• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Por la serie de asesinatos registrada este mes, la comunidad pide un decreto de emergencia nacional.

Por la serie de asesinatos registrada este mes, la comunidad pide un decreto de emergencia nacional. | Foto: @piedadcordoba

Publicado 19 marzo 2016

Movimientos sociales estiman que más de 100 líderes políticos murieron solo en marzo, posiblemente a manos del paramilitarismo. 

En medio de denuncias por el exterminio de 102 militantes del movimiento Marcha Patriótica (MP), así como de otros dirigentes políticos y sociales de este país "cercano a la firma de un convenio de paz", el pueblo está sumido en un ambiente de revuelo, vigilia y rechazo a las persecuciones y acciones criminales registradas este mes.  

Mujeres del MP participaron este sábado en una vigilia en la iglesia San Francisco, para llamar la atención sobre esa realidad que califican de tenebrosa. 

Lideradas por la abogada y excongresista, Piedad Córdoba, madres, hermanas, esposas de los fallecidos, y otras integrantes de esa plataforma, cubrieron los alrededores del templo católico bogotano con flores y mensajes, en los que piden el fin de la guerra y la reconciliación nacional.

 


Por otra parte, el pasado 10 de marzo, Milton Yesid Escobar, militante de la Unión Patriótica (UP) y miembro de la Unidad Nacional de Protección, en la que brindaba servicios de seguridad al dirigente político y defensor de los derechos humanos, Martín Sandoval, fue asesinado por hombres armados que se desplazaban en moto.

El miembro del grupo de Seguridad de Sandoval,  presidente del partido UP en Arauca, Colombia, se encontraba a pocos metros de la sede del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos cuando fue asesinado.

 

Sandoval, entre tanto, considera que el asesinato del joven de 30 años e hijo de uno de los dirigentes de su partido fue un crímen político.

>> ALBA rechaza asesinatos de dirigentes sociales en Colombia 

" Desde que iniciaron los diálogos de La Habana y la declaratoria del cese al fuego unilateral por las FARC desde el 20 de julio, eso dio una tranquilidad de sosiego en la región. Pero con la muerte de Milton y el asesinato simultáneo de Gil de Jesús Silgado, dirigente campesino de la vereda Santa Ana, municipio de Arauquita, afiliado de la Asociación Campesina de Arauca-ACA, las muertes ascienden a 20 en 20 días, y nos sorprende que una región como esta, que es una de las más militarizadas del país, tengamos 20 muertes y las autoridades militares no hagan nada”, recalcó.

Así, el presidente de UP considera que el asesinato de estas veinte personas está "rompiendo con la gran tranquilidad que se venía presentando en la región, producto de los efectos positivos de los Diálogos" y del cese al fuego decretado.

Para Sandoval, estos crímenes forman parte de una limpieza social adelantada por los paramilitares.

Las principales muertes han sido de jóvenes señalados como consumidores de drogas o robadores de carro, “pero ninguno de esos motivos justifica el que les quiten la vida”, recalcó el político.

Sandoval informó de otra muerte ese mismo día, la de un campesino en la zona rural del municipio de Arauquita. Sin embargo, el líder político remarcó que pese a la aguda situación en el departamento, no debe perder "la esperanza ni desfallecer en el intento de terminar el conflicto, para empezar una etapa de reconciliación y paz en homenaje a las víctimas".

Los crímenes políticos una realidad del día a día

Este sábado se confirmó la muerte de tres jóvenes desaparecidos, hijos de líderes políticos Unión Patriótica que luchaban por luchaban por la reinvidicación social para su pueblo.

Estos no han sido las primeras víctimas que han muerto por causas políticas.

El primero de marzo, Marisela Tombe y Alexander Oime, dirigentes sociales, fueron asesinados en el Cauca (suroccidente)

El seis de marzo, el joven comunista, Klaus Zapata, fue victimizado por desconocidos en Soacha, Cundinamarca (centro). 

Mirentras que el siete de ese mismo mes, el líder de la Asociación de Hermandades Agroecológicas y Mineras, “Aheramigua”, fue baleado en el municipio de El Bagre (Antioquia).

El ocho, le infortunio le tocó a William Castillo, dirigente agrario de la región de Guamocó, el cuarto activista asesinado solo en la primera semana del mes.

La ola de crímenes preocupan a diversos movimientos sociales y populares que en este momento luchan por unas garantías de cara a la implementación de los acuerdos de paz con la insurgencia. 

“Presidente Santos, el fortalecimiento del paramilitarismo y asesinato de líderes sociales demuestra que estamos en emergencia humanitaria”, reclamó David Flórez, vocero nacional de Marcha Patriótica, al jefe de Estado por su red social.

>> Manifestantes colombianos firmes en sus reclamos contra Santos

Él no es el único que se pronuncia en contra de los asesinatos de los activistas políticos. Este viernes unas 100 mujeres del movimiento político Marcha Patriótica iniciaron una vigilia en la Iglesia San Francisco en Bogotá en contra de los crímenes contra más de 100 militantes y líderes de movimientos sociales y defensores de los Derechos Humanos.

 

Estas mujeres del movimiento político Marcha Patriótica recordaron en la actividad, que desde el mes de enero hasta marzo de este año son varios los casos que se han presentado en las regiones como Antioquia, Bolívar, Arauca, Bogotá y Cauca.

Violencia en aumento

La Defensoría del Pueblo de Colombia, por su parte, consideró “preocupante” la situación del aumento de hechos violentos que se han registraron desde enero en el noreste de Colombia, fronterizo con Venezuela.

>> Las 15 demandas en Colombia

En una estadística que el organismo presentó, solo en el primer trimestre del año, se registraron 31 homicidios en Arauca y 16 en la región del Catatumbo, zona vecina a Santander.

Arauca es un caso especial, porque la cifra casi duplica con respecto a lo registrado en el mismo período pero en el 2015, momento en el que se registraron 16 homicidios.

Según el organismo, gran parte de las víctimas solo eran jóvenes campesinos, comerciantes y estudiantes de entre 15 y 30 años.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.