• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Más de 680 líderes sociales, afrocolombianos e indígenas han fallecido violentamente desde la firma de los Acuerdos de Paz, denunció la lideresa social colombiana Clremencia Carabalí ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

Más de 680 líderes sociales, afrocolombianos e indígenas han fallecido violentamente desde la firma de los Acuerdos de Paz, denunció la lideresa social colombiana Clremencia Carabalí ante el Consejo de Seguridad de la ONU. | Foto: EFE

Publicado 14 julio 2020


Blogs



El reporte recoge la preocupación de la Misión ONU en el país sobre la violencia registrada en lo que va de 2020.

En la sesión dedicada este martes a la situación en Colombia, realizada en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, se confirmo el estado de violencia permanente contra las comunidades y lideres indígenas y excombatientes de las FARC-EP

LEA TAMBIÉN

Países latinoamericanos compran fármaco ruso contra la Covid-19

El jefe de la Misión de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Colombia, Carlos Ruiz Massieu, presentó al Consejo de Seguridad del organismo el Informe Trimestral del Secretario General sobre la Misión de Verificación.

En su oportunidad,  la lideresa social colombiana Clemencia Carabalí Rodallega, representante de la Asociación de Mujeres (Asom) en la provincia Norte del Cauca, presentó un panorama desalentador sobre las comunidades indígenas en el país suramericano, además exhortó a que se cumpla el Acuerdo de Paz.

En el marco del informe del Secretario General  António Guterres, sobre los avances en la implementación del Acuerdo de Paz y por iniciativa de la Presidencia del Consejo de Seguridad, Clemencia Carabalí fue invitada a intervenir.

Antes de la intervención de Carabalí, Massieu presentó el reporte, en el cual destaca “la inseguridad que enfrentan los excombatientes de las desmovilizadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (Farc-EP)".

Además esta violencia se extiende a las comunidades, los defensores de los Derechos Humanos y líderes sociales, sigue siendo nuestra mayor preocupación, lamentablemente esta situación ha continuado durante la pandemia.

“Violencia contra quienes dejaron armas y quienes defienden Derechos Humanos y de comunidades devastadas por el conflicto, sigue siendo la amenaza más grave para la consolidación de la paz en Colombia. A 210 asciende la cifra de excombatientes asesinados desde la firma del Acuerdo de Paz”, se lee también en el documento.

“No hay justificación para seguir infligiendo violencia a colombianos vulnerables que están pasando por enormes dificultades. Hemos visto cómo ceses temporales de la violencia pueden aportar alivio a las comunidades que sufren en el terreno”, enfatizó Massieu.

Durante su intervención, Massieu recalcó que los Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación han aumentado la presencia del Estado en zonas del país que durante mucho tiempo estuvieron abandonadas. “Esta (presencia) no debería debilitarse sino reforzarse", expresó.

También llamó a las partes a fomentar el liderazgo de la mujer en el proceso de paz, y a implementar las recomendaciones que al respecto ha realizado la Mesa Técnica de Género.

Esta cita se celebrará en el Consejo Económico y Social de Naciones Unidas y será la primera vez que los miembros del Consejo se reúnan en persona desde el 12 de marzo.

Sin embargo, varios oradores, como la ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, Claudia Blum de Barberi, harán sus intervenciones por videoconferencia debido a las restricciones de viaje establecidas para detener la propagación del Covid-19.

También intervino ante el Consejo de Seguridad de la ONU la lideresa social colombiana Clemencia Carabalí Rodallega, representante de la Asociación de Mujeres (Asom) en la provincia Norte del Cauca.

Dirigió sus palabras a denunciar la violencia de que son objeto los líderes sociales y defensores de Derechos Humanos, así como afrocolombianos e indígenas.

"Todos los días despertamos con la noticia del asesinato de una persona negra o indígena, que una guardia indígena o cimarrona ha sido amenazada. Desde la firma del Acuerdo de Paz han sido asesinadas 686 personas firmantes del acuerdo, líderes y defensores", expresó Carabalí.

"Quienes sufrimos las consecuencias de la confrontación armada somos la población civil, comunidades étnicas, jóvenes, niñas y mujeres. Como mujeres comprometidas con la paz y resistentes a la violencia en nuestros territorios y cuerpos, valoramos el respaldo comunidad internacional", agregó la lideresa social.

"Pido al Consejo de Seguridad de la ONU y la comunidad internacional que anime a los actores armados que operan en nuestros territorios a pactar un Acuerdo Humanitario", concluyó Carabalí.

Posteriormente se realizó el debate del contenido del informe entre los miembros permanentes y no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.