• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
El secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, durante una comparecencia en el Senado

El secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, durante una comparecencia en el Senado | Foto: EFE

Publicado 27 enero 2017

La dimisión de esos altos funcionarios, sumada a la retirada la semana pasada de otros dos diplomáticos encargados también de la administración del departamento, ha dejado prácticamente sin equipo de gestión a Rex Tillerson, secretario de Estado designado por Trump.

Cuatro diplomáticos de carrera encargados de la gestión del Departamento de Estado de EE UU renunciaron a su cargo este miércoles, días después de la llegada al poder del nuevo presidente estadounidense, Donald Trump, según informa el diario The Washington Post.

La dimisión de esos altos funcionarios, sumada a la retirada la semana pasada de otros dos diplomáticos encargados también de la administración del Departamento, lo ha dejado prácticamente sin equipo de gestión, lo que complica las cosas al designado por Trump como secretario de Estado, el empresario Rex Tillerson.

>> Putin y Trump dialogarán este sábado, confirma el Kremlin

"El trabajo del secretario de Estado, Rex Tillerson, en el Departamento de Estado acaba de complicarse", advirtió The Washington Post 

Tillerson estaba en la sede del ministerio discutiendo los posibles candidatos a número 2 para reemplazar a Patrick Kennedy, que ha estado en ese puesto durante nueve años y dimitió días atrás, cuando se enteró de que, además del propio Kennedy, tres de sus altos funcionarios renunciaron inesperadamente.  

Los que dimitieron son la subsecretaria de Estado para la Administración, Joyce Anne Barr, el subsecretario de Estado para Asuntos Consulares, Michele Bond, y el embajador Gentry O. Smith, director de la Oficina de Misiones Exteriores. Todos son funcionarios del servicio exterior que han servido bajo administraciones republicanas y demócratas.

Kennedy se retirará del servicio exterior al final del mes, mientras que los demás funcionarios podrían ser destinados a otros lugares de esa cartera. Es que los funcionarios de carrera del servicio exterior pueden renunciar a un puesto y permanecer en la nómina a la espera de otro destino.

>> May invita a EE.UU. a cooperar con Rusia para solución en Siria

A estas renuncias se suma que el secretario de Estado adjunto de Seguridad Diplomática, Gregory Starr, se retiró el 20 de enero y la directora de la Oficina de Operaciones de Edificios de Ultramar, Lydia Muniz, partió el mismo día. Según The Washington Post, eso equivale a una limpieza casi completa de todos los altos funcionarios que se ocupan de la gestión del Departamento de Estado, sus puestos en el extranjero y su gente.

"Es la salida simultánea más grande de la memoria institucional", dijo David Wade, quien se desempeñó como jefe de Recursos Humanos del Departamento de Estado bajo el mandato de John Kerry. "Son todos puestos que requieren de mucha experiencia y difíciles de reemplazar", agregó.

Aunque ninguno de los funcionarios ha vinculado su salida explícitamente a Trump, muchos de los diplomáticos han expresado en privado sus preocupaciones de servir a su gobierno, dadas las posturas poco ortodoxas que ha tomado en varios asuntos de política exterior.

El actual mandatario aún no ha cubierto muchas de las vacantes diplomáticas de alto nivel, incluidas las subsecretarías.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.