• Señal en Vivo
  • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
La presidenta aseguró mantenerse firme para enfrentar la conjura contra el orden constitucional.

La presidenta aseguró mantenerse firme para enfrentar la conjura contra el orden constitucional. | Foto: EFE

Publicado 23 marzo 2016

La presidenta brasileña aseguró que no renunciará a su cargo y precisó que en Brasil no habrá un golpe de Estado.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, negó rotundamente su renuncia al cargo y reiteró que en ese país está en curso un golpe contra la democracia.

"Se trata de un crimen contra la democracia. Ese es el caso del proceso de 'impeachment' contra mi mandato", aseveró la jefa de Estado.

Durante un discurso realizado en la sede de la presidencia brasileña, el Palacio del Planalto, Rousseff aseguró con firmeza que jamás renunciará a su cargo. Evocó su período como insurgente y su encarcelamiento durante la dictadura militar de Brasil.

>> Comisión evalúa incluir denuncia contra Dilma sobre Petrobras
 
"Ya fui víctima de condena sin ser culpable durante la dictadura. Lucharé para no ser víctima de nuevo en plena democracia
", agregó la mandataria.

“Me sobra energía, disposición y respeto a la democracia para enfrentar la conjura contra el orden constitucional", señaló la presidenta antes de finalizar su discurso con la frase "tengo seguridad de que no va a haber golpe". 

>> Manifestación frente al Palacio de Planalto, Brasilia en apoyo a Lula

En contexto
Desde el año pasado, el Congreso y la derecha de Brasil pusieron en marcha un plan para difamar el Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff y desprestigiar los logros alcanzados en beneficio del pueblo, mediante intentos de enjuiciar a la jefa de Estado por el caso de corrupción en la estatal Petrobras.
Por ahora, el Congreso evalúa destituirla y, en caso de que la acusación a Rousseff proceda, estiman separarla por 180 días de sus funciones mientras investigan.
El exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, por su parte, también es investigado por el caso. El 4 de marzo fue detenido de manera arbitraria por unos 200 efectivos de la Policía Federal de Brasil que allanaron su casa.  

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.