UU. no es ingenuo en este asunto por lo que esperamos un cierto éxito de esta reunión", indicó.

 

Wood también detalló que en víspera de la cumbre, EE.UU. no tomó medidas para aliviar las sanciones a Corea del Norte, al contrario, "la presión puede mantenerse en cuanto a la implementación de las sanciones, la prohibición de acceso a fondos que ayuden al Norte a desarrollar más sus programas nuclear y de misiles balísticos".

>Miguel Díaz-Canel es el nuevo presidente de Cuba

El diplomático recalcó que celebra el hecho de que Corea del Norte "esté dispuesta a hablar de la desnuclearización", pero "tenemos que ver medidas concretas, no vamos a pasar por el enfoque anterior en el que había pasos graduales".

Dijo que de cara a las próximas dos semanas, su objetivo es reducir las "fuertes divisiones".

Formalmente, Corea del Norte y EE.UU. continúan en estado de guerra, dado que el conflicto de 1950-1953 en la península solo derivó en la firma de un armisticio, pero no llegó a la desnuclearización. 

En el marco de la reunión de alto nivel entre Seúl y Pionyang, las autoridades norcoreanas se han expresado abiertas a mantener "conversaciones francas" con EE.UU. sobre lo concerniente a la potencial desnuclearización del país y la normalización de las relaciones bilaterales.

Corea del Norte dejó claro que no necesitaría armas nucleares si se resuelven las amenazas militares que se ciernen contra su país y si obtiene garantías de seguridad creíbles.

>Popularidad de Macron se desploma en medio de protestas


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.