• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La administración de Putin redujo la hambruna, que rondaba el 40 por ciento, a menos de 20 puntos.

La administración de Putin redujo la hambruna, que rondaba el 40 por ciento, a menos de 20 puntos. | Foto: Sputnik Nóvosti

Publicado 16 marzo 2018

A pesar de las sanciones impuestas a Rusia por EE.UU., la inflación en el país euroasiático se situó en niveles excepcionalmente bajos.

Las elecciones presidenciales en Rusia del próximo 18 de marzo se dan en un contexto en el que las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos (EE.UU.) y la Unión Europea (UE) contra Moscú buscan afectar los sectores fundamentales de la economía del país euroasiático. 

Conozcamos cómo se presenta la economía rusa antes de las elecciones.

En 2014, el Gobierno del expresidente estadounidense Barack Obama impuso sanciones contra Rusia en medio de la crisis en Ucrania y la reunificación de Crimea con Rusia, a pesar de que la reincorporación de la península contó con el 96 por ciento de respaldo, según los resultados obtenidos en el referendo del 16 de marzo de 2014.

>> La relación histórica entre Crimea y Rusia

Sin embargo, pese a la prorrogación de la sanciones occidentales, la economía rusa siguió creciendo y, a finales de 2017, la inflación se situó en un nivel inusualmente bajo.

Disminución de la inflación

La severa política monetaria y crediticia, así como el estable tipo de cambio de la moneda rusa, permitieron contener el alza de precios y, por ende, la inflación, que disminuyó a niveles inferiores: a 4 por ciento en 84 de las 85 regiones del país.

Crecimiento de la industria

A finales de 2017, la industria rusa alcanzó el 1,2 por ciento, es decir, el doble con respecto a 2016.

El sector mecánico fue uno de los que más crecimiento aportó a la economía rusa, aproximadamente aumentó en un 50 por ciento.

Esto se dio debido a la demanda de la industria minera, que subió la producción de hidrocarburos y combustibles a causa del alza de precios de estos.

La producción de vagones de carga subió en un 60 por ciento, mientras que el programa de renovación del parque ferroviario subió la producción de vagones de viajeros en un 65 por ciento.

Además, las exportaciones de gas aumentaron un 8,7 por ciento hasta llegar a 175.000 millones de metros cúbicos, mientras que la producción creció en un 14,6 por ciento hasta situarse en 426.000 millones de metros cúbicos.

El sector bancario

En 2017, el Banco Central de Rusia inició el saneamiento de tres de los bancos más importantes del país: Binbank, Otkritie y Promsviazbank.

La medida busca aumentar la eficacia de los modelos de negocios de los bancos para después ponerlos en venta.

La banca rusa registró durante el tercer trimestre de 2017 un crecimiento del 5,1 por ciento.

Independización del rublo

Rusia logró reducir la dependencia que tenía el rublo del petróleo.

En 2016, la conexión entre el rublo y petróleo alcanzaba el 80 por ciento, pero a finales de 2017 la dependencia disminuyó en un 30 por ciento.

La reducción de la dependencia se dio tras la adopción de una regla presupuestaria que estima la compra de divisas extranjeras a cuenta de los ingresos adicionales acumulados una vez el precio del petróleo supera los 40 dólares por barril.

Contexto actual

En la actualidad, Rusia enfrenta la prorrogación de sanciones económicas impuestas por la UE y las sanciones firmadas en agosto pasado por el presidente de EE.UU., Donald Trump.

En este contexto, la nación euroasiática se ha planteado minimizar el impacto de las restricciones occidentales con la emisión de bonos estatales en moneda extranjera, con el objetivo de llamar la atención de los inversores, ya que la rentabilidad será más alta que la de las inversiones en los depósitos bancarios.

A pocos días de las elecciones presidenciales en Rusia, EE.UU. anunció nuevas sanciones contra el país por su supuesta injerencia en la elección presidencial estadounidense de 2016.

Las nuevas medidas van dirigidas a cinco entidades y 19 individuos, entre estos el Servicio de Inteligencia Nacional (FSB) y el Servicio Secreto del Ejército Ruso (GRU).

Las sanciones contemplan la congelación de los activos de las personas afectadas y la prohibición de que empresas estadounidenses realicen transacciones con Rusia.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.