• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El presidente Correa no considera un hecho aislado lo ocurrido en contra de los presidentes brasileños que han buscado reivindicaciones sociales para su pueblo.

El presidente Correa no considera un hecho aislado lo ocurrido en contra de los presidentes brasileños que han buscado reivindicaciones sociales para su pueblo. | Foto: Archivo

Publicado 20 marzo 2016

El presidente de Unasur hizo circular entre los 12 países que componen el bloque, una propuesta de declaración que establece que "los sucesos ocurridos en Brasil plantean un claro enfrentamiento de la Justicia contra el Poder Ejecutivo".

En América Latina se consolida un frente de apoyo a los principales representantes de izquierda y luchadores por los derechos sociales de los pobres en Brasil: la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

>> Pueblo brasileño dice "no habrá golpe" 

En Venezuela, el Bloque parlamentario de la Patria rechazó el "golpe de Estado mediático-judicial", implementado por la derecha brasileña contra Rousseff y Lula da Silva.

"Estamos siendo testigos de una persecución sin precedentes, emprendida por los medios de comunicación hegemónicos, por algunos jueces y fiscales, así como por dirigentes políticos, que pretenden derrocar el Gobierno legítimamente electo de Brasil”, indicaron los parlamentarios en la  sede de la Asamblea Nacional (AN), quienes además culparon a Estados Unidos de ser el principal responsable de las estrategias de desprestigio contra la izquierda brasileña.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, manifestó a los medios locales la necesidad de levantar una voz de solidaridad a favor de la presidenta y del expresidente de Brasil. "Se ha decidido una operación para, de manera riesgosa, amenazante y peligrosa, desaparecer y acabar el liderazgo legítimo, democrático, profundamente popular de estos dos dirigentes históricos de la nueva época latinoamericana", advirtió.

>> Evo Morales solicita reunión de Unasur para defender democracia brasileña 

En Bolivia, Evo Morales, no se quedó atrás al denunciar que la derecha del país suramericano trabaja en conjunto con la derecha norteamericana, para impedir que un obrero ocupe la presidencia de nuevo. 

"Para castigar al Partido de los Trabajadores (PT), para sacarlo, enjuiciarlo, (...) la derecha sudamericana y norteamericana quiere que dirigentes sindicales y obreros, como Lula, nunca más sean presidentes de un país", declaró el viernes.

Por su parte, el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, en calidad de presidente de Unasur, pidió respaldo para la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, que está siendo, desde su punto de vista, "jaqueada" por las denuncias en contra del exmandatario Lula. 

Vázquéz expresó: "Los sucesos ocurridos en Brasil plantean un claro enfrentamiento de la Justicia contra el Poder Ejecutivo, representado por la presidenta Rousseff (...) Preocupados por esta situación ofrecemos nuestro total respaldo a la presidenta, quien fue elegida democráticamente por la mayoría de los brasileños para ejercer su cargo hasta el 1° de enero de 2019".

Un golpe suave a Latinoamérica desde EE.UU.

Rafael Correa, el presidente de Ecuador, en cambio, ve la situación de Brasil en contexto, para él no es fortuito la persecución de la izquierda brasileña. Por ello, Correa alertó sobre las intenciones de la derecha de ejecutar un nuevo Plan Cóndor en la Latinoamérica para desestabilizar "a los pueblos y gobiernos progresistas de la patria grande".

>> Correa alerta de un nuevo "Plan Cóndor" en Suramérica 

"La derecha tiene sed de venganza, porque en diez años que no ha podido, como antes, elevar el teléfono para ordenarle a un presidente hacer tal o cual cosa. No sólo viene a derrumbar lo logrado sino a tratar de perseguir, masacrar a los que osaron desafiar su poder", expresó. 

Cabe acotar, que el Plan Cóndor al que se refiere el presidente de Ecuador, fue una operación de EE.UU. para respaldar las dictaduras que se sucedieron en las décadas de los 70 y 80 en países como Argentina, Chile, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia. Se estima que tales sistemas de gobierno dejaron unas 50 mil personas asesinadas en la Región.

Un frío apoyo desde Argentina

Argentina, mientras tanto, intenta dar su apoyo a la izquierda de Brasil, aunque de un modo moderado. La canciller de Argentina, Susana Malcorra, expresó que desde el gobierno de Mauricio Macri “hay un apoyo institucional” e instó a que la crisis en Brasil sea solventada por “un mecanismo democrático”.

>> Juez suspende designación de Lula como ministro de Casa Civil 

La Canciller negó dar un apoyo "frío" a sus vecinos del sur. “No, no lo hay (un respaldo frío). Hay un apoyo institucional, que es lo que corresponde (...) Las instituciones tienen que resolver los problemas a través de los canales institucionales. Rousseff fue elegida a través de un mecanismo democrático y sólo un mecanismo democrático, institucional puede cambiar eso”, añadió.

Marcos Peña, el jefe de Gabinete de Macri, apoyó la postura de Malcorra, al indicar que Argentina no interferirá en la crisis brasileña. “Miramos con preocupación lo que pasa en Brasil. Brasil es un socio estratégico, miramos con interés lo que está pasando, pero con respeto porque es un proceso que tienen que definir ellos”.

En Contexto
Desde el año pasado, el Congreso y la derecha de Brasil pusieron en marcha un plan para difamar su Gobierno y desprestigiar los logros alcanzados en beneficio del pueblo, mediante intentos de enjuiciar a la Jefa de Estado por el caso de corrupción en la estatal Petrobras.
Por ahora, el Congreso está evaluando destituirla, y en caso de que la acusación a Rousseff proceda, estiman separarla por 180 días de sus funciones mientras se realizan las averiguaciones.
El exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, por su parte, también está siendo investigado por este caso. El 4 de este mes fue detenido de manera arbitraria por unos 200 efectivos de la Policía Federal de Brasil que allanaron su casa.  

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.