• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Publicado 13 agosto 2015

“Las élites son las que no han entendido lo que significa la tolerancia. No volveremos al pasado", afirmó la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. 

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, aseguró este jueves que no habrá retroceso en las políticas sociales, durante un encuentro con los movimientos sociales de ese país.

"A pesar de la dificultades económicas, que no podemos negar, las enfrentaremos. No retrocederemos en nuestras políticas. La élite dice que hubo reducción en el gasto educativo cuando este año aumentamos la cantidad de jóvenes que ingresaron a la educación superior. Seguiremos trabajando para mantenerlo", destacó la mandataria.

"Somos una sociedad que pasó por un cambio profundo. Transformamos la cara de nuestro país. Las élites son las que no han entendido lo que significa la tolerancia. No volveremos al pasado", agregó. "Mientras sea presidenta lucharé hasta el último momento por mantener la ley de distribución".

Lea también → Brasil: opositores buscan situación de ingobernabilidad

Asimismo, la jefa de Estado agradeció al Gobierno de Cuba porque “ellos nos dieron las condiciones para implantar el programa (de salud) con mayor rapidez”, sin embargo “necesitamos formar a nuestros propios médicos, por eso creamos escuelas de medicinas para formar” a profesionales en esta materia.

“Las personas que piensan diferente a nosotros deben ser respetados, así que nadie puede llamar al diálogo mientras insulta a las personas (…) eso no es diálogo”.

La presidenta Rousseff, se reunió este jueves con representantes de diversos movimientos sociales con el fin de debatir a propósito de la arremetida opositora que busca la desestabilizar su Gobierno.

En la reunión participaron líderes de los principales gremios brasileños, entre los que destacan: la Central única de Trabajadores (CUT), la Central de Trabajadores de Brasil (CTB), la Unión Nacional de Estudiantes (UNE), el Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) y organizaciones del campo, entre otras.

EN CONTEXTO

La mandataria Rousseff enfrenta una campaña de desprestigio en contra de su Gobierno por parte de sectores opositores que buscan generar una situación de ingobernabilidad en Brasil.

El sociólogo argentino Atilio Borón señaló que miembros del Parlamento brasileño han sido el principal factor en contra de la gestión de Rousseff, quien recientemente ha abierto el camino al diálogo con los sectores de oposición y diferentes movimientos sociales del país suramericano.

A juicio de Borón “la oposición ha especulado” sobre la administración de la mandataria brasileña, especialmente contra el Partido de los Trabajadores (PT), “haciéndole creer al pueblo brasileño” que es culpable de la actual crisis que se vive en la nación.

Por su parte, el secretario de Comunicación Social de la Presidencia de Brasil, Edinho Silva, aseguró que existe en el ejecutivo una voluntad política fuerte para lograr una unidad en torno a una propuesta de emprender cambios para superar las dificultades económicas en un ambiente de estabilidad política.

El dato
La campaña no es solo contra Rousseff sino contra “Lula”, quien podría postularse a las presidenciales de 2018. Desde sus inicios Lula Da Silva ha sido atacado por sectores de la derecha en su país, especialmente por el diario O Globo, que se ha encargado de difamar al exmandatario con diferentes campañas.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.