• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
  • El juicio político deja de lado la decisión de los 54 millones de ciudadanos que votaron por ella y su programa de Gobierno en 2014.

    El juicio político deja de lado la decisión de los 54 millones de ciudadanos que votaron por ella y su programa de Gobierno en 2014. | Foto: EFE

  • La parlamentaria María do Rosário advierte que Rousseff está siendo acusada de ofensas que no justifican un juicio político.

    La parlamentaria María do Rosário advierte que Rousseff está siendo acusada de ofensas que no justifican un juicio político. | Foto: Cámara de Diputados

Publicado 6 mayo 2016



El Partido de los Trabajadores asegura que el juicio político es una venganza de Eduardo Cunha porque el Gobierno no lo ayudó a absolver sus delitos.

La crisis política en Brasil fue armada por políticos corruptos para lograr la impunidad, acusando de todos los problemas estructurales del país a la presidenta Dilma Rousseff, aseguró la diputada el Partido de los Trabajadores (PT) María do Rosário.

Para la parlamentaria brasileña, el juicio político contra la mandataria fue un pretexto del presidente de la cámara de diputados Eduardo Cunha como “una venganza personal contra el Gobierno porque la administración no lo ayudó en la absolución de sus numerosos delitos”.

>> Suspenden a Eduardo Cunha, presidente de la Cámara de Diputados de Brasil

Asimismo, señaló que se trata de “un acto de traición del vicepresidente Michel Temer”, quien “no debería, bajo ninguna circunstancia, estar negociando apoyo político para derribar a su colega de coalición electoral”.

Do Rosário asegura que Rousseff está siendo acusada de ofensas que no justifican un juicio político, lo que amenaza con un retroceso de los logros obtenidos durante las administraciones del PT en 13 años y además el espíritu de la Constitución de Brasil.

Por otra parte, destacó que el partido conocido como “BBB” (Buey, Biblia y Bala), que impulsa el juicio político contra Rousseff busca aprobar leyes que afectarían a las comunidades indígenas, a los trabajadores, mujeres y otros sectores de la sociedad brasileña.

“Los representantes de la ‘mano dura’ están convencidos que un cambio en el gobierno va a limpiar el camino para la aprobación de su más celebrado proyecto de ley: una enmienda constitucional para reducir la edad mínima para la responsabilidad criminal, de 18 para 16 años”, precisó la parlamentaria en el texto.

Finalmente, advirtió que la posible destitución de Rousseff de su cargo no puede ser percibida simplemente como un “giro conservador” en la política brasileña, sino que afecta el sistema democrático, pues deja de lado la decisión de los 54 millones de ciudadanos que votaron por ella y su programa de Gobierno en 2014.

>> Rousseff luchará hasta el final por la democracia de Brasil

En contexto

Desde que salió a la luz pública el caso de corrupción en Petrobras, la oposición brasileña pretende vincular a la presidenta Dilma Rousseff y a los miembros del Partido de los Trabajadores (PT) para impedir que se mantengan al frente del Gobierno.

La acusación central de la oposición contra Rousseff para justificar un juicio político es la supuesta violación de normas fiscales al maquillar el déficit presupuestario de 2015. Sin embargo, no se han presentado pruebas contra la mandataria brasileña, quien ha reiterado su inocencia.

Pese a la falta de una base legal para realizar un juicio político en contra de Rousseff, el pasado 17 de abril la Cámara de Diputados aprobó el pedido de impeachment con 367 votos a favor, 137 en contra, siete abstenciones y dos ausentes. 

Este viernes, la comisión especial del Senado de Brasil que analiza el juicio político contra la presidenta brasileña Dilma Rousseff aprobó con 15 votos a favor del informe de su relator, Antonio Anastasia, quien recomienda que el proceso avance hacia una probable destitución.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.