• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 9 mayo 2016

El presidente del Senado de Brasil, Renan Calheiros, calificó la medida de la Cámara de Diputados como prematura. 

El Senado de Brasil anunció este lunes que mantendrá el trámite y la continuidad del juicio político en ese órgano legislativo pese a la decisión de la Cámara de Diputados de anular votación del pasado 17 de abril a favor del proceso contra la presidenta Dilma Rousseff.

El presidente del Senado de Brasil, Renan Calheiros, dijo que la decisión fue tomada en conjunto con los senadores y calificó de “ilegal y prematura” la medida del jefe interino de la Cámara, Waldir Maranhão.

"Es una decisión intempestiva que no tiene ninguna cabida en el proceso democrático y que no puede ser aceptada", dijo Calheiros al instalar una sesión en el pleno del Senado. 

>> Anulan votación de la Cámara de Brasil en favor del impeachment contra Dilma

Por su parte, el presidente de la Comisión Especial del Senado, Raimundo Lira, corroboró la información sobre la continuidad del proceso debido a que la denuncia ya pasó de la Cámara de Diputados a la de senadores por lo que a su juicio “ya perdió cualquier injerencia sobre el juicio político".

Destacó que las acciones del presidente de la Cámara Baja son "esencialmente políticos y, por lo que entiendo, equivocados”.

Estos pronunciamientos surgen tras el anuncio realizado horas antes por el presidente de la Cámara quien indicó a través de un comunicado que acogió el pedido del abogado General de la Unión, José Eduardo Cardozo, que argumenta que hubo vicios en los votos del mes pasado en la Cámara baja a favor del impeachment a Rousseff.

>> Golpes a la democracia

Waldir Maranhão, quien se opuso al juicio político a Rousseff, sustituyó la semana pasada en la presidencia de Diputados a Eduardo Cunha, un impulsor clave del proceso contra la mandataria, quien fue suspendido por la justicia por enfrentar cargos de corrupción.

El presidente interino solicitó al Senado que el proceso vuelva a diputados para ser reconsiderado en un plazo de cinco sesiones, algo a lo que los senadores se han opuesto.

En contexto

El 17 de abril la Cámara de Diputados aprobó el pedido de impeachment con 367 votos a favor, 137 en contra, siete abstenciones y dos ausentes. 

El 6 de abril, la comisión especial del Senado de Brasil que analiza el juicio político contra la presidenta brasileña Dilma Rousseff aprobó con 15 votos a favor y cinco en contra, el informe de su relator, Antonio Anastasia, quien recomienda que el proceso avance hacia una probable destitución.

Desde que salió a la luz pública el caso de corrupción en Petrobras, la oposición brasileña pretende vincular a la presidenta Dilma Rousseff y a los miembros del Partido de los Trabajadores (PT) para impedir que se mantengan al frente del Gobierno.
La acusación central de la oposición contra Rousseff para justificar un juicio político es la supuesta violación de normas fiscales al maquillar el déficit presupuestario de 2015. Sin embargo, no se han presentado pruebas contra la mandataria brasileña, quien ha reiterado su inocencia.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.