• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Grecia continuará sumergida en el círculo vicioso de obtener préstamos para saldar viejas deudas, adquiriendo al mismo tiempo nuevas cuentas por pagar con intereses futuros.

Grecia continuará sumergida en el círculo vicioso de obtener préstamos para saldar viejas deudas, adquiriendo al mismo tiempo nuevas cuentas por pagar con intereses futuros. | Foto: EFE

Publicado 20 julio 2015

La nación helena recibió este lunes un “crédito puente” de la UE con la única finalidad de que este bloque recupere el vencimiento del capital otorgado en los “rescates” anteriores durante los años 2010 y 2012, generando así una nueva deuda, mientras siguen corriendo intereses.

El desembolso de este “crédito puente” que ha sido enfocado por la mayoría de los medios de comunicación como una “ayuda a Grecia”, en realidad representa un abismo financiero para la nación helena, en vista que deberá cancelar más del 90 por ciento de la cantidad recibida, para saldar parte de la deuda de los “rescates” financieros anteriores y los intereses que estos han generado.

Aquí-→ En claves: Conozca qué está pagando Grecia

La Comisión Europea (CE) confirmó este lunes la entrega a Grecia de 7 mil 160 millones de euros, denominada una “financiación de urgencia para que haga frente a sus compromisos inminentes”. Pero, lejos de ser usado ese dinero para fraguar deudas sociales urgentes que tanto reinan en ese país; ése capital fue otorgado con la única finalidad de ser devuelto como parte de pago a los acreedores europeos, casi en su totalidad.

Grecia, de los 7 mil 160 millones de euros deberá pagar 4 mil 200 millones al Banco Central Europeo (BCE) y otros 2 mil 017 millones al Fondo Monetario Internacional (FMI) , lo que suma un total de 6 mil 217 millones de euros . Sin duda, el “crédito puente” no es una ayuda financiera, sino un dinero destinado a saldar deudas e intereses de préstamos anteriores, generando nuevos compromisos monetarios para la nación helena. Esto, la aleja de una independencia y un desarrollo productivo interno que le permita salir a flote por sus propios medios, sin condiciones o subordinaciones injerencistas.

Vale acotar que de los 4 mil 200 millones de euros que Grecia pagará al BCE, unos 3 mil 500 millones forman parte de la deuda y los 700 millones restantes corresponden a los intereses generados por ése monto. La UE no accedió al llamado del primer ministro griego Alexis Tsipras de una posibilidad de exonerar parte de los pasivos, tal vez porque mientras más tiempo el país esté endeudado, mayor será la renta extra. Por eso el truco de otorgar “créditos puentes” para luego recuperar lo cedido, mientras surgen nuevas obligaciones y futuros intereses.

 

Vea-→ ¿Qué implica la aprobación del acuerdo por parte del gobierno griego?

Respecto a los más de 2 mil 017 millones de euros que Grecia le debe al FMI, el pasado 30 de junio no le pudo cancelar mil 560 millones de euros que pertenecían a un préstamo anterior, ni otros 457 millones de euros de otro compromiso que debía saldar antes del 13 de julio. Por lo que este lunes deberá entregarle la suma en su totalidad (2.017 € millones)

Además de estos montos, Grecia deberá pagar también al BCE unos 500 millones de euros, procedentes de bonos, que junto con los 6 mil 217 millones de euros ya comprometidos, alcanzará un monto de 6 mil 717 millones de euros; casi el total del crédito puente recibido este lunes (7.160 € millones). Al Gobierno heleno sólo le quedarán “disponibles” 443 millones de euros para tratar de sobrevivir, porque la mayor parte se destinó a “sus compromisos inminentes”; pago a los acreedores europeos.

<<<<Opine aquí>>>>

Es decir, que la UE estaría desembolsando un tercer “rescate”, dinero que recuperará casi de manera inmediata, dejando a Grecia con una nueva deuda, más intereses de mora, aunado a la serie de recortes sociales y privatizaciones -de paso- como condiciones de los prestamistas, que ahogarán aún más a la población “casi colonizada”, como lo ha reiterado varias veces el ex ministro de Finanzas Yaris Varoufakis, quien dimitió por sus amplias diferencias con estas imposiciones que él denominó “Golpe de Estado de la Troika”.

Puede ver-→ Varoufakis: acuerdo sobre Grecia golpea al proyecto europeo.

Varoufakis intentó negociar con la Troika durante largas semanas, para cambiar la lógica de los préstamos a una forma en la que se pudieran impedir las reformas "urgentes” , que contemplan la privatización de empresas estatales, reducción de pensiones, salarios y modificaciones legislativas que facilitan el despido de trabajadores. Sin embargo, el Eurogrupo rechazó todas las propuestas griegas, ignoró la voluntad del pueblo que se inclinó en contra de los recortes sociales mediante el referendo del pasado 05 de julio. La euro zona prefirió colocar a la nación helena entre la espada y la pared, porque tampoco aceptó el llamado de Tsipras de exonerar las deudas anteriores o reestructurarlas de manera que no afectarán la economía de su país.

En su lugar, optaron por prestarle más dinero a Grecia para cancelar las deudas anteriores y sujetarla a nuevas condiciones de “austeridad”  y a futuros compromisos financieros, que a medida que avancen sus intereses serán más que impagables.

Prestar un dinero para recuperarlo inmediatamente, no es lo mismo que exonerarlo

La portavoz comunitaria Mina Andreeva enfatizó que se hizo el desembolso de los 7 mil 160 millones de euros del Mecanismo Europeo de Estabilización Financiera (MEEF) para que Grecia solvente sus atrasos con el FMI y pague al BCE, dijo.

Esto sin duda, no significa que Grecia estará libre de deudas con sus prestamistas, por el contrario, aumentará la crisis económica y social en la nación helena, creando un lazo de subordinación y dependencia de los acreedores europeos para que sigan “otorgando dinero”, generando más deudas, bajo la premisa de que están “ayudando” a los griegos a saldar compromisos financieros.

Dato-→ Grecia con el nuevo crédito otorgado no liquida capitales, sólo continuará en el círculo vicioso de obtener más préstamos para pagar viejas deudas con intereses acumulados.

Camino de endeudamiento; la historia se repite

Parte de los créditos que Grecia obtuvo en el año 2010 fueron utilizados para hacer frente a deudas anteriores contraídas, no fueron invertidos en gasto público corriente. Lo mismo pasó en el 2012. 

Interesante: Griegos protestan contra "golpe de Estado de la Troika".

Se produjo un crecimiento exponencial de la deuda ya que tenía vencimientos a menor plazo y tasas de intereres mayores, como el país no contaba con capacidad para enfrentar estos, contrataba nuevos créditos que a su vez tenían una tasa más alta. Grecia contraía otras deudas para pagar las viejas y ahora sigue ese camino redundante , que sólo beneficia a la UE, porque es el pueblo quien termina pagando las consecuencias con el incremento del Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA) por encima del 12 por ciento, las privatizaciones, así como los controles de capitales, recortes en las pensiones y demás fluctuaciones. Esto a su vez, provocara un descenso en la economía griega, disminuyendo su capacidad de pagar todas las obligaciones.

En esta imagen se denotan los beneficios que defendía Grecia antes de firmar este tercer rescate y las medidas impuestas por la Troika

Contexto

¿Cómo se originó la crisis griega? ¿Qué los llevó a solicitar el primer “rescate financiero? En 2002, tras la adopción del euro, el Gobierno griego incrementó la deuda pública debido a la estabilidad de la moneda única europea que permitía acceder a dinero prestado más barato.  Analistas internacionales aseguraron que en el 2004 los Juegos Olímpicos en Atenas generaron un excesivo endeudamiento y gasto público. Esto se agravó con la crisis financiera mundial de 2008, que se originó en Estados Unidos con la quiebra de importantes bancos relacionados con el mercado de las hipotecas inmobiliarias de alto riesgo.

Los Gobiernos de Grecia ocultaron por muchos años a la UE la realidad económica del país. Pero esto cambió cuando en 2009 llegó al poder el presidente Georgios Papandreou, quien reveló que la deuda pública era del 113 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y su déficit público superaba el 12 por ciento.

En 2010, la UE y el FMI concedieron a Grecia un paquete de “rescate” de más de 240 mil millones de euros para solventar su economía. A cambio solicitaron una serie de medidas de “austeridad” que ahogaron a los griegos: reducción del salario, pensiones mínimas, reducción de la inversión en sanidad, la educación y otros servicios públicos, mientras que aumentaron los impuestos y se eliminaron puestos de trabajo.  La corrupción al parecer fue otro de los motivos de la crisis financiera: de acuerdo con el informe anual de corrupción 2010 en Grecia, realizado por Transparencia Internacional, se estimó que el costo de los sobornos en ese país fue de 632 millones de euros (837 millones de dólares), mientras que en el 2009 fue de 787 millones de euros (más de mil millones de dólares).
 


Comentarios
1
Comentarios
La deuda de Griega sigue aumentado como una losa y cada imposición de austeridad hace la deuda imposible de pagar. El saqueo continua. El pueblo votó NO, pero Tsipras no representa al pueblo griego, sino a los intereses de las élites económicas…..
Nota sin comentarios populares.