• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Reprimir ciertas ideas desagradables podría elevar seriamente nuestros niveles de estrés, ansiedad y depresión.

Reprimir ciertas ideas desagradables podría elevar seriamente nuestros niveles de estrés, ansiedad y depresión. | Foto: Referencial

Publicado 19 julio 2016

El médico y neurólogo austríaco Sigmund Freud es considerado el fundador del psicoanálisis y una de las mentes más influyentes del siglo XX.

Las ideas revolucionarias en el campo de la psicología se remontan a los años 1900 de la mano del austriaco Sigmund Freud.  Aunque sus conocimientos resultasen extraños para aquella época, cambiaron para siempre la forma en que el ser humano estudia la mente. La teoría del  sueño es una de la más conocidas, esta revela uno de los estados más enigmáticos del ser humano.

>> 10 datos sobre Sigmund Freud en el aniversario de su nacimiento

Un centenario después científicos de esta generación interpretan y estudian muchas de las ideas con las que el padre del psicoanálisis explicaba el estado fisiológico "el sueño". 

En su obra maestra La interpretación de los sueños, Freud afirmaba que no son más que el reflejo de nuestros deseos diarios: algunos de ellos muy inocentes, pero otros bastante inaceptables por la conciencia humana, como la agresión sexual o el incesto.

>> Científicos desmontan teoría sobre el origen de la Luna

Ideas confirmadas

El doctor Josie Malinkowski afirmó en una reciente publicación que varios experimentos han demostrado que una de las afirmaciones de Sigmund Freud era cierta: soñamos con cosas que tratamos de ignorar cuando estamos despiertos.

Una de las pruebas del estudio consistía en invitar a varias personas a que pensaran en alguien a quien conocen y escribieran un pequeño texto sobre cualquier tema que les viniera a la mente alrededor de cinco minutos antes de dormir.

Los voluntarios fueron divididos en tres grupos: a los integrantes del primero les pidieron que no pensaran en la persona durante los cinco minutos de escritura y a los del segundo les solicitaron expresamente que sí lo hicieran, mientras que las personas del tercero podían pensar en lo que quisieran.

Los resultados fueron contundentes: las personas que fueron "obligadas" a reprimir el recuerdo de la persona que conocían soñaban más frecuentemente con ella que las que podían pensar libremente en ella.

>> Frida Kahlo, la inmortal

Este comportamiento, denominado "efecto rebote de los sueños", confirma la idea de Freud de que el ser humano sueña con aquellas cosas que trata de reprimir y explica porqué muchas veces, mientras dormimos, nos vienen a la cabeza situaciones que intentamos ignorar porque provocan problemas en nuestras vidas.

El ser humano ha aprendido mucho sobre el "efecto rebote de los sueños" a partir de este experimento. Estudios posteriores han demostrado que, cuanto más reprimimos nuestros pensamientos, más soñamos con ellos. Además, esta tendencia a contener ciertas ideas desagradables podría elevar seriamente nuestros niveles de estrés, ansiedad y depresión.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.