• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Agentes de inteligencia de las dictaduras genocidas de Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia firmaron en septiembre de 1976 un acuerdo de cooperación represiva.

Agentes de inteligencia de las dictaduras genocidas de Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia firmaron en septiembre de 1976 un acuerdo de cooperación represiva. | Foto: Archivo

Publicado 14 abril 2019 (Hace 22 horas 18 minutos)

Documentos desclasificados de la CIA confirmaron que en Buenos Aires funcionó el comando central de la coordinación represiva de las dictaduras de suramérica.

Los documentos desclasificados sobre la dictadura cívico militar de Argentina (1976-1983) divulgados el viernes pasado por el Departamento de Defensa de Estados Unidos (EE.UU.) revelaron que el país suramericano operó como sede principal de la coordinación represiva en el marco del Plan Cóndor.

LEA TAMBIÉN:

EE.UU. desclasifica últimos archivos de la dictadura argentina

Un reporte de la Agencia Central de Inteligencia (CIA por sus siglas en inglés) de EE.UU, fechado el 16 de agosto de 1977, puso al descubierto detalles del funcionamiento burocrático de la represión que hasta ahora eran desconocidos.

La ciudad capital de Argentina, Buenos Aires, identificada en la documentación como "Cóndor 1" funcionó como el comando central de la llamada "lucha antisubversiva" en el sur del continente americano.

Allí, agentes de inteligencia de las dictaduras genocidas de Chile, Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia firmaron en septiembre de 1976 un acuerdo de cooperación para “operaciones contra blancos subversivos”, que en la práctica significaba el secuestro, tortura, homicidio y desaparición forzada de disidentes políticos.

En el centro de operaciones en Argentina permanecían equipos de inteligencia de los respectivos países participantes, que recibían fondos de hasta 3.500 dólares “por día y por persona" en conceptos de viáticos, además de armas, municiones, explosivos, documentos, ropa, equipos electrónicos y de comunicaciones, y “miscelánea”, detalla el reporte de la CIA.

A través de una estructura denominada "Condortel" fluía una red propia de comunicaciones entre el comando central y los servicios y embajadas de los países, que también utilizaba valijas diplomáticas para el envío de documentos y papelería resultante de los operativos.

La documentación desclasificada también demostró que la selección de las víctimas se hacía por votación simple entre los servicios de inteligencia. “Cada representante presenta su selección de un blanco en la forma de una propuesta. La selección final de un blanco será por votación y se determinará por mayoría simple. En caso de desacuerdo, se hace un acta del debate que será firmada por los respectivos representantes y enviada a los servicios correspondientes para su información”, indica.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.