• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 11 junio 2015

Más de 94 por ciento de la población en Ecuador, entre ellos la clase media, no se ven afectados con el proyecto orgánico de redistribución de riquezas, es decir, no tendrán que pagar en absoluto. 

La propuesta de reformar el monto de los tributos de la Ley de Herencia, vigente desde el año 1927, ha generado diatribas en los sectores de la clase pudiente alta de Ecuador, quienes durante este miércoles protagonizaron escenas violentas en las calles, aunado a una campaña comunicacional, al parecer manejada por las grandes élites, que buscan tergiversar el contenido de la normativa, para generar caos, preocupación y desestabilización en una nación pacífica.

Así lo informó el corresponsal permanente de teleSUR en Quito, Ecuador, Francisco Ordóñez, quien destacó que los sectores privilegiados de Ecuador, que representan casi el seis por ciento de la población, son los que se verán obligados a cancelar los tributos establecidos por la Ley de Herencia, mientras que la gran mayoría, 94 por ciento, no.

Esto, como medida propuesta por el Estado para disminuir la acumulación excesiva de capitales en manos de unos pocos, mientras muchos otros padecen hambre o pobreza extrema.

Lea-→ Oposición ecuatoriana en actos violentos contra Ley de Herencia

Ordóñez indicó que la nación se encuentra profundamente preocupada, pues no están acostumbrados a manejar actos de violencia, por el contrario, este país suramericano se conoce como una de las naciones más tranquilas de la historia, en la que las manifestaciones de movimientos populares se dan sin generar mayores conflictos.

Conozca los beneficios de la ley de Redistribución de la Riqueza en Ecuador.
 

De acuerdo con el corresponsal, se trata entonces de llamados a boicot por parte de un grupo minoritario que se ha visto perjudicado con el carácter popular de la Revolución Ciudadana que lidera el mandatario ecuatoriano Rafael Correa, en beneficio de las clases más humildes.

Correa alerta a Ecuador ante conspiración de la derecha.

Correa por su parte, insiste en que se trata de una acción comunicacional que busca perjudicar la imagen de su Gobierno con informaciones incorrectas de la Ley.

La propuesta legal tiene carácter de urgencia para ser tramitada en un máximo de 30 días por el Congreso ecuatoriano, a través del voto de 100 legisladores, de los cuales el Gobierno tiene la gran mayoría.

 

Las manifestaciones a favor y en contra de la Ley de Herencia han suscitado en ciudades importantes como Quito, Guayaquil y Cuenca, con altercados violentos que mantienen a la población en alerta.

Combatiendo la desigualdad

Como los impuestos no serán cancelados para contribuir con la recaudación fiscal, sino para hacer un redistribución equitativa de la riqueza, la cultura tributaria de los ecuatorianos cambiará con la intención de acortar las brechas de desigualdad. 

Pasa a ser un mecanismo que erradicará a mediano plazo la vanidad  de las élites, que evaden impuestos y concentrar sus privilegios para engañar a la población con el pretexto de que el trabajo hace millonarios, señala el analista Luis Alfredo Román. 
 

La Ley de Herencia es impulsada por el presidente Correa y su partido Alianza País en el Congreso, con el fin de que los ricos paguen sus tributos de manera justa.  
El cálculo de impuestos no se hace desde 1927, cuando entró en vigor la norma que los regula en el país. La iniciativa ha sido razón de protestas por parte de sectores de oposición.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.